Cuenca del río Zaza, un mar en tierra adentro que recuperar – Escambray

Cuenca del río Zaza, un mar en tierra adentro que recuperar

La cuenca del río Zaza, la segunda más extensa de Cuba y cuyo cauce posee unos 213 kilómetros, sigue lamentándose de su situación ambiental

Cuenca, Rio Zaza, medio ambiente, CITA
Los asentamientos poblacionales son los mayores contaminantes de residuales líquidos en la cuenca Zaza.

A pesar de que su carga contaminante ha decrecido en los últimos años, aún son insuficientes las acciones ejecutadas en pos de lograr un equilibrio de su entorno.

Cifras aportadas por la Delegación del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA) en la provincia de Sancti Spíritus recogen que en el calendario recién concluido la carga contaminante se redujo en 1,2 por ciento, principalmente de aquellos desechos considerados más peligrosos, una cifra que aunque es superior a las de años anteriores, aún resulta pequeña.

Una pelea a capa y espada mantienen los especialistas ambientales contra empresas y la indolencia de la población; sin embargo, las medidas aplicadas por el CITMA son insuficientes frente a la falta de conciencia en este sentido y se impone, por tanto, la necesidad de sistematizar políticas integrales y colectivas para erradicar las fuentes nocivas del “Zaza”.

La mayor cantidad de residuales que se vierten a la cuenca –que abarca unos dos mil 413 kilómetros cuadrados y a varios municipios de Sancti Spíritus y Villa Clara– proviene de los asentamientos humanos.

No obstante, por su impacto negativo los más dañinos se concentran, por ejemplo, en los emitidos por las instalaciones sanitarias, los convenios porcinos y la Refinería Sergio Soto, de Cabaiguán, pues se trata de metales pesados y bacterias; de ahí, la importancia de los proyectos inversionistas que se ejecutan en esos centros.

Cuenca, Río Zaza, medio ambiente
La cuenca del Zaza abarca unos dos mil 413 kilómetros cuadrados y a varios municipios de Sancti Spíritus y Villa Clara.

Por eso también tiene gran relevancia el  programa desarrollado en la refinería espirituana, ya que este año se trabajará en la tercera etapa del proyecto para disminuir la carga al medio ambiente y en la cual se incluyen la nueva trampa de residuales, la instalación de las tuberías, las conexiones y la planta de tratamiento terciaria.

Pero hoy constituye un desafío para la provincia concluir las labores previstas, porque de su eficiencia depende la mejoría en ladisposición de la carga ambiental.

Referido a las discretas disminuciones de la carga contaminante,Néstor Álvarez, jefe de la Unidad de Medio Ambiente del CITMA en Sancti Spíritus, ha reiterado en varias ocasiones a la ACN que a ese ritmo se necesitarían unos 100 años para que la contaminación se redujera a niveles soportables para la cuenca Zaza.

Álvarez argumentó que acortar ese tiempo resulta difícil, no solo por los vertimientos de industrias y centros de servicios, sino, además, por la falta de sistemas de alcantarillado en muchas comunidades y el accionar negativo de la población.

A pesar de la situación, el organismo ha tenido resultados, pues de acuerdo con un informe de la delegación territorial que resume la situación de la cuenca, de los 130 convenios porcinos que existen en la provincia, unos 80 tienen biodigestores, y aun cuando al sistema de tratamiento de residuales actual del Hospital Provincial General Camilo Cienfuegos hay que hacerle mejoras, éste ya comenzó a funcionar.

Para que se tenga una idea de la importancia que tiene disminuir la carga emitida a la cuenca en la que se localiza el mayor embalse cubano, según directivos de Servicios Comunales en Sancti Spíritus, de 0,8 millones de metros cúbicos de desechos sólidos que se recogían hace dos años en el territorio, durante el 2016 se recolectaron 1,4 millones de metros cúbicos.

Mientras, con el fin de diagnosticar la situación de los recursos naturales y la diversidad biológica que posee, la cuenca del río Zaza se favorece actualmente con un proyecto internacional que en su etapa inicial contempla la subcuenca Tuinucú, y aunque falta mucho camino que recorrer, ya los primeros pasos se dan para que este mar en tierra adentro se vaya recuperando.

2 comentarios

  1. Davis Manuel
    Contra la falta de conciencia,la indolencia, están las leyes,ahora lo que falta es que los que están encargados de hacerlas cumplir,jueguen su rol
    Creo que ya es hora de que desde el circulo infantil se le inculque al niño el comportamiento ciudadano,es ahí donde empieza el rol del estado en formar sus ciudadanos,lo otro es dar en cada escuela y en cada nivel de educación una signatura con los derechos y deberes ciudadanos,incluyendo conocimientos básicos de la constitución y comportamiento social

  2. Cuando el propio Estado sea serio y tenga la intension real y objetivo de erradicar las cuentes contaminantes entonces darà gusto leer un articulo como este, son tantas pero tantas las cuentes contaminantes y no solo en la cuenca del rio, existen diversos lugares donde la contaminacion esta a la orden, vean el rio Yayabo a la vista de los extranjeros q nos visitan, las calles llenas de excremento de caballos, los autos de todo tipo con una carga contaminante allucinante, el molino Angel Montejo y asi etc etc. y muchas y diversas son las respuestas del gobierno y del Estado, pero en la concreta soluciones muy pocas, los particulares deben asumirlo con obligatoriedad y las empresas? O es que el hecho de ser entidades de Estado les da impunidad? El CITMA es juez y parte, xq debe regirse y hacer cumplir las leyes de proteccion al medio ambiente pero a la vez es un ministero del Estado, entonces que hace? Tener conciencia seria lo ideal, pero la conciencia hay que ganarla tambien sancionando, el derecho tiene doble funcion: coercitiva y educativa, pues a cumplir con ellas, no se puede ser ciego, el país esta en retroceso, y luego no habra tiempo ni recursos para levantarlo, la destruccion es mucha y la impunidad aun mayor. Ojala; y digo asi porque la mayoria hemos perdido las esperanzas con todo lo que hemos visto y vivido; y alguien se de cuenta y ponga punto final. Duele ver a mi país asi como esta, comencemos por botar un papelito en el cesto y no en la calle uno menos es uno menos. Quisiera ver la Cuba de mi infancia, donde las personas creo que eran mas conscientes se vivia mas feliz, con poco pero felices, se trabajaba con mas amor por las cosas y por la vida, casi todos vestiamos iguales, es verdad, pero no existia tanto individualismo como ahora, donde nadie siente nada y la hipocresia esta en cada esquina, con dolor, He dicho.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.