Impone Erick Hernández récord mundial en dominio del balón

El cubano Erick Hernández impuso récord mundial en dominio del balón en la modalidad de sentado y solo con la cabeza, al mantener la esférica durante 43 minutos y cinco segundos sin que cayera al suelo

Fútbol, dominio, Erick Hernández
Erick Hernández implantó un nuevo record mundial de dominio del balón.
(Foto: ACN)


Este intento fue acogido una vez más por el hotel capitalino Copacabana, y con esa marca el bien llamado Dominador, de 51 años de edad, quebró su propia cota del orbe que era de 42.02 minutos y databa del pasado 15 de octubre de 2016.
A comienzos de la prueba me sentí desconcentrado porque se estaba transmitiendo en vivo por la televisión nacional, dijo.
Esa inmediatez, unida al deseo de que todo me quedara bien por el respeto que se merecen todos los que estaban siguiendo el intento, me pusieron un poco tenso, comentó Erick tras lograr el récord.
Para Hernández, el éxito de su triunfo estuvo en la buena preparación que llevó a cabo y, aunque parezca paradójico, al calor existente en el salón que acogió la prueba.
Mi cuello sufrió mucho porque debía atender bien a que el balón no se fuera de la vertical. Pero yo tengo muy buenas reservas físicas porque me preparo todo el año en el gimnasio y en las continuas carreras, pues como mínimo, dos veces a la semana corro entre cinco y diez kilómetros, aseguró.
Para esta prueba debí trabajar fuerte el músculo esternocleidomastoideo (situado a los lados del cuello), así como también los de la espalda y la zona abdominal, que eran los que más iban a sufrir en el intento. El calor no me afecta, pues me gusta sudar y estar a tope de intensidad, sentenció Erick.
Hernández comentó a la ACN que tiene previsto otro par de intentos de récords mundiales para este año con la pelota Brazuca, pero aclaró aún no ha definido qué modalidades empleará.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.