Periódico de Sancti Spíritus

Venezuela en la encrucijada

Acosada por las acciones violentas de la oposición, las presiones de Washington y la posición ruin de la OEA, la patria de Chávez se juega la Revolución bolivariana y el destino de la integración regional

venezuela, oposicion venezolana, nicolas maduro, violencia

En los últimos días ha habido un salto cualitativo en la forma de mostrarse la violencia de la ultraderecha fascista. (Foto tomada de Correo del Orinoco)

Autoridades venezolanas han llamado la atención de que en los últimos días ha habido un salto cualitativo en la forma de mostrarse la violencia de la ultraderecha fascista, quemando hasta 50 ómnibus de una vez, asaltando e incendiando la casa natal del expresidente Chávez en Barinas, e instituciones de salud en Caracas y otros puntos, haciendo sabotajes de todo tipo, quemando vivos a civiles que suponen chavistas, atacando a la prensa; en fin, que la oligarquía está desmandada.

A pesar de los esfuerzos de la campaña de prensa interna y externa para dar una imagen de desastre que justifique una intervención humanitaria de la potencia hegemónica continental, las guarimbas están ocurriendo en menos de una veintena de municipios de los 335 que tiene el país, y se han visto involucradas en ella solo seis grandes ciudades en la zona nordeste, y unos pocos estados de los 23 que conforman esta nación de 900 000 kilómetros cuadrados.

Sin embargo, lo anterior no debe servir de consuelo que lleve a subestimar el peligro, máxime cuando factores externos crean con toda intención una realidad virtual capaz de llevar por el camino equivocado a la opinión pública internacional, y hacerla favorable a una intervención directa en los asuntos internos de la patria de Bolívar.

Uno de los retos que asume hoy el gobierno encabezado por el presidente Nicolás Maduro Moros es el de conjugar la acción ejecutiva encaminada hacia la conformación este año de una Asamblea Nacional Constituyente que modifique la Carta Magna aprobada en diciembre de 1999 y sirva para conducir a Venezuela por un derrotero de paz, y el enfrentamiento decidido a la violencia contrarrevolucionaria de guarimberos insolentes.

Se ha criticado al extinto presidente Chávez el no haber sido suficientemente severo a raíz del golpe de Estado en su contra del 11 de abril de 2002, puesto que muchos de quienes hoy hacen guerra abierta contra su sucesor, incurrieron entonces en delitos cuya gravedad justificaba la aplicación de muchos años de cárcel.

Esos elementos, entre quienes estaba el actual gobernador del Estado Miranda, Henrique Capriles Radonski, y otros conocidos cabecillas están sumiendo al país en el terrorismo y el desbarajuste económico.

El líder histórico de la Revolución cubana Fidel Castro dijo en una ocasión refiriéndose al bloqueo de Washington contra Cuba: “Nos aprietan el cuello y luego nos acusan de que no respiramos bien”. Eso mismo ha venido ocurriendo con la nación suramericana, sometida a una feroz guerra económica y luego criticada por sus carencias.

Como han demostrado recientes sondeos de opinión, crece en el pueblo venezolano la oposición a la violencia, así como el número de quienes apoyan el proceso hacia la Constituyente, entre los cuales se encuentran dirigentes de partidos que forman parte de la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

El chavismo cuenta en este instante con el apoyo de personas que, o se suman al proceso, o se reincorporan a él después de haber dado su voto a quienes demostraron ser enemigos de la paz y el progreso de Venezuela.

Las autoridades cuentan también con el respaldo firme del Ejército, cuyo jefe máximo Vladimir Padrino, ha dicho hace poco que si Washington no se ha apurado en lanzar su agresión contra la República bolivariana ha sido por temor a las consecuencias que un paso así le puede acarrear. No es un secreto que el país está lleno de armas y que, llegado el momento, habrá suficientes discípulos de Bolívar y Chávez para empuñarlas.

De otro lado, aunque el Comando Sur estadounidense se encuentra ocupado por estos días con un ejercicio militar con varias naciones caribeñas al noreste de Venezuela, la facilidad del actual inquilino de la Casa Blanca, Donald Trump, para buscarse problemas dentro y fuera de los Estados Unidos, y la volátil situación geopolítica en el Medio Oriente y en torno a Rusia, China y Corea del Norte, hacen dudar de que concentre su atención en este punto del mapa.

Podría ser este el momento oportuno para una acción más decidida contra quienes de forma alevosa conspiran contra la estabilidad del hermano país latinoamericano, intentando sembrar el caos y apoderarse del poder para luego cederlo graciosamente a sus tutores radicados en Washington, como hizo siempre la oligarquía.


Comentarios

3 Respuestas to “Venezuela en la encrucijada”
  1. Jorge luis dice:

    Me gusta tu articulo pastorcito ..la accion de gobierno debe ser enegicayala hora del librito en el bolsillo de chavezs,la contitucion. Paso jin revolocion defiende a los humildes esos son los que reclama nenergia .. sandra con esa riqueza quw dices antes del chavismo habia tanta miceria como ahora o mas solo que los ricos apoyaban las dictafuras 0ahora combaten al gobierno que defiende a los pobres la riqueza se la llevaba l aa esso la shell y denas cias petroleraso

    • Sandra Carlos@discard.email dice:

      La historia del cocholate
      Antes del actual gobierno habia esta situación:
      Los ricos: comian todo el chocolate que querían
      La clase media : comía muy a menudo chocolate
      La clase probre: comía cada rato un pedacito de chocolate

      Hoy en día
      No hay ni el pedacito de chocolate

  2. Sandra dice:

    Al escritor del artìculo: invasiòn del ejercito de EU no hay ni habrá . Da la impresiòn que falta el enemigo EU para poder justificar la situación. Los problemas son venezolanos, ya que no todos comparten con el gobierno actual y están con la situaciòn que uno de los paises más ricos del mundo se ha convertido en pobreza pura.


Escribe tu opinión:
Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.