Venezolanos repudian injerencia de la OEA en asuntos internos

Miles de partidarios de la Revolución bolivariana protagonizaron este jueves manifestaciones de repudio a la OEA en las plazas Bolívar de todo el país

Las delegaciones se pronunciaron mayoritariamente a favor del diálogo en Venezuela. (Foto: AVN)
Las delegaciones se pronunciaron mayoritariamente a favor del diálogo en Venezuela. (Foto: AVN)

La concentración rechazó además el viaje del presidente de la Asamblea Nacional (AN) y líder opositor, Henry Ramos Allup, a Washington para asistir, por encima de sus atribuciones, a la sesión extraordinaria de la Organización de Estados Americanos celebrada este jueves para tratar el caso de Venezuela.

Ramos tuvo que conformarse con una conferencia de prensa en Washington, sede de la organización, pues ningún estado miembro pidió su entrada.

No obstante, los manifestantes, incluidos activistas sociales, intelectuales, diputados de izquierda y ciudadanos comunes, repudiaron ese intento de usurpar las funciones del presidente de la República, el único facultado por la Constitución para decidir sobre política exterior.

El jefe de Estado convocó la víspera a las manifestaciones en un acto similar, al que asistieron trabajadores de la industria petrolera.

Hoy tuvo lugar la discusión en la OEA sobre la base de un informe extremadamente crítico presentado por el secretario general, Luis Almagro, pero no se llegó a decisión sobre si expulsar al país o enviar una misión diplomática para evaluar la situación interna.

Queda en el aire si este debate se retomará y, en caso de hacerse, cuándo sería, porque la sesión de hoy se levantó sin ningún anuncio al respecto.

Durante su intervención de la mañana en Washington, durante la asamblea de la OEA, la canciller venezolana, Delcy Rodríguez, criticó que el informe “desconoce expresamente que hay un gobierno legítimo y constitucional en Venezuela y se parcializa con los sectores que quieren el derrocamiento del gobierno”.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.