Periódico de Sancti Spíritus

Remembranzas de un exdirector

Ferviente lector del medio de prensa que dirigió entre 1984 y 1988, lapso en el que mostró aciertos y se granjeó el respeto del colectivo pese a no contar con experiencia alguna en las lides periodísticas, Aramís Arteaga Pérez, hoy jubilado del sector del Comercio en la provincia, nos escribe.

Habitual remitente del espacio de correspondencia de Granma y con un historial envidiable en cuanto a activismo en las organizaciones políticas y de masas, quien es por naturaleza un analista social envía su manuscrito para rememorar pasajes de este medio de prensa, a propósito de conmemorarse las tres décadas y media de creada la columna destinada a sus lectores.

“Todos los sábados hago la cola para comprar el periódico, del que soy asiduo seguidor, por eso en estos días me alegra que se tuvieran en cuenta los 35 años de aquella primera sección, en mi opinión la más leída, sin restarles méritos a las otras”, subraya Aramís, y agrega: “Recordaba que desde que se pensó en la edición de un medio de prensa impreso aquí, siempre fue premisa esencial la vinculación con los lectores.

“Lo primero fue la encuesta para nombrar el rotativo y lo segundo, la selección de los corresponsales en los municipios, comunidades, centrales azucareros y centros importantes para por ellos conocer e informar lo que sucedía en la provincia”.

El remitente evoca una realidad de la que resultó ser el más ardiente defensor: la circulación diaria de cada edición de Escambray hasta la década de los 90, cuando se contaba con más espacio. También añade elementos. “En los cuatro años que tuve el honor de formar parte del colectivo de dirección, además de la sección de correspondencia y de la de corresponsales (nombrada Desde todos los puntos), tuvimos otras que también propiciaban la vinculación con la ciudadanía, como Óptica Jurídica, El Pregonero e Impacto, que salía diario con el fin de informar, denunciar y criticar cuando era necesario; todas se nutrían, en lo fundamental, de las misivas y llamadas telefónicas de quienes nos leían”, detalla.

Tras recordar que cada cierto tiempo se organizaban encuentros con los corresponsales en sus municipios de residencia e incluso en determinados centros, Arteaga Pérez menciona las reuniones con los vendedores de prensa, “para retroalimentarnos, saber sus preocupaciones y recoger sugerencias y críticas”, especifica.

“Ahora tengo la impresión de que en aquellos años los cuadros de empresas y organismos criticados o convocados a dar respuestas a una inquietud de la población eran más disciplinados y receptivos, aunque no existía el conocimiento que hoy tenemos de las leyes e indicaciones que los obligan a responder e informar; por eso hay quienes opinan que aunque nuestra prensa es crítica no siempre hay receptividad a lo que se alerta o denuncia”, considera Aramís.

“Esta situación, lamentablemente, afecta a casi todos los medios de difusión y ustedes no son una excepción, pero la han sabido revertir con un periodismo inteligente, investigativo, profundo y evidente que nos permite a los lectores sacar nuestras propias conclusiones y conocer dónde está la verdad, aunque los inculpados se hagan los desentendidos.

“Por eso nuestro periódico se ha convertido en referencia no solo de los espirituanos que vivimos aquí, sino también de los que lo leen en su edición digital en cualquier parte del mundo. Aprovecho para felicitarlos por el 35 aniversario de la sección Cartas de los lectores y por el trabajo que en general desde hace años están haciendo. Según muchos, entre los que me incluyo, Escambray es el mejor periódico de Cuba”, concluye el exdirector.



Escribe tu opinión:
Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.