Serie Mundial de Boxeo: Domador espirituano inicia camino triunfal

Yosbany Veitía en los pesos moscas (52), venció por 3-0 a Ramón Quiroga, en un combate donde optó por no emplearse a fondo ante su adversario

sancti spiritusm boxeo, serie mundial de boxeo, yosbany veitia, domadores de cuba
No me confié nunca de él, ya que tiene como uno de sus puntos fuertes la movilidad sobre el ring, destacó Veitía. (Foto: ACN)

 

Una auténtica demostración de boxeo le propinó este viernes la escuadra de los Domadores de Cuba a sus inoperantes rivales de los Cóndores de Argentina, en un cartel desarrollado en sus cinco pleitos de un solo lado y que tuvo por escenario al Coliseo de la Ciudad Deportiva de La Habana.

Durante su segunda presentación en la VII Serie Mundial de Boxeo (WSB) por la llave A, los vigentes monarcas de la pasada versión, no dejaron margen a las dudas y se llevaron el match en el formato C-2 (52, 60, 69, 81 y +91 kilogramos), de forma inapelable por 5-0.

El camino triunfal lo comenzó el espirituano Yosbany Veitía en los pesos moscas (52), vencedor por 3-0 (50-41, 50-42 y 50-45) de Ramón Quiroga, en un combate donde el subcampeón mundial de Doha 2015, optó por no emplearse a fondo ante su adversario.

«Lo conozco de una preparación que hicimos juntos en Argentina el año pasado, por eso no me confié nunca de él, ya que tiene como uno de sus puntos fuertes la movilidad sobre el ring. No obstante, necesitaba hacer mis cinco asaltos porque es mi primera pelea en el 2017», destacó Veitía.

Más animado fue el combate en los pesos ligeros (60) donde el capitalino Armando Martínez, conectó los golpes más efectivos y precisos sobre Joel Mafauad, este último inefectivo en su defensa y ataque, insuficientes para doblegar al cubano, quien se acreditó la sonrisa de manera unánime (doble 50-42 y 50-41).

De asegurar la velada se encargó el welter pinareño (69) Roniel Iglesias, tras obtener el triunfo por 3-0 (50-39, 50-40 y 50-43) frente al gaucho Federico Schinina. El campeón olímpico de Londres 2012 no se excedió sobre el cuadrilátero y trabajó a su gusto con excelentes combinaciones de ganchos al torso del oponente para luego conectarle al rostro desguarnecido.

El momento cumbre para el público llegó cuando el favorito Julio César la Cruz hizo valer los pronósticos precompetencia al vencer en 81 kg a Juan Rizo, quien aceptó confrontar al camagüeyano.

En una pelea totalmente enredada, el tres veces monarca del mundo tuvo que reacomodar su boxeo para sacar el éxito 3-0 (48-41, 48-42 y 48-40) ya que su contrincante, de una forma u otra, se le encaró empleando acciones frontales con más coraje que técnica.

«Creo que el árbitro no acató el ABC del boxeo ya que mi rival me atacó de forma no convencional. Sin embargo, este triunfo me deja como lección que tengo que prepararme ante hombres así, pues se te enredan los pleitos de forma muy rápida», remarcó Julio César.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.