¿La resurrección del Coppelia? (+fotos)

sancti spiritus, coppelia, gastronomia, helados
El Coppelia puede convertirse en centro de referencia y visita para los espirituanos. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

El loable proyecto de rehabilitación integral de la heladería espirituana remueve también viejas interrogantes sobre la prestación de servicios en esta unidad

Por estos días, posiblemente, nada es más esperado en Sancti Spíritus que la apertura de la heladería Coppelia, única de su tipo en la provincia, que desde el pasado mes de noviembre dejó de funcionar para enfrentarse a una reparación capital, razón suficiente para que los espirituanos especulen sobre el tema.

“Uno se crea tremendas expectativas y luego se desencanta con el mal servicio”, “Seguro que aumentan los precios para recuperar el dinero de la inversión”, “Para qué tanto confort si el helado llega tarde o de seguro seguirá derretido”, “Ahora sí dará gusto visitar el Coppelia”, “Hace falta que la vajilla sea la idónea”, “Ya estamos acostumbrados a que el servicio empiece bien y luego se relaje”.

Con estas opiniones Escambray desanda los caminos de la remodelación, la más importante practicada al centro en sus 30 años de vida y que durante tres meses abarcó casi la totalidad de sus áreas, a partir de un nexo entre lo que fue y lo que es hoy, sin desestimar la tipología Girón interpuesta en esta obra, pero que ahora dispone de retoques más exhaustivos del diseño, a tono con la estética de la neoplástica iniciada por el artista holandés Piet Mondrian.

    ARTE Y CONSTRUCCIÓN

 Para el arquitecto y artista de la plástica Vladimir Osés Torres, quien junto a Marcos Gallego Guzmán tuvo a su cargo el actual proyecto del Coppelia, entre las premisas del trabajo figuran las correcciones estéticas y funcionales relacionadas con la estructura y el mobiliario compuesto por mesas para seis, cuatro y dos personas; mientras que en el espacio central, entre los dos salones, se aprovecha el pretil interior con la creación de una cortina de agua, que se hará visible desde el exterior a través de los quiebrasoles.

 “Se trata de un diseño con novedosas técnicas de albañilería —explica Vladimir— que le aportan, definitivamente, un sello distintivo a la edificación, como son: el empleo de las lajas de piedra caliza y de color naranja para la ejecución de los muros de carga de las jardineras y de otras partes, así como en los tapices pulidos del mobiliario, que lo convierte en más higiénico y duradero, además del nuevo sistema de luces dispuestas en correspondencia con la ambientación y la actividad que allí se realizará.

sancti spiritus, coppelia, helados, gastronomia
Trabajadores por cuenta propia, del Fondo de Bienes Culturales y del sector gastronómico asumieron la remodelación. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

“Pretendemos que el Coppelia se convierta en un lugar de referencia y de visitas—expone Vladimir—, donde el cliente no solo consuma, sino que pueda apreciar los detalles arquitectónicos, que disfrute del entorno, la naturaleza y, por su puesto, de un buen servicio, este último determinante a la hora de satisfacer a la población; de lo contrario, todo el esfuerzo humano y el presupuesto invertido serían en vano”, alega finalmente el arquitecto.

Esa es la mayor aspiración de los espirituanos; aunque, definitivamente, hasta el momento en que fue interrumpido el expendio para iniciar la reparación, el Coppelia de la ciudad cabecera no acababa de tener quince, en lo esencial, por la mala calidad del helado (derretido una buena parte del tiempo), por la poca variedad en la oferta y por las diatribas asociadas al trato y la falta de profesionalidad en el servicio gastronómico.

“Atrás deben quedar estas insatisfacciones”, asegura Lázaro José Reyes, designado como administrador hace poco más de un mes, quien, junto a otros miembros de la administración, tiene la responsabilidad de velar por el buen desempeño de los 53 trabajadores del colectivo, compuesto no solo por cuatro fundadores, sino por otros con más o menos experiencia, incluso, algunos de reciente incorporación.

sancti spiritus, coppelia, helados, gastronomia
“Con la reparación se beneficiaron casi todas las áreas”, aseguró Dernesti.(Foto: Vicente Brito/ Escambray)

¿Tendremos por fin un Coppelia diferente?, ha venido preguntando Escambray por estos días quienes están involucrados en su rehabilitación.

Directivos del Grupo Empresarial del Comercio en Sancti Spíritus, aseguran que sí, tanto desde el punto de vista constructivo como en lo relacionado con el desempeño; porque se capacitó a todo el personal, con la intervención de especialistas del sector y profesores de la Universidad, en temas como la comunicación interpersonal, calidad y servicio, principalmente. A ello se une la uniformidad en el vestuario y la creación de condiciones de trabajo.

Dernesti Sánchez Morell, suddirector de Desarrollo e Inversiones en la Empresa Municipal de Gastronomía en Sancti Spíritus, destaca que a través de proveedores nacionales pudieron completar la vajilla de la heladería, copas, canoas, platos, jarras y vasos de cristal, además de las boleras y otros insumos que garantizarán la reapertura del centro, prevista para los próximos días en el horario habitual, es decir entre las 11:00 a.m. y las 10:40 p.m., de martes a domingo.

“Se repararon los seis freezers que estarán en las áreas de sodeo, al igual que la nevera de mantenimiento congelado, se colocaron dos cajas de agua nuevas y se crearon otras condiciones internas y externas para hacer más factible el trabajo de la unidad, inversión que superó los 280 000 pesos en moneda total”, dijo Dernesti.

La vox populi inquiere si el Coppelia funcionará con el sistema de autoservicio o de servido a la mesa.

Julio Alberto Collado Jiménez, director de la Empresa Municipal de Gastronomía, explica: “Mantendremos el servicio a la mesa como estaba instaurado antes del cierre temporal, con una distribución de cuatro dependientes en cada salón para atender a 86 clientes porque se incrementan las capacidades”.

sancti spiritus, coppelia, helados, gastronomia
El mobiliario está compuesto ahora por mesas para seis, cuatro y dos personas. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

Sobre el tema me gustaría sugerir que se piense en el futuro sobre la posibilidad de establecer el autoservicio, sistema con que inició dicha unidad en 1986, por sus conocidas ventajas y teniendo en cuenta, de antemano, que las personas hacen la cola a la intemperie, haya sol, frío o lluvia, lo que exige de un menor tiempo de espera.

Tampoco resulta iluso pensar en un incremento en los tipos de servicio, como ocurre en otras instalaciones similares en el país; entre ellos la venta de helado para consumir de tránsito por la calle o llevar hacia los hogares, claro está, siempre con la regulación requerida.

EL LÁCTEO, GARANTE IMPRESCINDIBLE

Dicen los entendidos que el gran problema de esta provincia siempre ha sido la falta de helados y que Sancti Spíritus figura entre las que menos lo consumían en Cuba, con una asignación anual de 26 000 galones destinados, principalmente, al Coppelia.

¿Estarán garantizados el helado y otros alimentos para hacer las más de 20 combinaciones previstas en la lista de precios?, pregunta Escambray.

Ariel Fernández Martín, director del Grupo Empresarial de Comercio en el territorio, certifica que los contratos con cada uno de los proveedores: Empresa de Bebidas y Refrescos, Acopio, Alimentaria y Lácteo están actualizados, solo espera que no se produzcan incumplimientos que afecten el servicio gastronómico, y aunque todos son importantes, si no hay helado se paralizaría la venta.

Para Daikel Castro Granda, especialista en Producción de la Empresa de Productos Lácteos Río Zaza, el problema con la congelación del helado que se elabora en la moderna planta espirituana está parcialmente resuelto, a partir de una reparación practicada al túnel de congelación. “En los últimos tiempos apreciamos una estabilidad en este sentido, pero confrontamos dificultades con los envases plásticos donde depositamos el alimento, por ello buscamos variantes con las cajas de cartón para no dejar de elaborar los 1 500 galones previstos diariamente”.

sancti spiritus, coppelia, helados, gastronomia
En solo tres meses la heladería cambió totalmente su imagen. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

¿Y en cuanto a la calidad y la variedad de sabores?

“Nosotros no hacemos helado coppelia —asegura Daikel—, sino el de crema, que sale bueno, a pesar de que existen dificultades con algunos de sus ingredientes, como los sabores en pastas que son importados, pero aquí buscamos variantes con sabores líquidos. Y, aunque la calidad es motivo de cuestionamiento, en más del 95 por ciento no obedece a causas relacionadas con la materia prima, sino con las condiciones de refrigeración para mantenerlo en las unidades donde lo venden o durante la transportación. Eso sí, cuando el helado se derrite y se vuelve a congelar pierde todas sus propiedades”.

Sin desconocer la actual coyuntura económica del país, Sancti Spíritus sigue transformando, para bien, la imagen de sus unidades gastronómicas, centros comerciales y otros sitios, un empeño loable y, sobre todo, muy costoso que no debería caer en saco roto.

Ojalá que esta resurrección del Coppelia sea el comienzo de una nueva era y no el calco mimético de otros proyectos que primero les hacen la boca agua a los clientes y luego los dejan con las ganas… de no volver.

21 comentarios

  1. Todo lo nuevo es como dice el dicho…Escoba nueva barre bien, ahora, se han planteado muchas verdades, se ha sacado una cuenta real, costo beneficio, y estoy de acuerdo, pero fijense bien, en el nuevo diseño hay en el techo colgando una estructura que no va haber vieja que se trepe en una escalera para limpiar por lo menos una vez al mes, la acumulacion de polvo que en ella se depositará, sumemósmosle que en las nuevas jardineras de lajas se acumulará tambien una buena cantidad, otra cosa, Ud. si puede ir, y puede entrar, y puede disfrutar de un helado derretido por el exeso de agua a la hora de que la mulata que lo despacha, con tremenda mala cara le dice que tiene que ser asi y ya, porque de no ser como dice ella, se traba la bolera, que no es bolera nada, es media bolera y se la cobra no a medio peso súmele la perdidad de privacidad que se oferta, porque Ud. quiere disfrutar su elado con uan compañia que no quiere que nadie lo moleste, pues nada le clavan a una persona repugnante o a un joven con una latica y un regeetoncito jodedor en su mesa, siga sumando que hay helado ahora pero veremos en julio si todavía queda, agreguen que esa miseria los fines de seman la esparcen por todo el paseo y sus calles, cerrando el paso vehicular, es como esparcir la pobreza para dar la imagen de que hauy mucho cuando la relaidad es que si en los centros que existen se planificaran y se brindaran los servicios d la manera mas correcta, no habría que esparcir esos servicios para aparentar tener mas, se esta jugando con la salud incluso del pueblo, porque con un airecito, se esparce la caquita de los caballitos que se han quedado clavaditos y sin normas para su andar con sus saquitos detras del fondillo y que sus conductores vacían a veces en la calle sin que nadie le ponga frenos a tamaña indiscilina entonces ese polvito de caca de caballo vuela al heladito, al dulcito, a la pizzita, y a su boquita, y por eso estamos tan jodidos, espero publiquen esto y tener muchos a mi unidos, porque es una verdad……hoy tenemos mas, pero mas de lo mismo…..veamos el nuevo proyecto del local de en frente vamos aver que le meten ahi, para mi lo mas importante no hubiera sido meter tanto dinero en Coppelia y si en el Camilo Cienfuegos, a fin de cuentas el helado particular esta ahi con mayor calidad, mas oferta y a cualquier hora, ese hospital el pobre da miedo…..piensen que el gobierno debio priorizar el hospital y haber trabajado ahi como se trabajo en el coppelia, rapido ese Camilo Cienfuegos es lo de nunca acabar lleva metido mas de 12 millones y no acaba.

    • Es cierto que en muchas ocasiones se invierte dinero en determinadas instalaciones, y primero la falta de cuidado de los recursos por parte de trabajadores y clientes que los visitan, y por otro lado la falta de profesionalidad y ética de quienes prestan el servicio son aspectos que se repiten una y otra vez, pero con todo respeto, quien se identifica como SERALMABAR está cargado de una tremenda dosis de pesimismo y mala intención, incluso palabras irrespetuosas hacia quienes ya laboran en el Cooppelia con su nueva imagen, que incluye nuevos administrativos, mostrando desconocimiento o falta de información respecto a la gran cantidad de recursos que hace varios años el estado está invirtiendo en la reparación del Hospital Provincial, o acaso hace tiempo que no lo visita? Cada cosa tiene su presupuesto, y el que más tiene es la salud y la educación en este país, así que el llamado debe ser el de cuidar todo cuanto se hace en ese Hospital, revisémonos todos para ver si hacemos y aportamos a la sociedad cosas, antes de ser tan hipercríticos, generalmente con un objetivo malintencionado. Lázaro.

  2. Hola, muy lindo la estructura del nuevo coopelia de la cuidad, pero la atención a la población pésina, pues hay pocas empleadas para atender las mesas y en mucho de los casos sae pasan horas esperando a que se atienda a los usuarios, creando esto un total desanimo en la problación, y a modo de sugerencia, es que por que no hacen cómo estaba antes, que el cliente sacaba su ticket y iba a la barra, se servia y se diriguia a la mesa, con esta alternativa puede ser efectiva, evitando que sea la dependiente quien sirva la mesa,

    gracias y espero esto se solucione, porque sino elevaré una queja a instancias del gobierno y el partido del territorio y de fuese necesario a nivel nacional, gracias

  3. Aliandys Lazo Otero

    La juventud espirituana acoge con beneplácito estas transformaciones, el Coppelia se extraña mucho y más en un país cálido como el nuestro, felicidades a los trabajadores que con tanto esfuerzo he visto trabajar a altas horas de la noche en el remodelamiento del lugar.

  4. Los espirituanos, o mejor dicho, los cubanos, ya estamos acostumbrado a esas cosas. No es nada raro ver algo que recien comienza y desde su puesta en marcha ya tiene problemas, ya sea de la propia edificación, de recursos o de los trabajadores que prestan el servicio. Asi que si nuestro Coppelia renace con problemas no podemos verlo como algo anormal, raro fuera que desde el primer día fuera la gloria. Es posible que no tenga dificultades los primeros días, pero si estamos seguros que rapidamente se rompe un banco y asi se queda, si el helado está derretido asi mismo lo venden. Si el empleado maltrata eso solo le molesta al cliente. En fin, que con esos bueyes tenemos que seguir arando.
    Ojalá que todo sea una maravilla

  5. Todo muy lindo, pero en vistas de lo vivido ya durante décadas, como diría la canción que empieza con “De qué callada manera” opino lo siguiente: yo, dudando.

  6. Y yo me pregunto: Quién le pone el cascabel al gato en materia de las medidas de las bolas de helado si todos nos quedamos callados cuando hemos sido estafados?

  7. Pastor (espirituano ausente)

    Siempre que visito mi provincia natal le hago la visita al coopelia, ahora cuando leo el artículo me lleno de deseos pero, caramba, cuánto pesimismo en las opiniones, yo soy optimista y “voy pa llá con mi gente”.

  8. Yo aqui en USA no perderia el tiempo en ir a una heladeria. Puedo comprar una tina del mejor healdoen la casa y comermelo sin tener que ir a ningun lado a hacer una cola.

  9. 26.000 galones significan 71 galones promedios por dia.
    71 galones por dia entre 53 empleados significa que el promedio de venta por empleado en el dia es de 1,4 galones.
    Yo no me explico como una heladeria con ese promedio de ventas puede vivir. (Salarios, compras, energia, agua,renovación, etc…) ……. estoy seguro que ningun particular calcula de esa forma…

    • Se te olvido restar los galones que se “desvian” para que los empleados puedan “resolver”.

      Eso sin olvidar que un galon de helado alcanza mas o menos para 30 personas. Si calculamos 71 x 30 vemos que al dia se pueden servir solamente 2130 personas, eso asumiendo que cada persona compra 4 onzas de helado (una bola) y que no se derrite ni una onza.

      Al final se ha hecho una inversion millonaria que no se puede recuperar. Cual es el beneficio entonces?

  10. Todo esto es muy bonito pero hay muchas cosas más que deben de cambiar y es lo que me preocupa. Miren en una ocasión en el local del frente donde se puso el coppelia mientras se realizaban estos arreglos fui a comerme unos helados en la tarde noche aproximadamente 30 minuto después de comer. Señores….. Me comí 20 bolas como si nada, así que se podrán imaginar el tamaño que tenían esas bolas. Yo no se si es la medida establecida por el estado o que lo dependientes son magos y desaparecen parte del helado….jajajaja…eso es lo que de verdad debe cambiar

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.