Periódico de Sancti Spíritus

El examen pendiente de los Gallos

sancti spiritus, gallos 57 snb, serie nacional de beisbol, 57 snb

El equipo aún debe aprender a rematar en el momento decisivo. (Foto: Reidel Gallo/ Escambray)

Aunque dieron un vuelco a su actuación anterior, los integrantes del equipo siguen con asignaturas pendientes

 

José Raúl: Yo no soy un mago

57 SNB: Tres Gallos en Juego de las Estrellas

El mismo día en que Sancti Spíritus sepultó sus esperanzas en la actual Serie Nacional de Béisbol, a Manolito Borroto se le rompió su refrigerador. “Juro que me dolió menos que la derrota”, sentenció.

Y, aunque la esposa no compartió del todo la elección, la anécdota ilustra el mejor saldo dejado por los Gallos, aun cuando se despidieron del “Huelga” con las gradas vacías, luego de una jornada dominical a estadio casi repleto.

 

Fuera del saldo competitivo y del salto cualitativo al subir seis lugares (noveno), hay que ponderar su capacidad para revivir el béisbol aquí, de llevarlo otra vez a las esquinas calientes en las calles, conversaciones hogareñas, callejeras o laborales y hasta de abultar el graderío no solo ante la subserie definitoria contra Villa Clara.

Será porque salió del frío sótano donde el conjunto quedó la pasada campaña; pero, transcurrido el espasmo, muchísimos espirituanos se mueven entre la complacencia, la conformidad y el reconocimiento, contrario a otras ocasiones cuando ha sucedido lo mismo: perder el juego bueno.

Soy de los que consideran que ciertamente el equipo se entregó y jugó pelota en serio. De otro modo no hubiese volteado un inicio nefasto de cuatro derrotas y un primer tercio de pitcheo macabro al permitir más de ocho limpias por juego, algo que el entrenador principal Juan de Dios Peña achaca, en parte, a una insuficiente preparación competitiva.

Sin aspavientos mediáticos, José Raúl Delgado demostró, con humildad e inteligencia, lo que prometió: extraer el máximo de cada jugador, tanto de los establecidos como de los noveles, casi con las mismas fichas sobre el terreno.

No lo admiten los técnicos, pero esta vez algo hicieron en la preparación para que el equipo se mantuviera entre los tres de mejor ofensiva en la campaña (307), aun cuando ya no cuente con aquella temible batería que los mantuvo clasificando 11 veces.

Muy mejorada estuvo también la defensa (974), luego de una arrancada ineficiente, algo que, junto al box, le costó partidos que al final hicieron falta.

A un lado los aplausos, despojémonos del triunfalismo que termina enlodando a los propios peloteros. ¿Pudo Sancti Spíritus seguir con vida? Creo que sí, como muchos espirituanos que asistieron al estadio en el cierre. Es verdad que el calendario fue brutal al obligarlos a jugar siete encuentros en cuatro días, mucho más con un pitcheo poco profundo, pero a la última subserie contra los Naranjas los Gallos llegaron con una ventaja que no supieron defender.

¿Fue José Raúl el villano? No, rotundamente. Lo fuera si el equipo no hubiese enseñado los mismos descosidos que antes. A un elenco probadamente competitivo como Villa Clara no se le puede jugar con tantas imprecisiones defensivas, por ejemplo, permitir un robo de tercera o dejar picar un fly entre tres. Tampoco se podía eternizar a Yamichel Pérez en el box tras abrir el octavo con boleto, una tónica que marcó las decisiones del colectivo durante toda la campaña.

A un partido de esa naturaleza había que entrarle con las agallas con que se les jugó a Matanzas e Industriales, aunque en contextos diferentes. Hombres como Dunieski Barroso, quien dejó ocho hombres en base, o como Orlando Acebey, quien por lo general le impregna pimienta al conjunto, no jugaron su mejor encuentro.

Añádale que en los dos juegos dominicales del adiós el bateo fue improductivo al conectar los mismos hits que los villaclareños y solo anotar cinco carreras en 18 innings, sin obviar que los Gallos salieron derrotados antes de tirarse la primera bola del segundo pleito, aun cuando tenían opciones de clasificar.

No todo el arsenal ofensivo se tradujo en carreras oportunas en juegos claves, aunque cuatro del roster regular compilaron sobre 300, en tanto el 1-2 de la alineación fue inestable.

Para algunos se llegó bastante lejos con un pitcheo tan frágil y a veces mal manejado, aunque al final mejoró hasta 5.45 PCL. Mientras Ramón Zúñiga se subutilizó en los inicios, los brazos de Yoanny Hernández y Yanieski Duardo acusaron sobreuso y cansancio al final. Los dos sumaron 88.3 entradas de relevo, con dos triunfos y tres salvados el primero, y tres triunfos y cuatro salvamentos el segundo.

Si Yamichel Pérez (un triunfo y efectividad de 5.74) y Pedro Álvarez (dos éxitos y 5.36 PCL) hubiesen respondido a medias a las expectativas que generaron sus brazos jóvenes, con solo una victoria de cada uno Sancti Spíritus hubiese sumado el partido que le faltó para los comodines. El contraste lo dio Ángel Peña (5.96 PCL), con aporte de cuatro victorias, que habrían sido más si desde el principio lo hubiesen utilizado como al final.

 Habrá que buscar lanzadores hasta donde no hay para la próxima campaña si se aspira a dar el pasito que faltó esta vez. Habrá que seguir poniendo tareas individuales y grupales para acabar de crecer en ese partido clave, sea al final o en el medio de la serie, ya que tenemos un equipo que no sabe rematar a un enemigo herido.

Reconocer su entrega es justo. Arrullarles los oídos con un aplauso desmedido no hará más que adelantar una y otra vez el saldo del examen que aún no aprueban los Gallos.


Comentarios

4 Respuestas to “El examen pendiente de los Gallos”
  1. alfredo cañete rodriguez dice:

    LO DE LOS GALLOS ES LO MISMO CON LO MISMO.MANDAR A TOCAR PELOTA A MENDOSA QUE ESTABA Y ESTÁ DESBORDADO PARA QUE BARROSO IMPULSARA SIN AUOT Y SABIENDO QUE LE IVÁN A PASAR A CEPEDA.COMO QUEDO YO.
    DEJAR A DAMICHER QUE ABRIERA EL OCTAVO Y ENCIMA DA BASE POR BOLA,LE DAN HIT Y DEJA QUE LE TIRE A YENIER.
    ASÍ NO SE GANAR

  2. Ylesus dice:

    Veo poca masa muscular en los lanzadores espirituanos, el propio Yamichel cuanto mide 1,68?. Así no habrá un pitcher que valga dos centavos!!

  3. Chalo dice:

    Importantísimo. El pitcheo es básico cuando de resultados se habla en la pelota. Ahí andamos mal, siento q es el area donde más hay q hacer hincapié y lo malo es q ya no se juega pelota a nivel de barrio, veo muy poca masividad y de ahí salían muchos peloteros, hay q rescatar eso hoy a los jóvenes les interesa más el fútbol que el béisbol y antes eso no era así. Siguen más al Barcelona y al Real Madrid que al béisbol de las Grandes Ligas.

    Y ya tenemos a Yulieski y a Yadira Puig desde este próximo martes en la final, la llamada Serie Mundial del béisbol de Grandes Ligas. Felicidades a los dos

  4. El observador dice:

    Que bueno que estarán en la segunda vuelta el gran Cepeda y Mendoza, realmente batearon para estar presente en la segunda vuelta.
    Lo de los lanzadores de SS es algo grave.
    Cuando Juan de Dios Peña estaba en el equipo Cuba, quién entrenaba los lanzadores era el Caña Ramos y no lo veo por ninguna parte……….es que lo han marginado por algo malo que hizo.
    Soy trinitario y no he visto al Pinki hace semanas, quién sabe donde estará.


Escribe tu opinión:
Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.