Huracán María devasta a Dominica

El primer ministro de esa pequeña nación del Caribe insular, Roosevelt Skerrit ha descrito a través de su cuenta de Facebook los efectos catastróficos del demoledor ciclón

dominica, huracan maria
Decenas de estructuras se quedaron sin techo en Dominica, donde los daños son notables luego del paso del huracán María. (Foto: AFP)

 

“Los reportes iniciales indican una devastación extendida. Hasta el momento, hemos perdido todo lo que se puede comprar y reemplazar por dinero“, ha informado este martes el primer ministro de Dominica, Roosevelt Skerrit, a través de su cuenta de Facebook tras el paso del huracán María por la isla caribeña, según informa Russia Today.

Skerrit asegura “no estar preocupado” por los daños materiales “porque son devastadores… en realidad, alucinantes“, ya que la prioridad pasa por ayudar a las personas atrapadas en las ruinas de varias estructuras destruidas por el ciclón. Según el mandatario, las operaciones de búsqueda comenzarán en la mañana del miércoles. La posibilidad de que se produzcan derrumbes que causen víctimas mortales y heridos preocupa a las autoridades.

En cuanto al alcance de la destrucción, el primer ministro “sospecha” que tanto los puertos como los aeropuertos de Dominica no podrán funcionar durante varios días. En este sentido, Skerrit ha pedido en su mensaje a otras naciones y organizaciones que envíen helicópteros a la isla. De hecho, él mismo querría usar uno para visitar varias partes de Dominica con el objetivo de “ver y determinar qué se necesita” allí.

La tarde de este lunes el huracán María alcanzó categoría 5, la máxima en la escala Saffir-Simpson, con vientos superiores a los 200 kilómetros por hora. El ciclón incluso dejó sin techo la casa del propio Skerrit, que quedó “completamente a merced” del ciclón, según señaló en otro mensaje publicado en Facebook.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.