Carrera contra el tiempo en reparación de conductora de agua en Cabaiguán

El 14 de agosto la Empresa Provincial de Acueducto cortó el abasto de agua al poblado de Cabaiguán. Trabajadores de esa entidad, en una jornada de cinco días con las últimas dos noches, lograron eliminar salideros y así mejorar el servicio

sancti spiritus, acueducto, recursos hidraulicos, cabaiguan, abasto de agua
La soldadura eléctrica resultó clave en las labores. (Foto: Luis Herrera/ Escambray)

Durante los últimos dos meses una brigada especializada de trabajadores de Recursos Hidráulicos de La Habana trabajó en la sustitución de unos 2 kilómetros de tuberías de hormigón precomprimido, con 30 años de explotación, por otra de polietileno de alta densidad, de 16 pulgadas de diámetro, en la conductora de agua que abastece a la población de Cabaiguán entre la Estación de Rebombeo y la ciudad.

Llegó el momento de acoplar la nueva tubería de polietileno de alta resistencia con las de hierro fundido en el nudo 11 de la ciudad y con la de centro-acero en la Estación de Rebombeo. En tal sentido, la Dirección de la Empresa Provincial de Acueducto y Alcantarillado decidió cortar el abasto de agua a esa cabecera municipal desde el domingo 14 de agosto e iniciar de inmediato los trabajos de gran complejidad, máxime cuando al unísono se acometió la construcción de un bypass —especie de tramo de tubería con cheque de retención y válvula, que enlaza por un lateral la conductora que viene de la presa Tuinucú a la que sale del Rebombeo para Cabaiguán—; de tal modo que las zonas bajas de la ciudad tendrían servicio de agua las 24 horas del día en lo adelante y cuando se inicie el bombeo para las zonas altas del poblado, ya no habrá que esperar dos horas a que esas tuberías se llenen, con lo cual se favorecerán también los habitantes que eran quienes más sufrían la escasez del líquido vital.

EN LA RETAGUARDIA

El propio domingo 14, Oscar León Rivera con su retroexcavadora, dejó al descubierto los tres puntos de tuberías de 16 y 24 pulgadas, donde se llevarían a cabo los acoplamientos de las nuevas piezas del complejo entramado de conductoras de diferentes diámetros y composición física distinta. Acto seguido el experimentado pailero-soldador Carlos Cruz Rodríguez tomó las mediciones in situ y diseñó las piezas a conformar. En una carrera contra el tiempo, en los talleres especializados del sector azucarero en Sancti Spíritus (ZETI) picaron y doblaron las planchas de acero de gran espesor y conformaron los codos y reducidos, que luego el propio Carlos coció con impecables cordones de soldadura eléctrica en el Taller Provincial de Acueducto.

Cuando esto acontecía, en la mañana del martes, allá en Cabaiguán  el joven soldador Yandy Lizano Cordovés derretía cientos de varillas con su antorcha para acoplar con soldadura eléctrica la brida (aro de acero) a la punta del reducido enviado desde Sancti Spíritus. A las cuatro de la tarde, cuando retornamos a Sancti Spíritus, los restantes miembros de su brigada: Antonio Polanco (albañil y plomero), Andy González (ayudante), Rolando Martínez (plomero y jefe de brigada) y El Puro, como le llaman al veterano albañil Julio Pérez, atornillaban la pieza para dejarla acoplada ese día a la nueva tubería de polietileno.

sancti spiritus, acueducto, recursos hidraulicos, cabaiguan, abasto de agua
En cinco días, incluidas dos noches, se llevó a cabo la inversión. (Foto: Luis Herrera/ Escambray)

FINAL CONTRARRELOJ

Al amanecer del miércoles se desplegaron brigadas especializadas  en los dos puntos de unión de la conductora y se comenzó la construcción del bypass de forma ininterrumpida los últimos dos días con sus noches, hasta que terminaron casi al anochecer del jueves. “En el caso de mi brigada trabajamos en la unión de la tubería de centro-acero con el codo de acero acoplado a la de polietileno. Esa última jornada se extendió durante unas 30 horas continuas soldando, con cortas interrupciones para reponer energía, tirados en el suelo, para reducir en lo posible el tiempo sin agua a la ciudad de Cabaiguán”, nos contó Yandy, al finalizar los trabajos el jueves entre dos luces.

Una nueva sorpresa deparó el nudo 11 en la ciudad de Cabaiguán. Cuando se excavó el miércoles para conectar la nueva tubería a la conductora enterrada desde hacía 30 años, la emboquilladura de los tubos no coincidían, por lo que fue necesario fabricar un nuevo codo en ZETI en tiempo récord.

Fredesmán Jiménez Bravo, director de la Empresa Provincial de Acueducto y Alcantarillado, en diálogo con Escambray después de concluidos los trabajos, precisó que el abasto a esa cabecera municipal tuvo una mejoría sustancial y se eliminó la pérdida de unos 100 litros de agua por segundo que se escapaban por la vieja tubería. Sin embargo, puntualizó, los habitantes de este poblado tendrán agua a tiempo completo cuando el Instituto de Recursos Hidráulicos cuente con el financiamiento y se ejecute la inversión proyectada, que lleva la construcción de un tanque apoyado en la Loma de la Campana, con una conductora para su llenado y otra para el retorno del agua por gravedad a la ciudad. Hoy los quijotes de Acueducto desandan otras conductoras añejas eliminando grandes salideros por donde se escapan el agua y también energía.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.