Gleyner y Daniela, los reyes de Bailando en Cuba II

La pareja número 9 disfrutará de una beca con Crea Dance Fundation Maria Robira en Barcelona, España, entre otros premios

cuba, bailando en cuba, musica, danza, television cubana
Pareja ganadora de Bailando en Cuba II. (Foto: @bailandoencuba/ Facebook)

La noticia, por supuesto, es que Gleyner Jesús Delgado Nápoles y Daniela Rojas O´Farril, la pareja número 9, ganaron la competencia de Bailando en Cuba (dos), y que entre otros premios, disfrutarán de una beca con Crea Dance Fundation Maria Robira en Barcelona, España.

Pero no menos importante es que el premio de la popularidad fue para Jorge Luis Calvaire Cuba y Zaida Liz Aymerich Medina, (pareja 13) que junto a Eduard Zaldívar Valdés y Maydelis J. Martínez Romero, (pareja 15 ) participarán en el Festival Salsa Casino de Cancún. Habrá debates, no lo dudo, todas bailaron bien y la decisión fue por detalles.

Son dos párrafos, un puñado de líneas, esa es la noticia que desde ahora está en las redes, pero pregúntenle al equipo que consiguió acaparar la atención de los televidentes cubanos domingo tras domingo cuántas noches de insomnio tuvieron, cuántos sinsabores y ¡claro! cuántas alegrías.

No puedo olvidar que este espacio de entretenimiento, con una factura impecable, recibió críticas tajantes: “concebida como una plataforma para la comunicación a toda costa con amplios sectores de público, y animada por el éxito de Sonando en CubaBailando en Cuba echa mano a los recursos comunicacionales básicos de los eventos de su tipo, que se transmiten continuamente por los canales de entretenimiento del mundo entero”.

A lo que respondí: “llevando ese racionamiento a su punta, podemos renunciar a la televisión que nació en Cuba en 1950 (tercer país en tenerla de América Latina) porque como medio de comunicación fue inventado, usado, manipulado, por los ‘amigos’ del Norte. En esta época tenemos que renunciar también a Internet, ya que con un ancho de banda aceptable se puede ver lo que trasmite cualquier televisora del mundo con un saltito a Youtube. Digo esto porque hace muchos años que no se inventa nada nuevo para esa cajita que se llama televisor”.

Hoy, algunas de esas personas que quisieron, en nombre de la cultura, satanizar aBailando en Cuba tienen que reconocer que:

  • Contó con un jurado de excelencia, amado por el público, respetado por los concursantes: el Premio nacional de danza Santiago Alfonso, más las estelares Lizt Alfonso y Susana Pous, esta última demostró con creces que es cubana por adopción. (En la noche final disfrutaron de las compañías que los tres lideran).
  • Los jueces “armaron” las parejas, porque participaron en la selección de los 32 bailarines que competirían y sin proponérselo, escogieron habaneros, guantanameros, camagüeyanos…de casi todas las provincias.
  • Mención especial merece la sección que llevó Roclan González (tiene problemas de dicción, se atropella en algunas frases pero para eso, no para el NTV, sirve) que de Baracoa a Pinar del Rio fue enseñando bailes (el primero fue la Tajona) que quizás una buena parte de televidentes vieron por primera vez y son danzas insertas en nuestra cubanía.
  • ¿Qué decir del viaje a Girón, del homenaje al cuatro de abril con la participación de La Colmenita, del encuentro con niños y niñas con discapacidades, incluyendo la Escuela Solidaridad con Panamá, fundada por Fidel, por sólo señalar algunas pinceladas históricas? ¿Acaso eso no es  transmitir valores patrios?
  • ¿Cuántos de los concursantes habían recorrido el Museo Nacional de Arte o la sede del Ballet Nacional, o habían recibido clases de figuras descollantes de la danza en Cuba?
  • No llevé la cuenta pero por el escenario del Teatro Astral o en filmaciones hechas en provincia, desfilaron enBailando… grupos de danza de diversas regiones, algunos de ellos nunca habían sido televisados.
  • Se bailó música cubana, desde pop, bolero hasta el sucu suco. No hubo concesiones a ritmos que pueden ser del gusto de una parte del público, pero que no forman parte de nuestra riqueza melódica como nación.
  • Una vez más las luces, la dirección de arte, el diseño de pantalla y el vestuario formaron parte de la dramaturgia del espectáculo, aunque (lo escribo de nuevo) Camila Arteche no necesita de vestidos exóticos, ni mucho maquillaje o moños raros para ser una muchacha bonita.
  • Los coreógrafos se lucieron y como rotaban a sus pupilos, todo fue con más esfuerzo, pero con ganancia para el competidor y el público. Y muy bueno que incorporaran la improvisación en cada programa, así se satisfacía la nostalgia.
  • Cada semana estuvo dedicado a un tema (poesía, son, afrocubano, Habana…) con un openningde Revolution, dirigido por Roclan, que anclaba el concepto de lo que se vería.
  • Este programa como todos los de participación de RTV Comercial, menosLa ColmenaTV, tienen una deuda con conductores estelares, nunca lo han conseguido, pueden estar aceptables pero no.
  • Acabados esos puntos quiero detenerme en dos aspectos:el guion y la dirección general. Lil Romero ha demostrado con Bailando… que es una excelente guionista. Roclan hace poco la felicitó públicamente porque todo lo que se dice en ese programa, datos, historia, bocadillos, spot, salen de la sensibilidad y cultura de Lil.
  • En una entrevista me dijo “Sonandoy Bailando en Cuba significaron para mí la oportunidad de poner en un programa de altas audiencias asuntos sociales importantes. Fueron dos programas diseñados desde su concepción, guion y puesta en pantalla para reforzar valores como el trabajo en grupo, la colaboración, la competencia sana, el valor familia, el valor de los maestros, el placer de estar juntos. Idear momentos dentro del programa que pudieran defender esos valores fue para mí lo más reconfortante. Desde los fondos blancos con mensajes de bien público hasta el concebir cómo se iba a despedir a los concursantes que abandonaban la competencia para dejar en ellos más esperanza que frustración, más sensación de ganancia que de pérdida, pasando por la sección de Roclan, las visitas a ciertos lugares con proyectos sociales importantes, todo con lo que pudiéramos decirle a las y los jóvenes cubanos de hoy: mira las cualidades de la sociedad donde vives, mira sus tesoros culturales, mira su historia, siéntete orgulloso de pertenecer y participar de este tiempo y de este espacio.”
  • Manolito Ortega, en la dirección general, no ha dejado dudas de que hoy por hoy es un maduro, osado y eficaz director de programas musicales y danzarios.
  • Así se expresó en una entrevista que le hice “Para mí el trabajo en colectivo es de vital importancia porque nuestro medio eso es lo que tiene que se hace en colectivo, siempre hablo de mi equipo y trato de tener en las diferentes especialidades a personas creativas y dispuestas a trabajar al ciento por ciento en un proyecto, creo que sin un equipo de trabajo como el que logré tener en estos dos proyectos, pues el resultado no hubiese sido el mismo, el director tiene la tarea de trazar un camino, de proponer por dónde se quiere ir y que resultado se quiere tener pero un equipo hace grande ese resultado, un equipo hace realidad el camino trazado por el director, un equipo tributa constantemente cada uno desde sus experiencias y sus saberes y a veces la idea más interesante viene de donde menos te la imaginas y es la idea que a veces marca la diferencia, ese es un equipo de trabajo, alguien que se desvela al mismo tiempo que uno y que antepone el proyecto por encima de su vida personal para juntos hacer crecer el trabajo que estemos realizando, a todo una vez más le doy las gracias por seguirme y por aguantarme”.
  • RTV Comercial (empresa de la televisión cubana) anda en planes nuevos para seguir proporcionándonos programas estelares, entretenidos y cultos. Por lo conseguido esta vez, un gran felicidades.

One comment

  1. No se equivocaron los que anunciaron grandes sorpresas para la gala final de Bailando en Cuba 2. ¡Decepcionante! Un fraude flagrante la selección de la pareja ganadora. Sin dudas la pareja 9 fue muy estable en su desempeño, demostró en todo momento un altísimo nivel técnico y fue la única que alcanzó en alguna presentación una puntación perfecta. Pero hay que respetar el espíritu de una competencia y cada etapa que se va venciendo es solo eso, un paso más hacia el escalón final. Y justamente al llegar ahí, lamentable, es verdad, cometieron un error tan evidente que para casi todo el mundo, -pero, no entiendo por qué, no para el jurado- le habría costado la corona de tratarse de una competencia limpia y justa. ¡Porque así son las competencias! Un mínimo error, y el trabajo de mucho tiempo se viene al piso. Incontables veces hemos visto a campeones perder su título en unos segundos de descuido durante una temporada exitosa y a nadie se le ocurriría siquiera imaginar a un juez entregándole el trofeo de ganador con la justificación de que “un desliz lo tiene cualquiera”. Es una falta de respeto al público, al programa, a los participantes…
    Obviando que la mejor coreografía e interpretación de la gala fue la que realizó la pareja 13 del tema La culpa, de Buena Fe, la falta de la pareja 9 era suficiente para invalidarla como ganadora. ¿Era demasiado dar dos premios a una misma pareja? ¿Si ya la 13 tenía el voto del público, el jurado consideró “justo” repartir los lauros y darle el suyo a la 9?
    Creo que los aplausos apagados del público y el escaso entusiasmo tras conocer el veredicto del jurado fueron una muestra elocuente de que esta vez, más que emitir un fallo, el jurado falló al evaluar con justeza una competencia que, como toda final que se respete, debió ser borrón y cuenta nueva. Y si nuevas hubiesen sido las cuentas, más claras no podrían haber estado: la 9 tuvo una seria imprecisión en el momento decisivo y la 13 sacó su madera de campeona para lucirse en el escenario.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.