Lo que Víctor Echenagusía sabe de Alejandro (+ fotos)

El reconocido investigador trinitario lleva la literatura al universo de la museografía a través de una versión expográfica sin antecedentes en Trinidad, inspirada en la obra de Andrés Pi Andreu.

Lo que Víctor Echenagusía sabe de Alejandro, expo abierta al público en la Galería Tristá. (Foto: Carlos Luis Sotolongo/Escambray)
Lo que Víctor Echenagusía sabe de Alejandro, expo abierta al público en la Galería Tristá. (Foto: Carlos Luis Sotolongo/Escambray)

A simple vista, puede confundirse con una serie de objetos sin relación aparente. ¿Qué vínculo puede existir entre una ofrenda a una deidad yoruba, una libreta de abastecimiento, las pinturas de los patriarcas de una adinerada familia del siglo XVIII y una pañoleta escolar? La luz para ordenar el simulado desconcierto llega desde las letras estampadas en páginas asidas a las paredes.

Literatura y museografía van de la mano en Lo que sabe Alejandro, versión expográfica del trinitario Víctor Echenagusía Peña, basada en el cuento homónimo de Andrés Pi Andreu, escritor habanero radicado en los Estados Unidos.

Por vez primera en el territorio las distintas manifestaciones de las artes plásticas no están en función de ilustrar el contenido del texto, sino de “transcribir  en una visión ordenada la sustancia y los entes de una pura ficción, en este caso un libro infantil. Es una aventura sin paralelo en la museografía cubana, al menos que yo tenga noticia”, expresó el crítico de arte Atner Cadalso.

Insólita también le pareció al autor la idea esbozada por Víctor al concluir la lectura de Lo que sabe Alejandro, premio La Edad de Oro 2012; narración donde, a partir de los apuntes en su cuaderno de notas, el protagonista ofrece su visión infantil del mundo que lo rodea. ¿Cómo llevar al plano artístico el contenido literario sin caer en la trampa de la ilustración?

Los textos de Andrés Pi Andreu son reconocidos en el universo de la literatura infantil. (Foto: Carlos Luis Sotolongo/Escambray)
Los textos de Andrés Pi Andreu son reconocidos en el universo de la literatura infantil. (Foto: Carlos Luis Sotolongo/Escambray)

“Basado en el lenguaje del personaje principal, llevo los objetos que él mismo describe a lo expo-gráfico y utilizo objetos museables, fotografías, lencería, esculturas…”, añade Echenagusía.

La bendita dislocación traza un recorrido ordenado por episodios y no atendiendo a la cronología de la obra. En opinión de los avezados: “Víctor crea con esta exposición dos universos paralelos: ese que llamamos real y objetico y aquel que transcurre dentro de las páginas (…) El mundo entero puede estar contenido en solo un minúsculo puñado de objetos y recuerdos; pequeños objetos y recuerdos que le confieren sentido a una vida absolutamente infinita”.

A tal punto llega el preciosismo de la muestra que cuida el detalle de no transcribir a máquina los episodios, sino a través del puño y letra del pequeño Eloy Alejandro Sotolongo Rendón, quien estuvo “15 días escribiendo. Vaya, terminé con tremendo dolor en el brazo”, comenta a Escambray a modo de preciada declaración.

“Normalmente un ilustrador lo hubiese hecho plano, pero me parecía que había que dimensionar los objetos para una mayor riqueza visual. Hay quien dice que es una locura, quizás porque es diferente”, continúa Víctor, quien retoma sus esencias como museólogo, la pasión de la cual no logra desprenderse a sus 71 años pese a la trayectoria como investigador en cuestiones patrimoniales.

La muestra capta la atención del público por la atipicidad. (Foto: Carlos Luis Sotolongo/Escambray)
La muestra capta la atención del público por la atipicidad. (Foto: Carlos Luis Sotolongo/Escambray)

¿Cuánto hay de vivencia personal contenida en la exhibición?, pregunta Escambray.

Todos hemos sido niños y guardamos un referente de esos años, a veces mejor; a veces, no tanto. Fui muy feliz durante mi infancia hasta la adolescencia, cuando la guerra contra la dictadura me marcó notablemente. Al leer Lo que sabe Alejandro me di cuenta que era como retomar mi etapa infantil. También me sirvieron de referencia los dibujos de mis hijos, de niños del barrio. Por eso hay mucha autobiografía aquí, puede decirse que es el resultado de lo vivido”.

Quien asome por estos días a la Galería Tristá, perteneciente a la Oficina del Conservador de la Ciudad de Trinidad, le parecerá llegar a una suerte de almacén. Mas, si repara en las palabras presas en las cuartillas, podrá conocer con todas luces lo que Víctor Echenagusía sabe de Alejandro.

La mayoría de las piezas exhibidas pertenecen a instituciones culturales de Trinidad. (Foto: Carlos Luis Sotolongo/Escambray)
La mayoría de las piezas exhibidas pertenecen a instituciones culturales de Trinidad. (Foto: Carlos Luis Sotolongo/Escambray)
Víctor Echenagusía retoma su quehacer como museólogo en esta propuesta. (Foto: Carlos Luis Sotolongo/Escambray)
Víctor Echenagusía retoma su quehacer como museólogo en esta propuesta. (Foto: Carlos Luis Sotolongo/Escambray)

4 comentarios

  1. Víctor Echenagusia Capelastegui

    Estimado Victor.

    He leído este articulo en internet, y me ha sorprendido la coincidencia en el nombre ya que es poco frecuente.
    Veo que desarrollas una magnifica labor museológica.

    Desde Bilbao, un abrazo.

  2. Liyisi Rojas Enrique

    Es impresionante como Victor aúna cada detalle en esta versión expográfica y hace grandes reclamos a la imaginación. Son perceptibles los nexos entre la ilustración del arte, la estética, y la realidad social, incluso, todas las representaciones son una comunicación entre la sensibilidad del autor y el público.
    Mis felicitaciones.

  3. Aiblis Guerra Zerquera

    La expo de nuestro querido Victor fue como estar en otra época, vivir un pasado ya contado por nuestros abuelos . Espero sirva de guía para futuras generaciones. Bendiciones para el y que siempre nos sorprenda con algo nuevo.
    Excelente artículo Carlos, me gusta tu forma de llegar y transmitir a ese público, sigue trabajando con la responsabilidad y amor que te caracterizan. Felicidades.

  4. Victor Echenagusía Peña

    Muchas gracias Carlos Luis. La lectura de tu artículo me ha permitido continuar disfrutando de “Lo que sabe Alejandro”. Me ha permitido, tambien, sentirme orgulloso de lo que sabe mi amigo Carlos Luis.
    Un abrazo. Víctor

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.