Correa: La CIA sigue trabajando para desestabilizar gobiernos

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, aseguró que la CIA de EE.UU. continúa trabajando en la región para tratar de desestabilizar a los gobiernos progresistas latinoamericanos

Correa refutó declaraciones del embajador estadounidense en Ecuador, Todd Chapman.
Correa refutó declaraciones del embajador estadounidense en Ecuador, Todd Chapman.

Es claro que hay actividades de la Agencia Central de Inteligencia, de fuerzas extrarregionales, para tratar de desestabilizar a los gobiernos progresistas de Latinoamérica, afirmó el mandatario, al refutar declaraciones del embajador estadounidense aquí, Todd Chapman.

El diplomático calificó este jueves de historias antiguas una serie presentada por el canal multinacional Telesur sobre la injerencia de los servicios de inteligencia norteamericanos en Ecuador.

Durante una rueda de prensa en la provincia costera de Manabí, luego de un recorrido por las zonas afectadas por terremoto de abril pasado, Correa señaló que a inicios de su mandato, “cuando todavía creían que podían captarnos”, recibió la visita del representante de la CIA en el país suramericano.

Fue a verme, pidió una reunión conmigo, y se presentó: soy el encargado de la CIA en Ecuador. De eso no se ha enterado el señor embajador todavía, reveló el líder ecuatoriano, en el poder desde enero 2007.

Tras calificar de muy buena la investigación donde Telesur expone los vínculos de políticos, exmilitares y periodistas ecuatorianos con agentes de inteligencia estadounidenses, el gobernante recordó que tuvo que expulsar del país a una señora identificada con el nombre de Leila Hadad Pérez, quien fungía como jefa de la CIA en el país, y controlaba a un grupo de altos oficiales militares y policiales.

El embajador de Estados Unidos cree que estos es cosa del siglo pasado, que se entere un poquito más de cómo actúan estos servicios si es que no lo sabe, remarcó Correa.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.