Entre la cultura y la naturaleza (+fotos)

Difundir el acervo material e inmaterial de Trinidad, así como las riquezas atesorada en los parajes bucólicos del terruño colonial convierte a la agencia Paradiso en una de las de mayor demanda en el territorio

Hasta el momento las clases de baile se realizan en la sede principal de la sucursal. (Foto: Carlos Luis Sotolongo / Escambray)

 

 

Artex Sancti Spíritus: camino de eficiencia

Empavesada hasta el último pelo de crema para protegerse del sol, la señora Bernardette Copin revisa que en su mochila no falte la cámara de fotos y varios pomos de agua para evitar soponcios después del mediodía antes de partir a la excursión con destino “Guana… Yagua… ¡Ah, Gua-na-ya-ra! Dicen que es una belleza ¡Todo una aventura! Mi amiga estuvo la vez pasada y no puedo irme de aquí sin ir”, comenta la francesa de paso por Trinidad en una suerte de dialecto franco-español.

Como Bernardette, muchos extranjeros, a la hora de esbozar su plan de actividades para disfrutar de los encantos de la Ciudad Museo, apuestan por la agencia de turismo cultural Paradiso, perteneciente a la sucursal Artex en la provincia.

Cultura y naturaleza resultan los ingredientes principales para concebir los productos en oferta. A más de dos décadas en el escenario turístico trinitario, satisfacer las exigencias de los visitantes foráneos rige el proceso de perfeccionar las actividades en ejecución e idear otras iniciativas.

Grabadora en mano, Escambray dialoga con Raúl Ruiz Gascón, gerente de Paradiso, para conocer las principales opciones a disposición de los clientes, así como las proyecciones de cara a la venidera etapa de alza turística en la villa.

“Entre las opciones más vendidas se encuentra Trinidad: paraíso cultural, con más de 600 turistas en etapa de alza y 200 en etapa de baja, interesados en conocer acerca de la historia de la localidad de manos de nuestros guías a partir de visitas a sitios de alto valor histórico y patrimonial así como el contacto directo con el trinitario —detalla el funcionario—. También está Bailar a lo cubano, relacionado con cursos de salsa y otros ritmos tradicionales de la isla, la excursión al Valle de los Ingenios entendida como un producto netamente cultural y las opcionales combinadas, que comprenden cultura y naturaleza”.

A su vez, Topes de Collantes y la reserva ecológica Lomas de Banao apuestan por descubrirles a los excursionistas, los tesoros resguardados cuesta arriba, perdidos en las montañas del macizo montañoso. El toque patrimonial en dichas sugerencias lo da la visita al Museo de Arte Cubano y la casa-hacienda Guáimaro, respectivamente.

“También ofrecemos servicios especializados —continúa Ruiz Gascón—. Entre ellos destacan el proyecto de la Casa de la Guayabera, en el municipio cabecera, así como la iniciativa Entre hilos, alas y pinceles, bajo la égida de la pintora Yudit Vidal Faife y un gremio de artesanas trinitarias. Otra opción lo conforma Tres ciudades, una especie de circuito exclusivo de la agencia que incluye la visita a Cienfuegos y Santa Clara: la primera, también Patrimonio de la Humanidad; la segunda, guardiana de los restos del Che.

¿Cómo asumen la preparación de los guías para satisfacer las demandas de todos los públicos con una información veraz, asequible?

Nuestros guías proceden en su mayoría del Centro de Capacitación del Ministerio del Turismo, la llamada Escuela de Turismo de Trinidad. Muchos de ellos han sido profesores del centro o muchachos recién graduados, pero con un conocimiento bastante abarcador de la historia local. En estos momentos tenemos 15 guías a disposición. No obstante, tenemos previsto realizar acciones de superación con la ayuda de Víctor Echenagusía, Bárbara Venegas y otros profesionales de la cultura del territorio.

¿Cuáles resultan los principales desafíos a las puertas de un nuevo período de alza turística?

Estamos preparando condiciones para implementar los servicios académicos, es decir, servicios profesionales como conferencias especializadas, cursos de español por un mes, de percusión, entre otros. Para desarrollarlos, necesitamos un local adecuado que en estos momentos no tenemos. Algunos los realizamos en la sede principal, pero solo por un solo período de tiempo. Este servicio exige un alto costo, por lo que debe realizarse en un área de un confort máximo. Ya tenemos estudiado unas ruinas localizadas en el centro de la ciudad con vías a convertirse en un posible centro de este tipo. A raíz de la recién finalizada Convención de Turismo, se insistió en la difusión cultural. Por eso pretendemos elaborar nuevos productos turísticos que tengan como base otras tradiciones autóctonas de la ciudad. El proyecto de Yudit pudiera convertirse en un servicio académico, por ejemplo. Ahora mismo valoramos una iniciativa presentada por el director del Ballet Folclórico.

(Fotos: Carlos Luis Sotolongo Puig)

 

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.