Resaltan en Sancti Spíritus pensamiento profundamente martiano de Fidel

Desde este miércoles y hasta el día 19, unos 60 investigadores, profesores y estudiantes de casi todo el país se dan cita en el Coloquio Voces de la República

Fidel Castro, José Martí, Voces de la República, Sancti Spíritus, Cuba
La condición martiana de Fidel se hace presente desde la juventud.

El pensamiento profundamente martiano de Fidel Castro y su trayectoria en la Universidad de La Habana (UH) hasta convertirse en líder fueron destacados  durante la sesión inaugural del XIX Coloquio Voces de la República que acontece en Sancti Spíritus.

De acuerdo con la Doctora Francisca López Civeira, Profesora Emérito de la UH, el liderazgo del joven Fidel en esa etapa se va construyendo poco a poco en medio de una situación económica y social en Cuba muy convulsa y es precisamente en ese periodo, cuando se hace martiano, tal como él mismo reconoció en varias ocasiones.

Cuando el Comandante en Jefe entra a la casa de altos estudios, dijo López Civeira, había una tradición de aglutinarse en torno al pensamiento de José Martí, sobre todo a partir del presencia de Julio Antonio Mella, pero en 1945 era una institución muy compleja y heterogénea porque los alumnos estaban vinculados a las diversas fuerzas políticas.

Apuntó que otro fenómeno del que rápidamente se percata el Guerrillero del Tiempo es de que la Federación Estudiantil Universitaria (FEU) carecía de autonomía y es presidida por los decanos de las facultades o el propio rector, lo que conllevaba a turbios manejos.

En ese ambiente, comienza Fidel a desarrollar su vida como estudiante y como dirigente y en muchas ocasiones, tiene que “combatir” y defender sus ideas en condiciones adversas, todo lo cual se traduce en la conformación de un liderazgo que va más allá de la FEU y que se extiende, por ejemplo, a la lucha por el diferencial azucarero o al comité contra la discriminación racial.

Es luego en La Historia me Absolverá, el reconocido alegato en el juicio por los asaltos a los cuarteles Carlos Manuel de Céspedes y Moncada, ocurridos el 26 de julio de 1953, cuando vemos entonces a un hombre profundamente martiano, que lo mismo cita una frase de Martí de un discurso, de un Verso Sencillo, de una obra, significó la Profesora Emérito.

Desde este miércoles y hasta el día 19, unos 60 investigadores, profesores y estudiantes de casi todo el país se dan cita en el Coloquio Voces de la República, único evento en la nación caribeña que propone un acercamiento al periodo comprendido desde 1902 hasta 1958.

Al decir de Juan Eduardo Bernal Echemendía, presidente de la filial espirituana de la Sociedad Cultural José Martí, institución que organiza el encuentro, además de ponencias y conferencias, durante el coloquio se presentará un texto en el que se compilan algunas de las investigaciones más relevantes de ediciones anteriores.

Laboran por lograr enfoques más integrales de la Historia de Cuba

A través de la creación de alianzas con instituciones de la Isla y de otros países, el Instituto de Historia de Cuba (IHC) trabaja en el rescate de fuentes documentales que no han sido lo suficientemente estudiadas, lo que permitirá elaborar enfoques más integrales.

Al impartir la conferencia inaugural del XIX Coloquio Voces de la República, cita que desde este miércoles sesiona en Sancti Spíritus para debatir en torno a la etapa comprendida de 1902 a 1958, René González Barrios, presidente del IHC, dijo que más allá de indagar en materiales de reciente publicación, lo que se busca es compilar toda esa información que ofrece otra visión de la historia cubana.

Para ello, señaló, los esfuerzos se han dirigido a cuatro etapas fundamentales: la Cuba precolombina, la colonial, la neocolonial y la concerniente a la Revolución en el poder; mientras, aclaró que de lo que se trata es de hurgar en fuentes existentes en la mayor de las Antillas, como en los archivos eclesiásticos, y en otras dispersas en España, Estados Unidos, Francia, Inglaterra.

La historia nuestra es muy peculiar, subrayó González Barrios ante pedagogos, investigadores y estudiantes presentes en el evento que cierra sus puertas el día 19, y en ninguno de sus momentos puede verse o escribirse solo desde el punto de vista interno porque tiene mucho de esas otras naciones que a la postre contribuyeron a su formación.

En el caso de la época precolombina, puntualizó que las alianzas se han dirigido fundamentalmente al polo científico, puesto que las respuestas a muchas de las inquietudes de esa etapa no están en los textos, sino en estudios vinculados a la meteorología, a la biodiversidad o a la oceanografía, y todo ello permitirá entender cómo era este país antes de la llegada de los españoles.

El presidente del IHC acotó que con respecto a la colonia, gracias a esas integraciones con universidades e institutos, ya se han empezado a enviar a Cuba desde España las hojas de servicio de todos los generales que combatieron aquí, 75 colecciones de periódicos políticos y militares y mil 341 libros que abordan acontecimientos desde 1868 hasta 1898, entre otra extensa bibliografía.

Subrayó que para entender mejor la República mediatizada, ya se ha comenzado a digitalizar La Voz del pueblo –periódico que circuló de 1903 a 1965 y que facilitará conocer las reacciones de los cubanos ante la ocupación de la Base Naval de Guantánamo- y la Universidad del Aire, programa en el que se preserva una entrevista a Enrique Loynaz del Castillo, único general mambí del que se conserva su voz, entre otras importantes entrevistas.

González Barrios significó que hoy el gran reto está en socializar esa extensa y valiosa compilación hasta llevarla a la red de bibliotecas del país, porque muchas veces carecen del soporte tecnológico necesario, y puntualizó que entre los desafíos del IHC está también rescatar los testimonios de quienes han tenido el privilegio de vivir los acontecimientos más recientes de la historia.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.