Periódico de Sancti Spíritus

Agua que no has de beber, ¿la dejarás correr?

Hay cosas que resultan inverosímiles. La inquietud que abordamos hoy en esta sección nos pudiera llevar a pensar que estamos recibiendo agua desde el mismísimo Amazonas.

Resulta que en el área que ocupan siete edificios multifamiliares frente al policlínico de Olivos I, en la circunvalante de la cabecera espirituana, cuatro salideros mayúsculos de agua potable ya parecen tener residencia oficial allí a juzgar por el tiempo que ha pasado sin ninguna solución.

El primero, que supera el año, se localiza en la toma de entrada del edificio 3 A; el segundo, en la tubería maestra que pasa por el fondo de ese inmueble, mientras el tercero brota de la arteria principal que abastece a los habitantes del 6 y el 7, también con suficiente tiempo de vida. Pero lo más sorprendente es que el cuarto derroche se produce en la propia cisterna que se desborda y deja correr el líquido durante varias horas por falta de un flotante o boya.

Tal panorama es lamentable si tenemos en cuenta la situación crítica que presenta la provincia, hoy declarada en estado de alerta por la intensa sequía, pero más bochornoso resulta el peloteo del cual han sido objeto algunos vecinos del lugar que han mostrado su interés personal para resolver dichas averías.

En la misiva dirigida a esta sección por José López Más, residente en el edificio 3 A, se pone de manifiesto el lleva y trae de que fue víctima. “Sobre el salidero de la tubería maestra enclavada al fondo del 3 A desde el propio mes de noviembre —fecha en que se produjo la rotura— me entrevisté con el director provincial de Acueducto y me manifestó que eso era responsabilidad de la Dirección Municipal de la Vivienda. El 30 de ese mes localizamos a un compañero del Departamento de Abastecimiento en Acueducto para que nos facilitara el pedazo de tubo que necesitábamos, quien también nos remitió a Vivienda.

“Ese mismo día nos personamos en dicha entidad y, luego de explicarle la intención de que nos facilitaran los recursos y algún personal especializado para resolver el problema nosotros mismos, una funcionaria nos mandó para la Oficina de Atención a la Población ubicada en la Plazoleta de Hanoi. Allí nos atendió un compañero que creo se llama Juan Carlos, quien tomó nota del asunto y prometió llegar al sitio de la avería sobre las dos de la tarde, pero todavía lo estamos esperando.

“He visitado el local de la Plazoleta en otras seis ocasiones y no hemos podido contactar con el compañero. Exactamente el 22 de febrero pasado regresamos de nuevo a ese local y cuando logramos ver a dicho funcionario nos manifestó que no nos podía atender porque tenía visita de la Defensa, entonces nos preguntamos: ¿es ese el método para atender a un ciudadano que busca solucionar un problema tan serio como el derroche de agua?”.

Escambray visitó el área afectada y comprobó tal derroche, además de ser testigo del trabajo que pasaban Yeiler, José y Diosdado, vecinos del lugar, tratando de resolver uno de los salideros, tras conseguir los recursos por medios propios con un costo monetario a cuenta de sus bolsillos.

El peloteo y la burocracia siguen haciendo daño en nuestra sociedad. Esperemos una respuesta del responsable de esas averías, ya sea Acueducto o Vivienda. Cuidado con las limitaciones de fincas, que muchas veces quedan en el terreno de nadie.


Comentarios

Una respuesta to “Agua que no has de beber, ¿la dejarás correr?”
  1. Yulerne dice:

    Es impresionante como la situación del agua en el municipio de trinidad cada día se agrava mas y la población no siente que a alguien le interese, zonas que el preciado liquido apenas le llega o otras llenas de salideros que forman rios de derroche, sin contar la manipulación de las llaves a todas horas dando agua para zonas que no le corresponde.


Escribe tu opinión:
Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.