Tantas personas no pueden estar empecinadas

La estatua aportaría un elemento de interés histórico al centro de la ciudad.La ubicación o no en el parque Serafín Sánchez de una estatua ecuestre del  General espirituano se rodea de la polémica.

Por las alas de la escultura (+fotos)

Mariano Flores Díaz*

Antes de comenzar, aclaro que no busco la polémica, pero me hallo en la obligación de esclarecer pormenores que permitirán una mejor comprensión del asunto tratado en el artículo Por las alas de la escultura, de Mary Luz Borrego, publicado en Escambray la semana anterior.

En ese texto me siento aludido cuando la periodista le expresa a Roberto Vitlloch: “Pero Mariano Flores, entonces al frente de la Comisión Municipal de Monumentos, asegura que se aprobó y luego se desaprobó”. A lo que él responde: “No, en ningún momento se aprobó”.

Más adelante la periodista pregunta: “¿Y por fin, entre tanta polémica, la ciudad se quedará sin el Serafín ecuestre?”. Y Vitlloch contesta: “No. ¿Por qué no hacerlo en la intersección entre Avenida de los Mártires y la Circunvalante, en la Rotonda, en un acceso a la ciudad?, ¿por qué se empecinan en el parque?”.

Ante todo, soy conocedor de que Vitlloch tiene suficiente capacidad y sobrada experiencia, y se ha caracterizado por ser defensor del patrimonio arquitectónico espirituano, cuestión que desde la década de 1970 hemos compartido. Pero quizás desconoce que la propuesta de tomar el parque como sitio donde podría ubicarse una estatua a Serafín tiene un basamento histórico-científico.

Todo comenzó con la sugerencia del Generalísimo Máximo Gómez para convocar el emplazamiento de un monumento en La Habana que homenajeara a su amigo y compañero de armas Serafín Sánchez Valdivia. En carta con fecha 30 de enero de 1900, Gómez le comparte a Raimundo Sánchez su satisfacción porque en Sancti Spíritus se había resuelto un mausoleo para sus restos.

También, historiadores e investigadores nos informaron que en el periódico El Fénix, en 1923, consta que el Mayor General del Ejército Libertador Enrique Loynaz del Castillo, de visita en nuestra ciudad y observando desde su balcón en el Hotel Plaza, manifestó que al parque le faltaba la estatua de Serafín Sánchez. Todo indica que esto aconteció después del mes de septiembre, cuando el parque fue ampliado bajo la dirección y proyecto del arquitecto espirituano Alberto Mendigutía, quien le había referido a El Fénix que estaba preparado el lugar donde se emplazaría un día la estatua al inmortal guerrero.

Desde entonces y durante toda la República hubo mociones y propuestas de concejales, presidentes y alcaldes y del Ayuntamiento de Sancti Spíritus en actas capitulares, periódicos y revistas, interesándose por el emplazamiento de un busto o estatua que rindiera homenaje merecido a Serafín. De manera similar actuaron logias, sociedades, la institución Pro-Cultura y el Patronato pro-monumentos para Serafín Sánchez y Antonio Maceo.

Por tanto, lo que Roberto Vitlloch llama hoy empecinamiento tiene antecedentes que datan del pasado siglo, y desde entonces el parque continúa siendo el área urbana más importante de la ciudad, porque es el centro de toda la dinámica social.

En el 2003, fecha en que me desempeñaba como presidente de la Delegación Municipal de Monumentos de Sancti Spíritus, le propuse a la arquitecta Silvia Arruebo Salvador, en aquel momento directora de la Oficina de Monumentos del Centro Provincial de Patrimonio Cultural, lanzar una convocatoria con el objetivo de saludar el 158 aniversario del natalicio de Serafín Sánchez Valdivia.

De inmediato fue confeccionada una convocatoria que se divulgó en el salón de reuniones del Poder Popular, en el que se encontraban directivos de varios organismos.

Raúl Navarro Morales, quien era vicepresidente de la Asamblea Municipal, dio el visto bueno. Se tomó el acuerdo de promocionarla a través de los medios de difusión y entregarla personalmente a los escultores, arquitectos y organismos afines, así como a la Escuela Profesional de Artes Plásticas de Trinidad y la Comisión de Desarrollo de la Escultura Monumental y Ambiental (Codema) a los niveles provincial y nacional.

Solo el escultor Félix Madrigal Echemendía presentó proyectos. Los tres que propuso se analizaron en reuniones de Codema, se aprobó el de la escultura ecuestre una vez presentada la maqueta y se ratificó la intención de emplazarla en el parque Serafín Sánchez, con la altura de 3 metros.

En el análisis aprobatorio participaron, entre otros, Ibrain Pilar Zada (Centro de Desarrollo de las Artes Plásticas), Barbarita Esquijarosa Escobar (Delegación Municipal de Monumentos), los arquitectos Silvia Pardo Ferrer, Jorge López Pérez, Eugenio Domínguez Pérez (quien fungía como presidente de la Comisión Provincial de Monumentos), Vladimir Osés Torres y Silvia Arruebo Salvador. Posteriormente se analizó en varios talleres y reuniones en las sedes del Poder Popular Municipal y el Partido.

El 15 de noviembre del 2013 se realizó en la Uneac un taller motivado por acuerdo de la Asamblea Provincial para definir sobre la aprobación o no de la estatua ecuestre de Serafín Sánchez en el mencionado parque. Participaron artistas, escritores, historiadores, arquitectos, profesionales y dirigentes, los que expusieron criterios de carácter histórico, sociocultural y técnico, y de una manera u otra valoraron como positiva la idea de ubicar este monumento que representaba un viejo anhelo de los espirituanos. En ningún momento los participantes manifestaron que la escultura tuviera problema de escala o falta de espacio.

La decisión de ubicar el monumento en el parque motivó al Partido y al Gobierno en el territorio y a las Direcciones Municipal y Provincial de Comunales para realizar las coordinaciones con la Fundición Caguayo, de Santiago de Cuba.

En otra reunión realizada en el Partido, el compañero Ignacio Pérez González, en representación del Poder Popular, dio a conocer la existencia de varias toneladas de bronce depositadas en una dependencia de Comunales.

Tiempo después, el 19 de diciembre del 2013, se realizó una reunión en el Poder Popular Municipal, presidida por Roberto Vitlloch, en la que estaban compañeros de la Oficina de Monumentos del Centro Provincial de Patrimonio Cultural, un arquitecto de la Empresa de Servicios de Ingeniería y Diseño, el inversionista de Comunales, el arquitecto-proyectista del parque Serafín Sánchez, la Historiadora de la Ciudad, el presidente de la Delegación Municipal de Monumentos de Sancti Spíritus y el escultor designado. Esta vez se aprobó que se emplazarían en el mencionado parque la estatua ecuestre de Serafín Sánchez y otra dedicada a José Martí, ambas en bronce.

Seguidamente se dio a conocer que el proyecto general se presentaría a la Comisión Nacional de Monumentos para su aprobación. A su regreso de La Habana, Vitlloch le comunicó a Julia Margarita Zamora Pérez, vicepresidenta de la Asamblea Municipal del Poder Popular de Sancti Spíritus, que el proyecto estaba aprobado por la Comisión Nacional de Monumentos, y ella me lo manifestó a mí, pues yo fungía entonces como presidente de la Delegación Municipal de Monumentos.

Después de realizarse en los primeros días de enero del 2014 una reunión convocada por Julia Margarita Zamora con los organismos municipales de los CDR, CTC y Comunales, orientó la necesidad de adquirir el bronce, por lo que se diseñó y distribuyó la convocatoria a la población, firmada por el compañero Yoel Gallardo Silva.

Pero el 3 de febrero del 2014 conocí por comunicación no oficial la decisión de situar la escultura ecuestre de Serafín Sánchez en la Rotonda, contrario a lo que se había determinado reiteradamente de ubicarla en el parque homónimo en tantas reuniones y talleres.

Los hechos expresados con anterioridad no deben obviarse, tampoco los análisis y criterios basados en investigaciones históricas, y mucho menos puede burlarse la decisión tomada por un colectivo de profesionales. Creo que tantas personas no pueden estar empecinadas, como refiere Vitlloch.

Razones para ubicar la estatua en el Parque

1. El parque, además de llevar el nombre del prócer desde el 4 de enero del año 1903, se encuentra en el corazón mismo de la ciudad, contrario a lo que sucede en la rotonda, ubicada en la periferia.

2. Hay espacio suficiente para colocarla.

3. Posibilitaría la realización de una mayor diversidad de actividades político-culturales. En la rotonda esto se dificultaría, ni ese emplazamiento está aprobado por el Centro Provincial de Ingeniería de Tránsito.

4. Sería un elemento histórico más de interés para los cubanos y turistas que nos visitan. El busto de Serafín que actualmente está en el parque no posee calidad artística ni recoge explícitamente el batallar del mambí de las tres guerras de independencia.

5. Estaría en consonancia con el deseo de los espirituanos, pues una encuesta publicada en la página digital de Escambray arrojó que más del 50 por ciento de los internautas prefieren colocarla en el parque.

* Experto en temas patrimoniales

 

27 comentarios

  1. Mi voto es por que se coloque en el parque que lleva su nombre,todavia colocando la estatua ecuestre del general de las tres guerras se esta en deuda con el procer.Ese es su lugar,no debe estar en otro sitio.
    Lo que se debe colocar enla la entrada es una inmensa bandera cubana,como habia en Ciego,pero la quitaron no se porque.

  2. Muy de acuerdo con Manolo: A dios lo que es de dios y al parque lo que le pertenece. Queremos a Serafín allí. Demasiado tiempo ya sin cabalgar. Si la república burguesa cubana supo dar digno homenaje a José Miguel en calle G entonces estamos en deuda con Serafín para darle el monumento que requiere y donde debe estar.

  3. Como espirituano soy del criterio logico sin tener que recurrir a la historia, historia que no se puede olvidar ni mucho menos, de que al parque le falta su Héroe allí donde esta su nombre, un extranjero que desconozca nuestra historia podria creer que se trata de Jose Marti por estar allí su estatua, nada mas coherente que poner en el parque Serafín Sanchez una estatua ecuestre bien grande de nuestro Mayor General, y no de tres, sino de cuatro o cinco metros de altura. Pero también opino que con la rotonda hay que hacer algo, senores, que imagen y que presencia le daría a la entrada de la ciudad una estatua majestuosa de nuestro Serafín a caballo y con ambas banderas ondeando, la de Céspedes y la actual, se imaginan en medio del césped verde bien atendido una imagen como esta erguida y con nuestras banderas ondeando, tremendo espectáculo y homenaje, para concluir opino que la del parque no debe faltar, nunca debió faltar por llevar su nombre y todo lo que sabemos al respecto que es muy respetable, pero a la entrada de su ciudad debe quedar bien claro a la tierra que entra cualquier visitante, y es la tierra de Serafín Sanchez, y esto es ya desde el momento que bajas por la cuatro vías y llegas a la rotonda, que Serafín sea el que de la bienvenida, nunca nadie mejor que el como hijo ilustre, o sea, ambas imágenes son importantes, la del parque nunca debió faltar, reitero,? pero que hacemos con la rotonda?
    Saludos.

  4. mientras no la pongan en la feria agropecuaria, por mi esta bien no se enrreden mas y pongan presupuesto para arreglar las aseras y que comunales aunmente los ciclos de recogida de desechos solidos y se ocupe mejor de las areas verdes y de los arboles vetustos que se encuentran en la ciudad y caban con las aseras y las viviendas y por capricho no los talan y reforestan. hasta cuando sera esto nadie se ocupa de este tema muchas reuniones total para nada si lo del meteoro fue un pan con lehce para decir que se realizo y talaron arboles qye ni estaban enfermos ni molestaban y a las 11 de la mañana todo el mundo para su casa hasta el otro meteoro para ver si lo ponen en plan.

  5. Raul Garcia Alvarez

    Un día de esos de revelaciones, inquietudes, de mirar no hacia atrás, hacia el futuro, me imagine al Mayor General Serafín Sánchez en su caballo, machete en alto, afirmando: Siga la marcha…Lo vi arengando a lo mambises, a los oficiales y generales en la esquina de la Avenida de los Mártires y Carretera Central… ESE DÍA, DE ENSUEÑOS, PENSÉ: NUESTRA PRINCIPAL SENDA DEDICADA A NUESTROS HÉROES PODRÍA SER EL LUGAR MÁS PROMINENTE PARA COLOCAR LA OBRA QUE CON TANTO AMOR MOLDEO NUESTRO AMIGO FELIZ MADRIGAL….. y con Serafín al frente, colocaría en toda la avenida obras dedicadas a nuestros generales y mambises más sobresalientes… y así SANCTI SPIRITUS SE UNIRÍA A LAS CIUDADES DEL MUNDO QUE HONRAN A SUS GRANDES EN UNA AVENIDA QUE PRODRÍA DENOMINAR: AVENIDA DE LOS GENERALES.
    Sería otro sitio celebre en nuestro querido terruño y me pregunto: por qué concentrar nuestra historia, espárzanla para que rebrote como ave fénix. Sancti Spiritus requiere de nuevos derroteros, de nuevas propuestas y esta puede ser una más en nuestro afán porque la historia y nuestros héroes sigan presidiendo la Patria.

  6. La grandeza de un hombre como Martí no se reduce ante nada ni nadie y mucho menos ante un amigo y hombre de buen hacer como Serafín, si se colocara en el parque como dice Escambray se pudieran hacer allí un grupo de actos y homenajes a Serafín, se imaginan un acto en la rotonda la ciudad quedaría sin circulación de vehículos por esa zona, si ya se convoco al pueblo para la recogida del bronce porque entonces dilatar algo que el pueblo quiere desde el siglo pasado.

  7. Estimados expertos pues para suerte de nuestra provincia y ciudad abundan en nuestras tierras en muchas materias,es sin dudas la obra de nuestra revolución; por el mérito acumulado por nuestro extraordinario héroe de las tres guerras para nosotros está claro que su imagen sea de una forma u otra debe aparecer en diversas partes de nuestra ciudad y territorio,seria un homenaje permanente y generalizado a nuestro insigne patriota pienso que por la propia historia aquí relatada no queden dudas que no es un empecinamiento que aparezca tal y como se proyectó en nuestro parque que no por gusto lleva su nombre,creo que la lleva no solo por la historia ya referida en éste artículo sino porque es allí donde va,aunque repito se hagan muchas otras y se ubiquen en otros muchos lugares,al final el se lo ganó con creces por su historia y actitud,de paso aclaro pueden entonces contarme dentro de los empecinados….muchas gracias…..

  8. Enrique Bernal Valdivia

    Por mi responsabilidad al frente del Gobierno local de entonces, estuve al tanto y bien informado de todos los pasos que se dieron en los primeros años de este siglo para la construcción de la estatua encueste del General Serafín y en mi nombre hubo compañeros que aprobaron la idea. Lo que al respecto Mariano reseña, es totalmente cierto. Personalmente fui invitado a visitar el Taller del escultor Félix Madrigal donde me explicó su proyecto y observé el boceto de la estatua.

    Respetando todos los criterios profesionales, no veo razones para no colocar la estatua del General Serafín en el parque que lleva su nombre. El primero que hubiera estado totalmente de acuerdo en hacerlo seguramente hubiera sido el propio José Martí con quien tenía Serafín una entrañable amistad y viceversa. La grandeza de un hombre como Martí no se reduce ante nada ni nadie y mucho menos ante un amigo y hombre de buen hacer como Serafín. En nada tiene que ver que en nuestro querido parque convivan la estatua encueste de Serafín y el humilde busto de José Martí, similar a los miles que están ubicados en los patios de las escuelas y centros de trabajo de todo el país.

    Coincido con lo que dijo el Mayor General del Ejército Libertador Enrique Loynaz del Castillo, de visita en nuestra ciudad: ¨que al parque le faltaba la estatua de Serafín Sánchez.¨ Esta pudiera ser también la opinión de la mayoría de los espirituanos y por eso ¨Tantas personas no pueden estar empecinadas¨.

  9. rogelio p diaz

    Aunque vivo en miami Sancti Spiritus es el lugar donde naci,el parque en mi opinion es el lugar ideal.

  10. Opino que politicos y funcionarios han discutido lo suficiente,la ubicacion de una estatua que ni siquiera han hecho.Entonces porque no se le pregunta al verdadero propietario del parque,la rotonda y todo lo demas:Al pueblo?

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.