Industria arrocera espirituana en franca modernización

sancti spiritus, arroz, arrocera sur del jibaro, molino de arroz
En el secadero Tamarindo se concentran las mayores inversiones para ampliar el almacenamiento. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

El amplio proceso inversionista ofrece prioridad al incremento de la capacidad de almacenamiento de arroz seco

El 2018 se prevé como un período de beneficio para la industria arrocera en la provincia espirituana cuando entren en explotación importantes inversiones emprendidas en los últimos tiempos que incorporarán modernidad al molinado, al tratamiento de la semilla y permitirán ampliar la capacidad de almacenamiento de arroz seco, el punto menos adelantado de todo el procesamiento tecnológico.

Camilo Meneses Gómez, director técnico-industrial de la Empresa Agroindustrial de Granos Sur del Jíbaro (EAIG), informó a Escambray que para el año entrante está previsto darle valor de uso a los silos metálicos refrigerados que se montan en Tamarindo, los cuales elevarán la capacidad de depósito en 4 800 toneladas, aunque quedará sin cubrir la demanda total, pues prevalece una situación compleja en las bases de almacenes de Las Nuevas debido al deterioro que presentan.

“Con este montaje —añadió—, Sur del Jíbaro llegará a almacenar unas 21 000 toneladas de arroz seco, pero aún tendría un déficit de cerca de 15 000 toneladas, lo que obligará a usar otros silos de la provincia”.

Según la propia fuente, otra inversión de relevancia se acomete en el molino espirituano Ángel Montejo, la que debe quedar lista para enero próximo, lo cual permitirá elevar la capacidad diaria a 35 tonelada y convertirá ese proceso de molinado en el más moderno de la provincia.

“Se trata de una tecnología de última generación, todo el equipamiento de la planta es nuevo e, incluso, se trabaja para que el grano salga certificado y con una calidad superior”, señaló el directivo.

El montaje de una nueva planta de semilla en el secadero Los Españoles —a más de un 60 por ciento de ejecución y prevista a explotarse en el primer cuatrimestre del 2018— traerá consigo también un notable beneficio en las labores agrícolas.

Precisó Camilo Meneses que esta planta representa un salto cuantitativo y cualitativo porque tendrá capacidad para clasificar y tratar 100 toneladas de semilla, mientras la que actualmente se explota solo procesa 40. “Puede almacenar suficiente cantidad de arroz para satisfacer las demandas de las bases productivas, escalón que hoy está debilitado por la reducida capacidad”, aclaró.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.