Periódico de Sancti Spíritus

Salud cambió el cartel para evitar “errores de interpretación”

sancti spiritus, donacion de sangre, banco de sangre, homoxesualidad, orientacion sexual, salud publica

En el Banco de Sangre Provincial existen todas las condiciones para la atención a los donantes. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

La Dirección Provincial de Salud en Sancti Spíritus responde al comentario Donar sangre, no prejuicios, publicado en Escambray

Como una “interpretación errónea” ha calificado la Dirección Provincial de Salud en Sancti Spíritus la denuncia publicada el pasado sábado 29 de abril en Escambray a propósito de la información expuesta en la recepción del Banco de Sangre Provincial.

En el material periodístico se cuestionaba que en un cartel la propia institución recomendaba a homosexuales y bisexuales abstenerse de donar sangre; no obstante, en carta remitida a este órgano de prensa, el doctor Juan Luis Marcelo Pentón, director provincial de Salud, asegura que el letrero no buscaba segregar ni marginar a nadie.

Donar sangre, no prejuicios

Aunque Escambray considera que no se trata de un simple error de interpretación, aplaude el hecho de que en la institución hayan acordado actualizar la pancarta.

A continuación, el texto íntegro de la misiva:

“En la edición del sábado 29 de abril de 2017 se publicó en este medio de prensa por la compañera Lisandra Gómez Guerra el escrito bajo el título Donar sangre, no prejuicios, donde la referida periodista hace alusión al cartel que se encuentra ubicado detrás de la recepcionista en el Banco de Sangre Provincial, que informa a la población acerca de las particularidades de la salud que debe tener una persona para convertirse en donante de sangre.

“Argumenta en su comentario que este asunto preocupa porque es un síntoma de que en una institución perteneciente al sector de la Salud se mantengan concepciones erradas con respecto a la diversidad de gustos, comportamientos e inclinaciones en la sexualidad humana. “

Para el esclarecimiento de lo abordado, el Dr. Manuel Wong Remedios, subdirector de Atención Médica Provincial, crea una comisión que pueda esclarecer lo ocurrido, estando presidida la misma por el Dr. Roberto Gonzá- lez, director del Banco de Sangre; Lic. Diana Puerta, secretaria del sindicato; Víctor Pérez Perdomo, administrador; Miriam Ramírez Hernández, jefa del departamento de Calidad; Lic. Mario Cuéllar Lou, secretario del núcleo del PCC de la institución.

“La comisión corrobora que ciertamente existe una pancarta informativa referida en el artículo publicado en el periódico Escambray el pasado 29 de abril. Este se encuentra ubicado allí desde el año 2002 y nunca fue objeto de análisis, como tampoco de malas interpretaciones ni segregaciones hasta la fecha de este escrito.

“La información está basada en que la autoexclusión es una de las normativas del programa sectorizado por el Centro de Control Estatal de Medicamentos, el cual consiste en el derecho de los ciudadanos de forma espontánea y confidencial de considerar su donación segura, sino también a otros riesgos como práctica sexual promiscua, tener relaciones sexuales que porten hepatitis B, C, sífilis, gonorrea, sida, personas con menos de un año de haberse hecho tatuajes, perforaciones nasales o de orejas sin condiciones de asepsia.

“El Consejo de Dirección del Banco de Sangre Provincial, analizando la denuncia, decidió actualizar dicha pancarta, a pesar de que pudo interpretarse erróneamente el mensaje del mismo.

“En el centro nunca se han realizado campañas, ni existe intencionalidad alguna que atente contra los gustos y preferencias individuales de los ciudadanos, como se interpreta en el escrito. Ningún trabajador posee criterio ni concepción errónea en cuanto al homosexualismo como se manifiesta.

“Realmente está confeccionada la información desde hace aproximadamente 16 años, estando la dirección y trabajadores del centro abiertos a recibir sugerencias constructivas que emanen en favor de continuar fortaleciendo la calidad de la sangre que se recibe, para toda aquella persona que lo necesite bajo la premisa fundamental de que la seguridad de la sangre y sus derivados es esencial para lograr mayor eficiencia en la atención médica.

“Ser donante de sangre voluntario y altruista es una responsabilidad que adquiere el ciudadano que decida realizar su aporte a tan noble causa, por lo que reforzar y brindar la información necesaria es tarea del sistema de salud en aras de la concientización individual de la persona que asume el rol de donante, por lo que nunca serán suficientes las acciones necesarias que para este fi n se lleven a cabo”.


Comentarios

15 Respuestas to “Salud cambió el cartel para evitar “errores de interpretación””
  1. Cecilia Valdés dice:

    Es mas increible que el mismo cartel la respuesta dada al respecto, es como una burla a quienes leen, AUTOEXCLUIRSE de seguir trabajando en Salud Publica deberian quienes permitieron por tantos años dicho cartel y quienes firman la burlesca respuesta.

  2. Ylesus dice:

    Yo me maravillo con la hipocresía de la gente, ahora por un cartel mal interpretado quieren que incineren a gente buena y trabajadora. He donado sangre en varias ocasiones cuando se me ha solicitado, tuve la oportunidad de ver el cartel y no me pareció ofensivo. Si me consta el excelente trato y la profesionalidad del personal de salud que labora en ese centro, Nunca he visto que se dicriminara a nadie por ninguna razón, ya sea de preferencia sexual, color, religión o de ningún tipo. Exista o no el cartel se debe analizar cada donante para evitar la transmisión de cualquier enfermedad por esa via. Ya olvidaron el riezgo que tienen de adquirir el VIH los llamados HSH. Respeto el hecho de que cada cual elija su sexualidad, pero eso no les da derecho a poner en peligro la salud de otros, argumentando que son discriminados. ¿De veras creen que la dirección de salud es homofóbica?, recuerden cual es el sector donde más abundan trabajadores de esas características, incluyendo el propio Banco de Sangre. Espero que la Doctora en Letras Marta Marrón apruebe mi opinión!!

    • Ylesusito dice:

      El que se maravilla con la estupidez humana soy yo. Este tipo será familia de Donald Trump?

    • ylesus dice:

      Yo por mi parte seguiré donando sangre y no me importa si es para Marta Marrón, Diego, Eddy, Angel, Jose Luis, Gloria o un Gay, o cualquier hipercriticón que la necesite!!!

    • El Violín dice:

      El retraso mental de quienes se creen “normales” sí es peligroso…Tanto como el retraso del sectorial de salud, que llama “problemas de interpretación” a lo que evidentemente fue su “problema de redacción”…Capacitación, pero sobre todo capacitación mental para estos seres arcaicos…

    • Marcos dice:

      ” ahora por un cartel mal interpretado quieren que incineren a gente buena y trabajadora”….Por estas declaraciones asumo que le viene a Ud de cerca el dolor de una “supuesta incineración”. Si fue así y tomaron ME-DI-DAS con algún funcionario o trabajador de salud, solo le dan la razón a Escambray y a la periodista en que lo del cartel fue más que una sencilla “mala interpretación”; también demuestra que hubiera sido más sencillo reconocer que en efecto es un cartel discriminatorio y que no hay que “cortarle la cabeza” a nadie, más bien bajarla y admitir el error. Saludos.

      • Ylesus dice:

        Amigos foristas, me pregunto, cuantos de ustedes ha donado sangre alguna vez, me atrevo a pensar que nunca, pues su falta de humanidad e individualismo no se los permite. Se atreven a juzgar a persona que no conocen, por un “cartel” que quizas ni nunca han visto, ni han leido el artículo que dio origen a este. Criticar es muy fácil. No, no soy famila de TRUMP, pero si no fuera que?. No tengo el placer de tener a nadie cercano como un familiar ni como amigo, ni en el banco de sangre, ni en la Dirección de salud, pero me gustaría por la calidad humana que ahí trabaja. Solo creo en que las opiniones mal intencionadas de foristas amargados y siquitrillados de pedir la cabeza de gente que ni conoce ni sabe como trabaja están fuera de lugar. Con la vara que midas, serás medido. El que tiene techo de cristal, debe tener cuidado con las piedras. Ojalá algun dia no estén involucrados en un asunto que merezca un comentario periodístico, pues van a ver la cantidad de porquería que hablarán de ustedes, unos con razón, la mayoría sin ella.

  3. Arturo dice:

    Y colorin colorao, este cuento se ha acabao

  4. Marta Marrón dice:

    Compañeros de Escambray:
    Con la boca abierta me quedé al leer la réplica de Salud Pública. Ya escribií algo parecido debajo del trabajo de Lisandra, cuando este infame texto aún no aparecía en las páginas digitales, pero pudimos leerlo en la edición impresa del sábado anterior.
    Primero que todo quiero decir que constituye una gravísima falta de respeto a los lectores enviar a un órgano de prensa un texto tan mal redactado. Las faltas de concordancia, de coordinación en las ideas y el mal uso de gerundios y otros componentes del lenguaje saltan a la vista. De paso sea dicho: hasta el cartel contiene errores lingüísticos. ¡Y lleva años allí, según ellos, sin que alguien reparara no solo en los errores de forma, sino, sobre todo, de contenido!
    Es harto elocuente el cartel, vaya, basta publicarlo solo, sin comentario alguno, para darse cuenta de que la carta emnviada por las autoridades sanitarias busca solo protegerse de una crítica acertada, pero eludida por ellos, ya que aparentemente se creen infalibles.
    Hace algunos años, creo que a mediados de 2014, leí otra reacción similar (aquella tenía que ver con el Hospital Pediátrico) y creo que se torna preocupante esa tendencia a no aceptar las valoraciones externas, más cuando a ojos vistas se equivocan.
    Yo les recomendaría a quienes redactaron tal documento que contacten a los compañeros de la Asociación Cubana de Comunicadores Sociales para que les impartan un curso sobre cómo escribir, hilvanar ideas y, en fin, comunicarse. Así tal vez no incurran de nuevos errores aparte del ya denunciado por la publicación.
    Por último les recomiendo releer el escrito de la compañera Lisandra para que se percaten de que sí, que excluyen en lugar de sumar adeptos a la campaña de donación de sangre. Y discriminan, lo cual en los tiempos que corren es bastante grave.

    • ylesus dice:

      Compañera Marta, presuntamente es una letrada con alta calificación, pero hasta al más pinto de las palomas se le va un borrón. Por ejemplo en su comentario usted utiliza la palabra “emnviada”, que no existe en el diccionario, además hace referencia a “Salud Pública” refiriendose a la Dirección Provincial de Salud en Sancti Spíritus. Yo no soy un experto como usted, pero criticar es de lo más fácil. Recuerde que en “Salud Pública”, como usted dice, trabajan médicos, no miembros de la Real Academia de la Lengua Española. Gracias por leerme.

  5. Diego dice:

    Todo sea dicho, por cultura y por características de nuestra villa del Yayabo, esa “aldea dormida” como algunos la llaman, es, entre otras cosas, en extremo tradicional y bueno, homofóbica… Nada caballero, todos sabemos que las instituciones de salud están conformadas por seres humanos, como cualquier otra institución del país. Y cargamos con eso, lo arrastramos y no importa el nivel escolar que tengamos, aún seguimos teniendo dentro nuestros prejuicios soterrados o descaradamente expuestos a la luz pública. Siempre que un dirigente responde, el lenguaje dirigentil apunta a las medias tintas, al “no fue culpa mía, alguien me malinterpretó”, “yo estoy mejor dentro que fuera”, o el clásico “eres un hipercrítico y revisionista, disidente y desafecto al sistema”. Más allá de la discriminación, vaya que pica el cartelito para los gays, veamos más allá… La tersa o arrugada piel de todos los compañeros del primer nivel citados en el trabajo es bien marmórea, casi diamantina. Vaya son cariduros los muchachos!!!! Mejor ser más escueto y dar datos concretos, no disolverse en justificaciones y paredes de humo. ya alguien preguntaba qquién era el culpable y qué medida se tomó al respecto… No obstante, somos una potencia médica, de ello no puede quedar duda. Hablando de gays e ITS recuerdo el caso de un amigo mío que fue diagnosticado en Yaguajay con VIH hace ya algún tiempo y su mamá, que estaba enferma de los nervios de paso, iba hacia el consultorio a recibir la noticia sin sospecharlo, y una enfermera que estaba a la entrada delante de todo el mundo le soltó el “notición”. Qué medida se tomó con esa enfermera? Ninguna… Ya vemos, diferentes preguntas, una misma respeuesta. Y de seguro muchos otros pueden contar historias semejantes con el mismo final…

  6. Eddy Caro Azoy, PhD dice:

    UNA INTERPRETACIóN ERRONEA??
    ES UNA VERDADERA VERGUENZA QUE LA DIRECCION PROVINCIAL DE SALUD DE S. SPIRITUS CALIFIQUE DE ERRONEA LA MIRADA INEQUIVOCA DE TANTAS PERSONAS QUE OPINARAN LO MISMO ANTE SEMEJANTE DISPARATE.
    MUY MAL ANDAMOS SI EN VEZ DE RECONOCER EL ERROR GARRAFAL COMETIDO, TILDAN DE ‘MALA INTERPRETACIóN” LA OPINIóN CRITICA DE VARIOS LECTORES.
    Compañero Juan Luis Marcelo Pentón, con todo le respeto que usted merece, “Criticar no es morder”, admita usted o quien haya sido el responsable, que no hace falta ser muy ducho en lenguia española para entender alto y claro el mensaje discriminatorio y francamente homofóbico de ese disparate gráfico. De “buenas intenciones” se dice está poblado le camino hacia en infierno. Espero que semejantes disparates no e repitan.
    Muchas gracias.

  7. Ángel ruiz dice:

    No se debe esperar,somos los activistas quiénes debemos estar alerta,ha pasado en menor escala en otras ciudades,se habla,se reporta y se quita.Tia Yoya.

  8. Jose Luis dice:

    Claro intent de descriminar por orientacion sexual,que ,como no soy jurista,desconozco si las leyes contemplan un castigo bien merecido..El machismo se impone en las mentes de los burocratas

  9. Gloria Alicia León Martínez dice:

    Bueno, qué decía el cartel.
    Qué le pasó a quien lo puso.
    Se tomaran las medidas requeridas ante personas irresponsables


Escribe tu opinión:
Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.