Periódico de Sancti Spíritus

Cocinas de inducción: ¿y ahora qué?

sancti spiritus, cocinas de induccion, comercio, empresa de servicios

Solo el 17 por ciento de los 182 000 núcleos espirituanos disponen de estas cocinas. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

Cada semana el taller El Píker, perteneciente a la Empresa de Servicios en el municipio de Sancti Spíritus, recibe opiniones desfavorables de algo que parece ser un tema recurrente y polémico: las llamadas cocinas de inducción, esas que desde el 2015 aparecieron en la red minorista de Comercio, generando al instante moloteras, empujones, cambalaches y mucha expectativa, debido a la alta demanda y a las pocas cantidades disponibles para su expendio a la población.

Básicamente, quienes pudieron adquirirlas y a la vuelta de un tiempo las tienen rotas cuestionan la falta de piezas de repuesto, la demora en solucionar la avería, el alto costo de los accesorios destinados al arreglo y hasta el descrédito, sí, debido a las negativas que reciben los clientes, semana tras semana, cuando intentan averiguar por dónde andan los recursos para su fogón digital. Lo que nadie imagina es la cantidad de vueltas que dan las piezas antes de llegar a su destino final.

En el programa radiotelevisivo Mesa Redonda recientemente se informó que la industria nacional produce cada año 28 400 de estos equipos; sin embargo, persiste una duda: ¿por qué escasean las piezas si junto con los recursos para la fabricación llegaron los previstos para las reparaciones?

Según refiere el administrador de El Píker, la distribución de dichos accesorios está considerada como un “mecanismo diabólico”, en el que si algo sobra es la cantidad de intermediarios, desde que se clasifica la rotura por parte de un mecánico y se solicita la pieza a través de la Empresa de Servicios, hasta que llega el pedido, pasando por entidades como Ecepae, Divep, La Universal y quién sabe cuántas más. El caso es que nunca antes de los tres meses el cliente recibe respuesta. 

Las cocinas de inducción constituyen un paliativo para aliviar la situación de la elaboración de alimentos en los hogares, pero no se generalizarán, tal y como ocurrió con el módulo de equipos electrodomésticos distribuidos en el 2005, sino que estarán a disposición del mercado para que la población las adquiera voluntariamente.

El país apuesta por su validez, por ser un equipo menos consumidor de electricidad, que garantiza un uso más racional de la energía, y en la medida que se ahorre por concepto de su aplicación se invertirá para ampliar su fabricación.

 Sancti Spíritus tiene una demanda actual de 148 121 cocinas —si se diera el caso de que cada familia quisiera acceder a este producto—, que se expende con un menaje a 500 pesos en moneda nacional, un precio para nada barato, aunque existen facilidades de pago que permiten su compra.

 En la red de Comercio se han vendido 33 879 módulos, incluidos los 3 339 que se distribuyeron para los casos sociales de la provincia, lo que significa que solo el 17 por ciento de los 182 000 núcleos espirituanos disponen del equipo.

En declaraciones a Escambray representantes del Grupo Empresarial de Comercio trataron de ilustrar la forma en que se extiende la oferta a otros territorios, buscando, en primer lugar, una mayor equidad, en dependencia del número de consumidores; pero este propio organismo asevera que la idea de anotar en la Libreta de Abastecimiento la compra no convierte al producto en algo normado y, mucho menos, asegura que habrá uno por cada núcleo. Esta medida es, a todas luces, un exceso de control, porque a fin de cuentas las cocinas de inducción son liberadas.

Nadie como Marlene Duardo, una de las poseedoras de la nueva tecnología, para saber a cuántas vicisitudes se ha debido enfrentar antes de arreglar su cocina, la cual sufrió roturas en el cristal y la placa principal a causa de una explosión provocada por la cafetera. Otros clientes afirman que su equipo les provoca un campo magnético que afecta a otros electrodomésticos del hogar. Pero, al decir de los directivos de la Empresa Provincial de Servicios, el índice de rotura de la provincia es muy bajo (3.5 por ciento) y hoy solo existen 67 inscritos en la lista de espera.

Me gustaría creer en esa cifra que, como es lógico, es la que se reporta a todos los niveles, al parecer sin una minuciosa investigación que desnude las verdaderas estadísticas sobre el tema. Para mí, los números en este sentido son estimados, porque conozco casos que al ir en busca de la solución en los talleres donde arreglan la cocina (uno por cada municipio) y no tener la certeza de que en breve podrán resolver el problema, deciden regresar a casa sin hacer la inscripción oficial.

El precio es algo que también molesta, pues para arreglar el cristal del fogón digital los clientes deben pagar 91 pesos con la mano de obra incluida, 23 por el cable, 50 por el ventilador, la placa principal cuesta 221.50, la placa de control, 69; la bobina, 113, y los transistores, 187, cifras que se acercan al precio de compra del módulo.

Este año a Sancti Spíritus deben entrar otras 14 140 cocinas de inducción, que pasarán por los mismos mecanismos de entrega para llegar a los municipios. Mientras, habrá que seguir remendando los módulos electrodomésticos o esperando a que disminuyan las kilométricas colas para acceder al gas liberado que ya llegó, por lo menos, a la capital de la provincia.


Comentarios

6 Respuestas to “Cocinas de inducción: ¿y ahora qué?”
  1. mayelin martinez dice:

    buenos dias, todo esta muy bien y son claras las resùestas pero mi pregunta es LA PERSONAS QUE NO HAN OBTENIDO ESTE MODULO PARA CUANDO SERA, PORQ NO SE DISTRIBUYE POR BODEGA A LOS CONSUMIDORES QUE FALTAN Y ESTO ESTA NAOTADO EN LAS LIBRETAS, YO MISMA NO LO PUDE OBTENER POR LAS COLAS Y PORQUE SOY TRABAJADORA

  2. gicler delgado dice:

    Necesitan inducir la comida ,la jama,la papa..no la forma de emitir calor!

  3. Razon.com dice:

    ciertamente la investigacion de la periodista esclarece algunos temas que evidentemente la poblacion tiene dudas, pero ciertamente si no existe control en la entrega aun cuando han tratado de normarla por la libreta de abastecimiento, existe el descontrol, las moloteras, las coleras que se aprovechan de todo para lucrar, las personas que trabajamos y que no podemos estar una semana ni un dia durmiendo en una cola pues nunca llegamos a adquir ni modulos ni gas, particularmente quiero aprovechar este marco y dar un reconocimeinto al presidente del gobierno alexis llorent al cual lo he evidenciado tomando decisiones muy oportunas, encontre muy bien la toma de soluciones con respecto a la venta del gas, esperemos tomen la misma solucion a partir de este año para evitar conflictos y lucros con la venta del fogon de induccion a los disimiles trabajadores que no podemos dejar de laborar para comprar nada.

  4. made dice:

    Que pasa que no me llega mi menaje por no meterme en l cola o como decimos en la matason ahora no tengo lo que tanta falta me hace por eso la gente se esta matando tanto con el gas porque muchos nos preguntamos se acabara y despues me quedare sin nada por favor bamos a revisarnos que lo que se promete un dia despues es deuda.

  5. Charles dice:

    Interesante artículo que pudiera esclarecer la insertidumbre de la población sobre el tema pero…….. al final cuál es el verdadero porciento de rotura ????? Cómo es eso que dañan otros artículos del hogar ?????? qué tenemos en la cocina mejoría o peligro ????? Por favorrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr

    • xiomara dice:

      saludos Charles, coincido con tigo en que el verdadero por ciento de rotura es desconocido, porque las estadísticas que aparecen en los talleres de reparación no reflejan la verdadera realidad, como explico en el trabajo algunas personas deciden no inscribirse porque no existen las piezas, o porque el precio de la reparación es muy alto, en cuando a que generan un campo magnético que puede afectar a otros electrodomésticos, es real, a varias personas le ha sucedido sin saber la explicación, espero que este trabajo sirve para llamar la atención sobre el tema, en aras de que se llegue hasta la población en busca de la verdad, gracias.


Escribe tu opinión:
Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.