Periódico de Sancti Spíritus

Yayabo está en la calle

Santiago, Sancti Spíritus, carnaval

Hasta el venidero 26 de julio en diferentes áreas se podrá disfrutar del programa del Santiago Espirituano.

Comparsas, carrozas, competencias de disfraces, agrupaciones en vivo… resultan propuestas comunes en predios espirituanos

El ir y venir de personas de un lado a otro, la música subida de volumen y los diversos colores delataron hoy un amanecer diferente en la ciudad del Yayabo. Llega así, arropada con los trajes del siglo XXI, la fiesta popular más antigua de la villa: el Santiago Espirituano.

Comparsas, carrozas, competencias de disfraces, presentaciones de agrupaciones en vivo… son algunas de las opciones que usted podrá encontrar si hasta el venidero 26 de julio decide recorrer las principales arterias espirituanas.

Como sucedió el año pasado, la celebración plantará bandera en el Complejo Recreativo-cultural Los Olivos, sede central de las festividades, donde se ubica la plataforma frente a la cual evolucionarán cada noche las cuatro comparsas y las seis carrozas; igualmente las gradas ya se encuentran acondicionadas para que el público pueda disfrutar de esas propuestas y de las galas de inicio, prevista para hoy, y conclusión del suceso, convocada para el propio 26 de julio.

Según explicó Yanisleidys Ramos Castellanos, secretaria del Consejo de la Administración Municipal de Sancti Spíritus, las comparsas Guaracheros de San Andrés, Estrellas de Colón, Aires de Pueblo Nuevo y la infantil Pinos Nuevos no competirán.

Por su parte, las seis carrozas correspondientes a las respectivas entidades de Agricultura, Pesca, Cultura, Emprova y Construcción sí lo harán, en tanto recorrerán de forma alternativa tres grandes zonas de la añeja urbe, a fin de tocar la mayor parte de los Consejos Populares. Como novedad de este año, se podrá disfrutar de una carroza infantil, apadrinada por Frutas Selectas.

Además, de conferir lauros a las carrozas con mejores condiciones técnicas y artísticas, se entregarán reconocimientos en otros certámenes que buscarán premiar el mejor bicitaxi, disfraz, calle engalanada y enramada, así como a la vidriera adornada con adecuados parámetros estéticos.

Asimismo, se realizarán juegos populares como el palo encebado, que históricamente han acompañado a los festejos originados en el siglo XVIII.

A CORRER EL SANTIAGO

A fin de evitar la aglomeración innecesaria de personas en un mismo espacio y extender las propuestas por la mayor parte de la ciudad, desde hace muchos años la fiesta se posiciona en áreas que ya son también de dominio popular.

En esta ocasión, los máximos responsables de la realización del Santiago han acondicionado a partir de hoy, además del Complejo Recreativo-cultural Los Olivos, otras ocho áreas abiertas e igual número de espacios cerrados, donde para entrar se deberá pagar un valor de 10 pesos por persona.

Las primeras ya han amanecido con música y ventas de comestibles, bisuterías, ropas, juguetes y bebidas, por lo que resulta fácil ver el cambio en las calles Sexta, en el Kilo-12; Bayamo, Plaza de Jesús, Plazoleta de Hanoi, así como Colón y Sobral.

En estas últimas es donde, además de la Plataforma Central, se presentarán las agrupaciones en vivo, ya que se les construyó un escenario alternativo para acoger esa opción.

Hasta este momento se había confirmado que allí regalarían sus conciertos la mayoría de los proyectos musicales del territorio. Mientras, para Los Olivos reservaron para esta noche y mañana a Cándido Fabré y su banda; el 24 y 25 de julio a Yumurí y sus hermanos y para el último día planificaron, primero en la matiné de la Discocentro y luego en la plaza a Odelquis Revé y su Changüí.

En busca de propiciar una diversión más intimista, también se han modificado por estos días otros espacios como el Rincón del bolero, en el Café Central; el Rincón de la rumba, en la Discocentro; el Patio de la Salsa, en El Pollito; el Platanal de Bartolo en el Consejo Popular de Colón; el área ranchera en el Parque de Ferias Delio Luna Echemendía; el 26 Colonial, en el patio del Hotel Colonial y en la Casa de la Trova Miguel Companioni, el área de tradiciones.

En cada uno de ellos se podrá disfrutar de espectáculos especializados y de esa forma, a juicios de los organizadores de la longeva celebración, se aspira satisfacer un mayor número de gustos.

Las opciones infantiles, por su parte, se concentrarán en el zoológico y, a partir de la siete de la noche, en el parque inflable que se ubicará en la conocida Plazoleta Vieja de Olivos I. Destinados a la juventud se reservan las propuestas en la Plazoleta de Hanoi.

Para el venidero 25 de julio, Día del Espirituano Ausente y de la Guayabera, nuestra prenda nacional, también se han concebido opciones dentro del programa, a fin de agasajar una efeméride que, aunque no recibe desde hace tiempo los “bombos y platillos” que le caracterizaron antaño, sí es esperada por varias generaciones.

MÁS QUE MÚSICA Y BAILE

El Santiago Espirituano se convierte en el momento ideal para que se pongan en venta todo tipo de productos y en movimiento los más sui géneris aparatos recreativos. Según la comisión organizadora, se otorgaron con disciplina las licencias para ejercer diversas actividades tanto al sector estatal como particular.

Para ello, en cada una de las áreas se habilitaron espacios determinados para su puesta en funcionamiento. Los mismos serán sistemáticamente evaluados para evitar irregularidades como las violaciones de precios que suelen aparecer cuando la demanda crece.

En representación de la Asamblea Municipal del Poder Popular en Sancti Spíritus, Yanisleidys Ramos Castellanos expresó que han preparado un evento como merecido regalo al pueblo después de un año de intenso trabajo y en saludo al aniversario 64 del asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes.

“Aspiramos que exista la disciplina y organización para que no ocurran hechos desagradables. Se ha diseñado un programa con esfuerzo para el disfrute de cada familia que espera cada año correr el Santiago Espirituano”, concluyó.



Escribe tu opinión:
Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.