La otra guerra de Siguaney

Impecable resultó la actuación sincronizada del personal médico y paramédico del Consultorio 24,  en la recepción masiva de heridos y su atención

defensa, salud, consultorio, Siguaney, Sancti Spíritus
El Consultorio No. 24, demostró estar preparado para enfrentar una recepción masiva de heridos. (Foto: Luis Herrera / Escambray)

Este 23 de abril, con la memoria puesta en la victoria de Playa Girón en 1961 contra los invasores que pretendieron destruir la Revolución  fresca aún como una lechuga, los habitantes de Siguaney en el municipio espirituano de Taguasco, desarrollaron un convincente ejercicio táctico de Zona de Defensa,  en el cual demostraron las experiencias acumuladas  de muchos años de adiestramiento y preparación,  para defender hasta con los dientes su turruño que tanto aman, de cualquier agresor que pretenda arrebatarle sus conquistas en la etapa de la Revolución Socialista, por la que están dispuestos a morir.

Sin embargo, la secretaria del Partido y presidenta del Consejo de Defensa Municipal, Anelys Ramírez González, habló  con orgullo a los miembros del Consejo de Defensa Provincial en pleno, que presenciaron  la jornada de preparación militar y patriótica,  de la otra guerra que se libra en Siguaney exitosamente, en diferentes frentes, en primer lugar cómo los residentes de ese poblado, que se quedó sin agua al secarse la presa  debido a la intensa sequía que sufre esta provincia central de Cuba: “La comunidad se unió por grupos de familias y construyeron a pico y pala 38 pozos  criollos, montaron turbinas o, sencillamente, sacan el agua con cubos para el consumo de sus hogares”, relató.

Cómo los trabajadores de la Unidad Básica de Producción Cooperativa  (UBPC) cañera, que en el 2010 obtuvo los rendimientos agrícolas más bajos del país con 9 toneladas de caña por hectáreas, en la zafra recién concluida alcanzaron 57 toneladas por hectárea y no decrecieron en sus estimados. También cumplen sus planes de producción y tienen a los campesinos  preparados para la defensa las tres cooperativas existentes en la zona. Sólo la Fábrica de Cemento no cumple los pedidos, debido a la falta de agua suficiente para producir y motivado por la no entrada aún de los medios solicitados para encarar el mejoramiento tecnológico de la industria.

En tal sentido, José Ramón Monteagudo Ruiz, miembro del Comité Central del Partido y presidente del Consejo de Defensa provincial, expresó que la zona de defensa es fuerte no sólo porque tenga preparados a todos los hombres y mujeres para combatir con un fusil al agresor, sino también porque los colectivos de las entidades que radican en su radio de acción enfrentan todas las tareas con unidad y logran mantener una economía sólida, lo que también beneficia a los trabajadores con mejores salarios, pues debemos estar preparados para una guerra larga y eso requiere también garantizar la alimentación de las tropas encargadas de combatir y de la población.

El personal de la Salud, en el Consultorio No. 24, demostró una vez más estar preparado para enfrentar una recepción masiva de heridos, episodio que les correspondió desarrollar como para del Ejercitito Táctico de la Zona de defensa, que tuvo como tema: Acciones de las entidades en el periodo de crisis y el desgaste sistemático del enemigo, donde las Brigadas de producción y Defensa de la Fábrica de Cemento, escenificaron  también el rechazo al ataque de un supuesto grupo insurgente armado que intentaba sabotear la maquinaria fabril.

Y, muy emotivo resultó el diálogo llevado a cabo por miembros de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana que tiene allí 164 asociados, con los pioneros de la escuela primaria Ramón López Peña, en el cual narraron sus vivencias dos de los 12 participantes en la batalla y victoria de Playa Giróny Playa Larga, en la bahía de Cochinos, en abril de 1961. “Ustedes son parte de la nueva generación de cubanos y deben beber de la historia combativa de nuestra Patria,  para forjar sus convicciones y valores patrióticos, cívicos, morales, de solidaridad, porque a ustedes les corresponderá dentro de unos años, garantizar la continuidad de nuestra Revolución”, les aconsejó el hombre que cuando se enfrentó a los mercenarios en 1961,  apenas tenía 15 años de edad.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.