Periódico de Sancti Spíritus

Devin Kelley, el tirador de Texas

Devin Kelley presuntamente se quitó la vida tras matar a 26 feligreses de la iglesia First Baptist Church, en el pueblo de Sutherland Springs (Texas)

Devin Patrick Kelley perpetró el quinto peor tiroteo masivo en los Estados Unidos.

Tras una vida digna del olvido, en la que el maltrato a su pareja y su consiguiente expulsión de las Fuerzas Aéreas fueron los hitos más destacables, Devin Patrick Kelley entró este domingo en la historia negra de EEUU al perpetrar el quinto peor tiroteo masivo en los anales del país.

Para sorpresa de los millones de estadounidenses que oyeron hablar por primera vez de Kelley, este parecía encontrarse en una etapa de cierta estabilidad emocional en su vida.

A sus 26 años, este tejano estaba casado con la madre de sus dos hijos, Danielle Kelley, quien en su página de Instagram aún hace gala de ser la esposa de su “mejor amigo”. Al menos, esa era la imagen oficial que ofrecía la pareja a través de las redes sociales, pero no parece concordar con lo que se va descubriendo tras empezar a escarbar en el suceso ocurrido en ese pequeño municipio del condado de Wilson, que en apenas unos minutos perdió a cerca del 5% de su población a manos de Kelley.

Según informa la prensa local, entre 2009 y 2013, Danielle impartió en este modesto templo clases a niños pequeños, a los que les hablaba de Dios. Este dato hace sospechar a las autoridades que la elección de esta iglesia no es en absoluto casual, aunque lo que aún no está claro es si este ateo confeso tenía relación directa con alguno de los feligreses contra los que abrió fuego durante la celebración del culto.

La Policía ha descartado motivos raciales, religiosos o terroristas y ha atribuido la acción del tirador a causas personales. “No contemplamos que la acción se deba a motivos raciales o religiosos; sí podemos decirles que había una serie de problemas domésticos en su familia”, afirmó el portavoz del departamento de Seguridad Pública del estado, Freeman Martin, durante una rueda de prensa celebrada en la localidad donde tuvieron lugar los hechos.

Martin confirmó que la madrastra de Kelley era feligresa de la Primera Iglesia Bautista, congregación contra la que el sospechoso habría proferido una serie de amenazas por motivos que el funcionario dijo no poder detallar aún. Las autoridades también confirmaron que todo apunta a que Kelley acabó suicidándose y añadieron que diez personas, de la veintena de heridos del tiroteo, siguen en estado grave o muy crítico. Los otros diez o se encuentran estables o ya han recibido el alta.

Tampoco está claro todavía si el vecino que le hizo frente con su propia arma al salir de la iglesia vio en Kelley a un loco al que ya conocía o simplemente se encaró con una persona trastornada que abandonaba una parroquia con un rifle de asalto semiautomático, escasos segundos después de que se escucharan decenas de tiros en su interior. Lo que sí se sabe es que no fue la primera vez que este exmilitar tuvo que hacer frente a las consecuencias de sus actos.

Años antes de conocer a Danielle, en abril de 2011, Devin contrajo matrimonio con Tessa K. Kelley, con quien tuvo un hijo. Sin embargo, este primer matrimonio apenas duró unos meses debido a los malos tratos sufridos tanto por ella como por su hijo, según denunció Tessa en 2012 ante las autoridades locales. Esta actitud no pasó desapercibida para las Fuerzas Aéreas estadounidenses, de las que el tejano formaba parte desde 2010, que optaron por someterle a una corte marcial por malos tratos a su familia, lo que le acabó costando doce meses de arresto, ser degradado y, finalmente, ser licenciado por mala conducta.

Kelley distaba mucho de ser un piloto y sus funciones se limitaban a tareas logísticas, en la base aérea de Holloman, en Nuevo México, según fuentes del Pentágono. Sin embargo, pese a no haber tenido la opción de combatir en primera línea de fuego, o tal vez precisamente por este motivo, la afición de Kelley por las armas era bien conocida por sus allegados.

Medios locales han publicado que el tirador disfrutaba largas temporadas en casa de sus padres, en un propiedad en las afueras de San Antonio de más de diez mil metros cuadrados, donde pasaba las horas muertas afinando su puntería. Como es habitual en estos casos, las fuerzas del orden están registrando tanto su residencia como la de sus padres, en busca de pruebas que puedan arrojar algo de luz sobre la matanza.



Escribe tu opinión:
Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.