Agricultores espirituanos trazan estrategias para recuperar lo perdido por Irma

 

sancti spiritus, agricultura, huracan irma, cultivos varios, tabaco, cabaiguan, yaguajay, produccion de alimentos
Los mayores daños en las casas de tabaco se concentran en Cabaiguán, Taguasco y Yaguajay. (Foto: Aramís Fernández)

Tras los daños que provocó el huracán, el sector agropecuario echa manos a la recuperación y a la siembra de cultivos de ciclo corto

El patrimonio agropecuario de la provincia espirituana sirvió de diana a los vientos del huracán Irma, y el impacto puede considerarse entre los mayores sufridos por el sector luego del paso de un evento de este tipo, sobre todo por los daños dejados en los surcos, en los cafetales y en la infraestructura de las actividades porcina, avícola, tabacalera y ganadera.

Alberto Reina Montiel, subdelegado de la rama en Sancti Spíritus, informó a Escambray que alrededor de 28 000 hectáreas de diversas plantaciones —el 54 por ciento del área con existencia de cultivos— reportan afectaciones, las que son más acentuadas en el plátano y la yuca, en tanto como territorios los más golpeados fueron Yaguajay y Cabaiguán.

“No se trata de una afectación total; hay campos que son recuperables como es el caso del plátano burro, además se han podido cosechar más de 5 900 toneladas de productos, fundamentalmente plátano, yuca y calabaza, los que se han vendido a la población a través de la red de mercados y placitas de la provincia”, explicó.

La propia fuente declaró que la estrategia de recuperación consiste en reprogramar la campaña de siembra de frío bajo el concepto de reponer cada campo perdido a fin de que no disminuya el área en existencia de cultivos y darle prioridad a los renglones de ciclo corto para lograr escalonadamente una producción de alimentos a partir de los meses finales del año.

Junto a la rehabilitación de todas las plantaciones que permitan ese beneficio, el desagüe de las áreas inundadas y la protección de semillas como el cangre de yuca, la Agricultura espirituana prioriza actualmente la preparación de los terrenos y la producción de medios biológicos en las instalaciones del territorio a fin de encarar la plagas y enfermedades.

“No sabíamos cómo íbamos a enfrentar la campaña de siembra por la baja disponibilidad de agua que tenía la provincia, ahora el beneficio que tenemos en este sentido es muy grande, todo se llenó, se recuperaron los pozos y las condiciones cambiaron totalmente a favor de las plantaciones”, subrayó Reina Montiel.

En el área cafetalera, añadió, se localiza uno de los mayores estragos que dejó Irma en la Agricultura, como quiera que la afectación alcanza a 1 741 hectáreas —alrededor del 85 por ciento del cultivo—, a la vez que las pérdidas estimadas son de 918 hectáreas y unas 78 toneladas de café, esta última más concentrada en Fomento.

De las 500 latas del grano maduro existentes antes del huracán, se han recuperado más de la mitad, mientras brigadas de apoyo de las provincias orientales, junto a productores y fuerzas del territorio, con el auxilio de motosierras, laboran desde hace días en la rehabilitación de los cafetales a fin de liberarlos de los árboles caídos, según explicó el directivo.

En el sector tabacalero se reporta la pérdida de más de 2 000 canteros de semilleros, afectaciones en 1 041 aposentos de curar tabaco y se destruyeron totalmente 263 casas de curación.

Semilleros de hortalizas como el tomate, siembras de cebolla y granos y los frutales se incluyen también en el impacto dejado por Irma en el sector; renglones sobre los que se rediseñan, igual que en el tabaco, estrategias de recuperación a tono con la campaña en curso.

De acuerdo con datos oficiales, se dañaron en la provincia 263 vaquerías, casi 45 000 metros cuadrados de techos en las instalaciones porcinas y más de 9 000 en la Avicultura, en tanto se reportaban 1 330 muertes de cerdos, mayormente crías, y cerca de 16 000 aves, entre ponedoras y en desarrollo.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.