Trinidad y Sancti Spíritus siguen abiertos al turismo

Las principales instalaciones de la provincia se mantienen en servicio. La amplia red de hostales existente en Trinidad no ha reportado daños y también se encuentra recibiendo clientes

sancti spiritus, huracan irma, turismo, polo turistico trinidad-sancti spiritus, mintur
Del Rijo, uno de los hoteles de la ciudad de Sancti Spíritus que presta servicios. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

Las instalaciones turísticas localizadas en Topes de Collantes, administradas por el grupo hotelero Gaviota, y las de Trinidad (ciudad y playa), subordinadas a Cubanacán S. A., también en ese municipio del centro-sur de Cuba, se encuentran operativas, según comunicados de esas entidades, citados por un despacho de la agencia Prensa Latina.

La vuelta a la normalidad en estos centros conllevó el trabajo coordinado e intensas jornadas de labor, protagonizadas por directivos, especialistas, técnicos y el resto de los trabajadores del sector, tras el paso del meteoro por la costa norte del archipiélago cubano en días recientes.

De acuerdo con Sandra Guerra Abdul-Chani, especialista principal de la Delegación Provincial del Mintur, en la ciudad de Sancti Spíritus también prestan servicios los hoteles Rancho Hatuey, Don Florencio, Plaza y Del Rijo, pertenecientes a Islazul, no así la villa Los Laureles y el Zaza por falta de fluido eléctrico, que lo harán a partir del lunes.

Según la funcionaria, la amplia red de hostales existente en Trinidad —en ese territorio operan en CUC un total 1 759— no ha reportado daños asociados a Irma y continúan recibiendo clientes.

En la villa San José del Lago, la instalación turística de la provincia más cercana al centro del meteoro, funciona parcialmente, mientras fuerzas del ramo y otras de apoyo impulsan las acciones de recuperación tras los daños reportados, sobre todo en la jardinería y el paisaje.

 

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.