Ejército venezolano conmemora sucesos del 4 de febrero de 1992

La Fuerza Armada Nacional Bolivariana conmemoró en el Cuartel de la Montaña, los 24 años de la rebelión cívico-militar del 4 de febrero de 1992, liderada por el comandante Hugo Chávez

venezuela, hugo chavez, nicolas maduro
El pueblo celebra el 4F como el Día de la Dignidad Nacional. (Foto: AVN)

En el acto participó el dirigente socialista Diosdado Cabello, diputado a la Asamblea Nacional por el Gran Polo Patriótico, además de integrantes de la Milicia Bolivariana.

A 24 años de esa fecha histórica, el pueblo celebra el 4F como el Día de la Dignidad Nacional para ratificarle al mundo que Venezuela está decidida a ser independiente, soberana y libre, señaló Cabello.

Por su parte, el ministro para Relaciones Interiores, Justicia y Paz, Gustavo González, exhortó a continuar la lucha para honrar aquel “Por ahora” que hizo eterno al comandante Hugo Chávez.

A través de su cuenta en la red social Twitter, el titular indicó que sigue intacto el espíritu rebelde que se alzó un 4 de febrero contra las miserias del neoliberalismo que oprimían al pueblo.

Leales a ti, defensores de tu legado y protectores de nuestro pueblo, seguiremos venciendo, Comandante Invicto, fue otro de los mensajes que difundió mediante @GonzalezMPPRIJP.

El 4 de febrero de 1992, el entonces teniente coronel Hugo Chávez junto a un grupo de militares y civiles se pronunció en contra de un sistema político decadente y opresor que presidía Carlos Andrés Pérez, quien impuso medidas neoliberales que se tradujeron en mayores índices de pobreza para los venezolanos.

Ese día, Chávez se dirigió al país a través de los medios de comunicación social y asumió la responsabilidad de la rebelión, al manifestar que “por ahora” los objetivos no habían sido alcanzados.

Desde ese día, la fecha se convirtió en la esperanza de un cambio popular, que se concretó con su llegada a la presidencia de Venezuela en 1999, cuando se dio inicio a la Revolución Bolivariana.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.