Venezolanos estampan su firma en respaldo al gobierno de Nicolás Maduro

Los venezolanos reclaman también al presidente Barack Obama que revoque la declaración que considera a Venezuela como una amenaza para Estados Unidosvenezuela, nicolas maduro, estados unidos, barack obama

Las plazas de Venezuela serán escenarios a partir de este jueves de una campaña para la recolección de 10 millones de firmas en respaldo al gobierno de Nicolás Maduro frente a la arremetida de Estados Unidos.

La iniciativa se extenderá hasta el próximo 9 de abril para reclamar al presiente Barack Obama que derogue el decreto de estado de emergencia y revoque la declaración de su gobierno que considera a Venezuela como una amenaza para la seguridad y la política exterior de Estados Unidos.

Para el acopio de las rúbricas se activarán cerca de 14 mil centros en las plazas Bolívar y otros sitios emblemáticos de todo el territorio nacional.

Trabajadores, jóvenes, estudiantes, campesinos, artistas, deportistas, movimientos sociales y el Gran Polo Patriótico, entre otros, apoyarán la tarea.

También hoy, personas solidarias de todo el mundo expresarán su respaldo a Venezuela en las redes sociales, a través de la etiqueta @ObamaDerogaYa (en Twitter e Instagram), y en Facebook: Obama Deroga Ya.

Mañana, internautas de todo el mundo exigirán la derogación del decreto estadounidense, a través de “twitazos” programados para las 11:00 am y las 6:00 pm.(hora local).

Al lanzar la cruzada, este miércoles, el alcalde del capitalino municipio Libertador, Jorge Rodríguez, calificó la medida de Obama como la más grave amenaza proferida contra su país en 200 años de historia republicana.

Apeló al sentido patriótico de la oposición venezolana para apoyar la recolección de firmas pues, afirmó, el decreto ejecutivo de Obama es un ataque contra los casi 28 millones de hijos de esta nación, sin distingos políticos.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.