Estocada sanitaria en Trinidad

Puertas abiertas, autofocal, fumigación, saneamiento ambiental… constituyen palabras de orden en una suerte de guerra que libra la tercera villa cubana para mantener a raya al Aedes aegypti

sancti spiritus, trinidad,  aedes aegypti, fumigacion, zika
El saneamiento ambiental constituye asignatura pendiente. (Foto: Carlos Luis Sotolongo/ Escambray)

Bazuca en mano, Yoandry Rodríguez Rodríguez, joven reservista de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, esparce humo a diestra y siniestra en las viviendas de la calle Frank País. La camisa sudada da fe del trabajo desde los primeros claros de la mañana.

“Después de revisar los equipos, arrancamos pa´la calle a las 8:30 a.m. hasta el mediodía. Sobre la 1:00 p.m. volvemos a la carga hasta que terminemos. A veces nos agarra la noche, pero no importa. Aquí hay que estar faja´os hasta la hora que sea”, detalla con la certeza de quien se sabe eslabón imprescindible en la lucha para mantener a raya al Aedes aegypti, enemigo diminuto que ha puesto patas arriba al mundo en los últimos años y ahora vuelve a ‘ponerse de moda’ con el virus del zika.

El aluvión de extranjeros que recibe Trinidad cada día conlleva a redoblar las acciones en cuanto al tratamiento intra y extradomiciliario. Si bien la situación no alcanza niveles críticos o calificativos de alarmante, funcionarios de Higiene y Epidemiología y Salud Pública recomiendan no bajar la guardia.

ESCENARIO REAL

Aquello de que “todo depende del ángulo con que se mire” viene como anillo al dedo para describir la Ciudad Museo en cuanto a situación higiénico-epidemiológica. Así lo considera Escambray después de perderse en diversos puntos de la trama urbana de la tercera villa, desde los más cercanos a la costa hasta los que casi conviven con las montañas a las espaldas.

En algunas zonas: limpieza, ausencia de bolsitas de basura en las esquinas, arterias libres de residuales; otras, en cambio, parecen instalaciones artísticas construidas a base de desechos y hedor. De nuevo el saneamiento ambiental echa por tierra acciones ejecutadas puertas adentro y ciertos habitantes hacen oídos sordos a la necesidad de evitar la proliferación de criaderos emergentes.

Tal variopinto paisaje lleva a Osvaldo Gómez Hernández, supervisor provincial del Departamento de Lucha Antivectorial y jefe del Departamento Municipal de Control y Vectores, a calificar el clima imperante como complejo, pero no alarmante. Aunque los índices de infestación han disminuido considerablemente, la alta focalidad pende como espada de Damocles.

sancti spiritus, trinidad,  aedes aegypti, fumigacion, zika
Alexander Gálvez Valdivia insiste en la cooperación ciudadana para enfrentar la situación higiénico-epidemiológica en Trinidad. (Foto: Carlos Luis Sotolongo/ Escambray)

En el área urbana se han detectado cerca de 200 focos desde enero hasta la fecha. Casilda, La Chanzoneta y La Purísima encabezan la lista de localidades reincidentes. Si a ello se suma la presencia de extranjeros, cuya cifra sobrepasa los 1 500 de visitantes permanentes, sin contar los de tránsito, vale entender la envergadura de las acciones emprendidas por el Ministerio de Salud Pública en el municipio.

“De una forma u otra, todo el personal médico está asociado a la tarea —refiere Yanisleydi Turiño Lema, al frente de dicho organismo—. Además de la campaña de fumigación y la colaboración de miembros de las FAR y el Minint (estos últimos se ocupan del tratamiento perifocal, es decir, en los alrededores de las viviendas), contamos con el apoyo de las enfermeras de los consultorios médicos, quienes facilitan la apertura de las casas; los estudiantes, a cargo de 17 viviendas para realizar pesquisas, cepillar, colocar el abate y demás tareas de saneamiento, mientras otros trabajadores (dígase de la Clínica Estomatológica, el hospital, etc.) se encargan de levantamientos febriles”.

También se ha avanzado en cuanto a los tanques inaccesibles, ocho de su tipo en la localidad, pertenecientes a instituciones estatales, cuya elevación requería el uso de grúas u otros equipamientos similares. Según confirmaron directivos de Centro Municipal de Higiene, Epidemiología y Microbiología, solo dos quedan pendientes de análisis.

PREOCUPACIONES LATENTES

Carmen Fornías no quiere acordarse de los días en que tuvo dengue. “Pensé que ahí mismo quedaba, mi’jo. Te soy sincera: yo pensé que eso del autofocal era una bobería”. Ahora no existe botella boca arriba, acumulación de agua o cascarón de huevo inmune al chequeo de esta cincuentona.

Sin embargo, como solía pasarle a Carmen, muchos todavía creen que esa especie de pase de revista es una cantaleta de los anuncios televisivos y radiales. Lo confirma Alexander Gálvez Valdivia, director del Centro Municipal de Higiene, Epidemiología y Microbiología, al referir: “Una de las principales causas de la alta focalidad resulta la baja percepción del riesgo por parte de la población. En tal sentido debe profundizarse a todos los niveles”.

Pese a tener cubierta la plantilla para el focal en los 60 consultorios médicos (30 pertenecientes a cada una de las áreas de atención primaria de Salud, es decir, policlínicos); pese a disponer de equipos y recursos para llevar la campaña a feliz término, las talanqueras levantadas por los moradores laceran el accionar.

“Cuando llega la fumigación nos encontramos con puertas cerradas por motivos laborales. La hora casi siempre es la misma, cada seis días —continua Gálvez Valdivia—, teniendo en cuenta la biología del vector. No es una cuestión de capricho, como piensan por ahí. Una vez más insistimos en la cooperación ciudadana para planificarse el tiempo cuando toque el tratamiento con el adulticida en la cuadra”.

Al respecto, Osvaldo Gómez Hernández aclaró que en caso de reincidencias en la negación, luego de apelar a métodos persuasivos, el incumplimiento de medidas de higiene se contempla como indisciplina social, registrada en el Código Penal con sanciones de hasta 100 pesos para personas naturales y 300 para personas jurídicas, entre otras represalias.

CRONOGRAMA DE FUMIGACIÓN

Policlínico I

Lunes: Casilda

Martes: Edificios del reparto Armando Mestre.

Circunvalación (calles Julio Cuevas, Frank País y Lino Pérez).

Miércoles: Circunvalación (hasta la calle Andrés Berro) (Desde la calle José Martí hasta Fausto Pelayo).

Jueves: Camilo Cienfuegos-Circunvalación.

Desde la calle José Mendoza hasta José Antonio Echeverría.

Viernes: Desde Fausto Pelayo hasta Antonio Maceo.

Desde Camilo Cienfuegos a Andrés Berro.

Sábado: Desde Antonio Maceo hasta la carretera de Casilda.

Desde Julio Cuevas hasta Camilo Cienfuegos.

 

Policlínico II

Lunes: Repartos La Purísima, Cedros y Félix Salabarría.

Martes: Desde las Tres Cruces hasta Pedro Zerquera.

Desde las Tres Cruces hasta Pablo Pichs Girón.

Miércoles: De Pedro Zerquera hasta Rubén Martínez Villena.

Jueves: De Simpás hasta Francisco Javier Zerquera.

Vienres: Zona Centro.

Sábado: Polivalente.

 

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.