Periódico de Sancti Spíritus

¿Cómo aprender arte en el verano?

Diversas instituciones espirituanas han diseñado propuestas de superación para la actual etapa estival

sancti spiritus, etapa estival, verano, cursos de verano, escuela elemental de musica ernesto lecuona

Muchos jóvenes se han sentido motivados a cursar los talleres de la Escuela Elemental de Arte Ernesto Lecuona.

La llegada del verano no ha sido impedimento para quienes prefieren dedicar sus jornadas a aprender, una experiencia que ya ha cosechado aquí positivos resultados en años anteriores y que siempre es bien recibida.

Uno de los centros que apostaron por acoger cursos de verano fue la Escuela Elemental de Arte Ernesto Lecuona, de Sancti Spíritus, donde desde el pasado 4 de julio y hasta el venidero 21 se abren cada mañana sus puertas con propuestas que han sido del agrado de diferentes generaciones de yayaberos.

Según la directora de esa institución, Maida Pérez Cancio, se alistaron para esta nueva opción con un programa fuerte y diverso, en correspondencia con las dos manifestaciones artísticas que se imparten allí: Música y Danza.

“Con excepción del taller de piano, que se ha exigido la presencia de niños y niñas entre 9 y 12 años, en el resto se ha matriculado desde los cinco años de edad. Nos ha sorprendido la gran participación de jóvenes, sobre todo en el de canto”, dice la directiva.

Precisamente, en la “Ernesto Lecuona” encontraron refugio para acomodar sus voces y adentrarse en el panorama de las notas musicales varios de los participantes del Concurso de interpretación Para vivir la canción, auspiciado por la filial espirituana de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) y que tiene lugar este fin de semana en el Teatro Principal de Sancti Spíritus.

Al concluir cada curso, profesores y alumnos muestran sus resultados en un gran taller final. No obstante, la máxima directiva del centro estudiantil ha diseñado para el próximo 20 de julio una gran gala con los mejores exponentes.

LA RUTA DE LA CERÁMICA

Entre las labores de resane y reparación que hoy se realizan en el Museo de Arte Colonial de Sancti Spíritus, también se sintieron en esta semana que ya concluye las explicaciones que permitieron tocar con las manos parte de la historia de la cerámica.

Según declaraciones de Iliana Barraquet, especialista en esa institución próxima a cumplir sus 50 años de vida, para ello se aprovecharon los exponentes de esa técnica de fabricación, procedente de otros siglos y varias nacionalidades.

Ese curso de verano, además, incluyó el intercambio con Félix Madrigal, uno de los ceramistas más prestigiosos del país, quien realizó algunas interpretaciones de las piezas de la colección del museo y las reprodujo con su sello.

Igualmente, de acuerdo con la especialista, se incluyó un recorrido por la maestría de excelencia de la familia Santander, de Trinidad.

MÁS CERCA DE JAPÓN

La Casa de la Guayabera de Sancti Spíritus es otro de los espacios de la ciudad del Yayabo que no se ha quedado atrás en esta etapa estival cuando de cursos se habla. A diferencia del resto de las instituciones, sus propuestas permanecerán durante los dos meses y evidencia un programa diverso, ya que tiene como objetivo la promoción de la cultura japonesa y el desarrollo de las manualidades.

Tal y como lo refiere Luis Ernesto Baracaldo Rodríguez, máximo responsable allí de las acciones de superación, entre las más demandadas están el curso de amigurami y el de iniciación a la lengua japonesa.

El primero de ellos se imparte todos los viernes en el horario de la tarde, por Elena Elina Arévalo Guevara, máxima responsable del proyecto Arte Elena y quien a través de los puntos de croché enseña cómo confeccionar muñecos; mientras que el segundo surgió como resultado del proyecto de colaboración entre la Fundación Japón, la Universidad de Sancti Spíritus José Martí Pérez y la propia Casa de la Guayabera, a fin de ofrecer a sus matriculados los conocimientos básicos para sostener una comunicación elemental en ese idioma.

Igualmente, los martes y jueves en la mañana la institución recibe a los amantes del origami. Por su parte, los miércoles y viernes en el mismo horario se imparte el curso Bonsái, arte vivo, para divulgar cómo pueden ser parte decorativa de los hogares y su cuidado contribuye a la conservación del medio ambiente.

De acuerdo con la propia fuente, algunas de estas propuestas trascenderán la etapa estival y formarán parte de la programación habitual de una de las instituciones más visitadas y atractivas en la ciudad del Yayabo.



Escribe tu opinión:
Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.