Sancti Spíritus en la 57 SNB: Pitcheo wild – Escambray

Sancti Spíritus en la 57 SNB: Pitcheo wild

Concluido el primer tercio de la Serie Nacional de Béisbol, el pitcheo de los Gallos espirituanos muestra un descalabro inusual

sancti spiritus, los gallos, 57 snb, gallos 57 snb
En el box se le va la vida a la tropa de José Raúl Delgado. (Foto: Oscar Alfonso/ Escambray)

El primer tercio de la Serie Nacional en su versión 57 bajó sus telones. Deja atrás el impacto de la lluvia, tanto la que trastoca el calendario desde el cielo como en el espectáculo desde los bates, muy animados en estos inicios

En el caso de Sancti Spíritus deja otra lluvia, pero de preocupaciones, en particular por la tendencia de su pitcheo, con un descalabro inusual en años. Digamos que por el box se le va la vida a la tropa de José Raúl Delgado. Tal es el desastre que, incluso, en las victorias, primó el carreraje contrario. En la gira oriental el promedio de limpias por partido se elevó a un 7.16 (casi el doble de la media que es de 4.49), mientras el bateo contrario supera los 320, dígitos más propios de una pelota de manigua.

 ¿Qué hacer? Evaluar las causas del desmantelamiento y tantear entre las fichas disponibles, sobre todo porque es un mal generalizado. Tan inefectivo está el pitcheo abridor como el relevista, aunque este último tiene la mayor parte de las seis victorias de un elenco que hoy es penúltimo en ese departamento, el cual, según expertos, representa el 70 por ciento del juego.

Como regla, muy pocos abridores resisten hasta el quinto capítulo, en tanto contados relevistas han sido capaces de preservar ventajas en la pizarra. La solución debe aparecer casi con urgencia para tratar de apoyar la excelente respuesta del bateo.

Los Gallos se han soltado con el madero al punto de compilar 311, el tercer mejor promedio de la campaña con siete de sus hombres que batean por encima de 300, dos de ellos sobre 400: Yunier Mendoza (440) y José Carlos González (429). No obstante, tal desborde no siempre se manifiesta igual en todos los partidos, ni se traduce en carreras necesarias, pues en anotadas son séptimos, con 72.

Mas, para ser justos, si hoy la situación de los Gallos no es más complicada en la tabla de posiciones con su balance de 6-9 es, en buena medida, por el bateo y por la mala paridad de los equipos.

Reconforta la respuesta ofensiva de su columna vertebral del tercero al quinto turnos, aunque no siempre la productividad es la mejor. Descuella Eriel Sánchez con sus 327 de promedio y el que más carreras produce: diez anotadas y catorce impulsadas. Mendoza, con el tercer mejor promedio de la lid y entre los primeros en hits, tiene 10 impulsadas y solo seis anotadas. También José Carlos aprovechó muy bien la brecha, aunque solo ha traído para el home a cuatro hombres.

Individualmente otros destacados han sido Duniesky Barroso (377) con ocho impulsadas, Frederich Cepeda: 366, siete empujadas; Orlando Acebey: 348, seis remolcadas y Yunior Ibarra: 333, cuatro traídas para el plato.

Otro elemento. Para que el pitcheo gane en estabilidad también hace falta que mejoren los guantes, pues, aunque ya no es la hecatombe del inicio, con el 963 de promedio defensivo sigue siendo el penúltimo del torneo

En síntesis, los Gallos tienen varias tareas pendientes en el inicio del segundo tercio que los trae de vuelta a sus predios ante Isla de la Juventud durante sábado, domingo y lunes, para luego viajar a Cienfuegos. Ojalá lleguen las luces en el juego… y en las torres del “Huelga”. Pero de esto último hablaremos en otro momento.

One comment

  1. Lázaro Hernández

    7, 16 lanzaban antes del último partido, con las 13 que le hicieron en 5 entradas, los digitos deben haber subido hasta cerca de 8 y no se ve freno en esta carrera que se eleva cada día más.
    Veremos si vs la Isla un equipo que no es de mucho batear podemos revertir los números, porque realmente es díficil ganar con tantas carreras que le hacen a nuestros lanzadores.
    Por suerte estamos bateando con soltura y haciendo carreras.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.