El periódico que nadie leyó

Valga este mea culpa para los lectores que se quedaron esperando el tributo a Fidel Castro en nuestra edición de papel

sancti spiritus, fidel castro, periodico escambray, comandante en jefe, revolucion cubana
El percance más frustrante para un periodista: que su medio de prensa no informe sobre lo único que la gente quiere saber.

Puedo imaginar el desconcierto de los lectores en la mañana de este 26 de noviembre, sábado, día de circulación de Escambray, cuando tuvieron el periódico en sus manos: el rojo vivo en los titulares, muy a pesar del Duelo Oficial decretado por el Consejo de Estado, y en portada, los nuevos silos en Sur del Jíbaro y la oportunidad de créditos bancarios para trabajadores por cuenta propia. Ni rastros de la noticia que sacudía a Cuba y el mundo: el deceso de Fidel.

El desconcierto y hasta la molestia de los espirituanos estarían justificados porque, en definitiva, es eso lo que esperan de la prensa: una copia lo más fiel posible de lo que preocupa al país; una copia fiel y con inmediatez.

Pero si de algo les sirve a los lectores de nuestra versión impresa, el colectivo de Escambray apenas pegó un ojo en toda la madrugada informando en tiempo real a través de las plataformas digitales e intentando, hasta último minuto, detener en imprenta la edición semanal que había entrado en la barriga del poligráfico seis horas antes.

“Lo siento, ya tiramos los periódico provinciales”, le dijo al director de este órgano de prensa la especialista que cubría el turno de esa noche en la Empresa Gráfica de Villa Clara, Enrique Núñez Rodríguez, donde se imprimen los 30 000 ejemplares de Escambray.

Desarmado y sin más recurso que la resignación, al colectivo no le quedó de otra que seguir alimentando con informaciones, reseñas, crónicas, entrevistas, reportajes… ese baúl sin fondo que es el sitio de Escambray en la web; esperar al sábado en la mañana y tragar en seco ante lo que probablemente sea el percance más frustrante para un periodista: que su medio de prensa no informe sobre lo único que la gente quiere saber.

Valga este mea culpa para los lectores que se quedaron esperando el tributo a Fidel Castro en nuestra edición de papel.

7 comentarios

  1. Raul I. García Alvarez Y Mayra Pardillo

    Este hecho demuestra que tenemos que hacer periódicos con horas de cierre y si es necesario introducir un artículo relevante se “rompe la primera plana”…comparto la inconformidad de mis colegas, los que amamos la profesión requerimos mostrar a los lectores los últimos acontecimiento, más cuando el Presidente cubano Raúl Castro nos aportaba la triste noticia del deceso del Máximo Líder de la Revolución….
    Tenemos que sacudirnos de “ser conformes” con todo o casi todo porque no tenemos alternativa. La prensa tiene un lugar privilegiado, es el libro diario que Nuestro Héroe Nacional José Martí menciona en sus obrar.
    Una frase lapidaria le corto la inspiración al director de Escambray: “Lo siento, ya tiramos los periódico provinciales”…asi no se ama nuestra profesión.

  2. Raul I. García Alvarez Y Mayra Pardillo

    Este eslabom perdido entre Escambra y la Editoria demuestra que los periodicos son de la casa “matris” de las provincias y

  3. Daryen Fonticiella Lazo

    Es comprensible lo sucedido, ya era demasiado tarde. Quizá puedan colocar este artículo en la edición escrita del sábado próximo para que lo puedan leer los que no tienen acceso a los medios digitales. Ustedes hacen un periodismo inmediato, valiente e inteligente. Saludos.

  4. cristobal Alamo Perez

    Oportuno esa informacion, muchos desconocen de horarios de cierre y tirada de los periodicos, pero quien tiene la oportunidad de leer el digital saben con que inmediatez abordaron esta dolorosa noticia y como le dan seguimiento a todos los acontecimientos relacionados con el fallecimiento del Comandante en Jefe Fidel Castro

  5. Joaquín Gómez Serra

    No hay que disculparse, la historia ha demostrado que el colectivo del periódico Escambray es ejemplo en la inmediatez, y en publicar lo que nadie se ha atrevido a decir. Yo que trabajé durante 19 años con ellos, conozco del esfuerzo y la dedicación de su director, de su Consejo de Dirección y de cada uno de los que fueron por muchos años mis compañeros de labor.
    No lo dijeron en el periódico impreso por esas limitaciones que existen de tener que ir a imprimir tan lejos, pero el periodismo que hacen está a la altura a la que siempre nos convocó nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro, sigan haciendo ese periodismo de opinión en la WEB como en el impreso con las verdades sin tapujos como nos enseñó nuestro Padre. Gloria eterna a nuestro Comandante en Jefe.

  6. Luis Francisco Jacomino

    No creo que tengan que disculparse.Son cosas lógicas del proceso de edición.Escambray con su trabajo de estos años ha hecho y hará un periodismo a la altura del que nos convocó Fidel.Su trabajo contidiano tanto en la WEB como en la edición impresa será siempre un homenaje a quien nos enseñó a decir las verdades sin tapujos desde su mismo concepto de Revolución.

  7. Delia Proenza Barzaga

    Me uno a la disculpa. Ciertamente, es como para que piensen mal del colectivo nuestro, pero, en honor a la verdad, quienes nos enteramos al filo de la medianoche habríamos podido escribir bien poco haciendo apego a la objetividad que la situación requería. ¿Qué digo, si ni yo misma me lo creo?, pensamos muchos.
    Se habría podido echar mano, eso sí, a trabajos anteriores, como hizo Juventud Rebelde sin que perdiera méritos por ello. Y habría aparecido más de una crónica actualizada, como también hicieron ellos.
    Para hablar de Fidel y de la repercusión de su partida física no bastarían todos los megabytes de este mundo, aunque los lectores del Escambray de papel probablemente sequirían juzgándonos, porque no todos tienen acceso a la internet.
    El sábado venidero, eso sí, la versión impresa nuestra pondrá a disposición de sus lectores una edición actualizada con muchas razones e igual dosis de sentimientos.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.