Logra patinadora espirituana boleto a Juegos Centroamericanos

Haila de la Caridad Brunet Álvarez se convirtió en la primera deportista espirituana que logra el boleto para los Centroamericanos del 2018 en Colombia

"El objetivo ahora es llegar en forma al 2018 para garantizar mi presencia en los Juegos”, explica la paninadora espirituana.
“El objetivo ahora es llegar en forma al 2018 para garantizar mi presencia en los Juegos”, explica la paninadora espirituana.

Haila de la Caridad Brunet Álvarez ya tiene un patín en los Juegos Centroamericanos del 2018, a celebrarse en Barranquilla, Colombia, primera deportista espirituana que logra el boleto para la cita múltiple.

Para conseguirlo, Haila debió correr durísimo al cierre del 2016 cuando asistió al Campeonato Panamericano de Naciones que se desarrolló en Buga, ciudad de esa propia nación sudamericana, campeona mundial de la disciplina que logró reunir a parte de lo mejor del continente americano en diciembre último.

“Fue un torneo muy fuerte por la presencia de los colombianos y otros atletas del área que son muy buenos —comenta la jovencita de 18 años—, pero a la vez eso es bueno porque te obliga a competir más duro y a elevar el nivel. Estoy contenta porque el objetivo principal era la clasificación.

Al ubicarse entre los 10 primeros países de la región centroamericana, Cuba, que asistió con seis atletas, obtuvo el boleto y el derecho a asistir con cuatro patinadores (dos por cada sexo) a la justa de Barranquilla.

La espirituana corrió los 300, 400 y 1000 metros, además de una distancia de fondo y el relevo, alcanzando los mejores saldos en la primera prueba, de la que es recordista nacional con 28.47 segundos.

“Competí entre los juveniles, aunque estos tienen el mismo nivel de los mayores”, refiere quien desde su incursión en el patinaje está acostumbrada a enfrentar rivales que le superan en edad y experiencia.

Mas, para poner los dos patines en los Juegos del 2018 en lo que serían sus segundos juegos regionales, a la multimedallista nacional le queda ruta y carretera, aunque con muchas opciones.

Su principal disputa debe librarla con las capitalinas Adriana Cantillo y Amanda García, participantes en este Panamericano, pero sobre todo la primera, su principal rival en el país.

Para ello pone a punto sus piernas, que durante estos días recibieron los beneficios del tratamiento con cámara hiperbárica en el Hospital Camilo Cienfuegos, para aliviar los dolores que habitualmente le acompañan en las competiciones.

“Ya me siento mucho mejor y el lunes próximo me incorporo a los entrenamientos. Todos los meses se hacen controles entre nosotros y el objetivo es llegar en forma al 2018 para garantizar mi presencia en los Juegos”, explica.

El primer examen del 2017 para ella será el torneo selectivo nacional con sede en Cienfuegos en marzo y luego debe participar en el Nacional Juvenil que se desarrollará en junio.

En esas citas aspira a aumentar su cosecha del 2016, que para ella fue poca, si tenemos en cuenta que está acostumbrada a arrasar en Escolares y Juveniles.

Agradece la clasificación temprana sobre todo por las pocas opciones que tiene Cuba de acceder a torneos de este tipo. De hecho, si ya tienen los boletos es porque Colombia costeó la participación cubana en las intenciones de hacer crecer este deporte y poder incluirlo en los cronogramas olímpicos.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.