Tiroteo en Texas: Trump culpa a la salud mental

El presidente de Estados Unidos considera que el tiroteo ocurrido este domingo en Texas tiene que ver con problemas de salud mental

Texas Church Massacre, USA, Donald Trump
En el tiroteo perpetrado este domingo en una iglesia baptista en Texas fueron asesinadas unas 26 personas. (Foto: AP)

El presidente de Estados Unidos (EE.UU.), Donald Trump, considera que el tiroteo ocurrido este domingo en una iglesia baptista en Texas, en el que murieron unas 26 personas, tiene que ver con problemas de salud mental.

Trump dijo que “la salud mental es el problema” con lo que deja de lado la posibilidad de considerar un cambio de política en el control de armas. La organización Gun Violence Archive (GVA), registró en 2016 un total de 58.221 casos de violencia armada en EE.UU., en los que murieron 15.059 personas.

“Ha sido un ataque espeluznante en una iglesia de una zona preciosa; qué triste, quién podría pensar que algo así podría pasar”, señaló el mandatario estadounidense en medio de su gira por Japón. Este sería el cuarto tiroteo más letal en la historia de EE.UU.

Durante una comparecencia de prensa junto al primer ministro japonés, Shinzo Abe, envió sus condolencias a los familiares de las víctimas y manifestó que EE.UU. “siempre es más fuerte cuando estamos unidos”.

(…) Los estadounidenses hacen lo que mejor hacemos: nos unimos. Nos unimos a las manos. Cerramos los brazos y a través de las lágrimas y la tristeza, nos mantenemos fuertes (…)

En el tiroteo al menos 26 personas que asistían a la misa dominical en el templo First Baptist Church, en Sutherland Springs, Texas, murieron debido a los disparos propinados por un hombre que portaba un rifle de asalto semiautomático.

Las autoridades señalaron que es difícil saber si el número de muertos aumentará en las próximas horas, pero trabajan para dar a los habitantes del lugar todas las respuestas relacionadas con el hecho.

Asimismo, Trump calificó lo ocurrido en Texas como un “acto de maldad” ocurrido en “un lugar de culto sagrado”.

El atacante fue identificado, según varios medios de comunicación, como Devin Kelley, de 26 años, que murió después de una persecución por parte de un residente local que armado con su propio rifle confrontó al criminal.

 

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.