Desarme y no proliferación en diálogo Cuba y EE.UU.

Delegaciones de Cuba y EE.UU. celebraron en Nueva York su primer diálogo sobre temas de desarme y no proliferación, encuentro calificado de profesional y respetuoso por los representantes del país caribeño

El intercambio de criterios estuvo marcado por profundas diferencias.
El intercambio de criterios estuvo marcado por profundas diferencias.

De acuerdo con los visitantes, el intercambio de criterios estuvo marcado por profundas diferencias.

Las partes abordaron diversos temas de interés de la esfera del desarme y la no proliferación, y entre otras cuestiones, Cuba insistió en la grave amenaza que representa la existencia de las armas nucleares para la supervivencia de la humanidad.

Asimismo, reafirmó la prioridad urgente del desarme nuclear y la incompatibilidad del bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos con las disposiciones sobre comercio y cooperación de instrumentos jurídicos multilaterales firmados por ambos gobiernos.

La Habana y Washington son signatarios de la Convención sobre Armas Biológicas, la Convención sobre Armas Químicas y el Tratado de No Proliferación de las Armas Nucleares.

Este diálogo estuvo presidido por el jefe del Departamento de Asuntos Políticos de la Dirección de Asuntos Multilaterales y Derecho Internacional de la Cancillería cubana, Rodolfo Benítez, y el secretario adjunto para el Control de Armas y Seguridad Internacional del Departamento de Estado, Thomas Countryman.

También participaron por los anfitriones Anita Friedt, subsecretaria adjunta principal del Buro de Control de Armamentos, Verificación y Cumplimiento, y Christopher Park, director del Equipo de Política Biológica del Buro de Seguridad Internacional y No Proliferación, ambos del Departamento de Estado.

Los delegados cubanos señalaron que las conversaciones las propuso la parte estadounidense, y constituyen una muestra más de su disposición de abordar con el gobierno norteamericano cualquier tema, pese a las diferencias, bajo bases de igualdad, respeto y reciprocidad.

Los presidentes Raúl Castro y Barack Obama anunciaron en diciembre de 2014 el comienzo de un proceso de acercamiento, dirigido a avanzar hacia la normalización de los vínculos bilaterales.

A partir de esa decisión, La Habana y Washington restablecieron el año pasado sus relaciones diplomáticas, reabrieron embajadas y activaron una comisión encargada de impulsar la cooperación en áreas de interés común.

Cuba y Estados Unidos han suscrito más de una decena de acuerdos, en sectores como la protección ambiental, los vuelos regulares, la seguridad marítima, la lucha antidrogas, la salud y la agricultura, entre otros.

One comment

  1. Muy bueno para ambos paises y el mundo. Positivo tambien: Bloqueo disminuye.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.