Continúa debate parlamentario sobre reforma constitucional

Parlamento cubano, Raúl Castro, Díaz-Canel, constitución
Raúl y Díaz-Canel asisten a la sesión de este domingo del Parlamento cubano. (Foto: Cubadebate)

Con la presencia del General de Ejército Raúl Castro, Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, y el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, continúa este domingo en La Habana el debate parlamentario sobre el anteproyecto de Constitución de la República.
Como parte de la agenda correspondiente al primer periodo ordinario de sesiones de la IX Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular, los parlamentarios expresan sus criterios y valoraciones acerca del nuevo texto constitucional, tras su estudio individual durante jornadas anteriores.
En la jornada de este sábado se presentaron los aspectos novedosos que contiene el anteproyecto de Carta Magna, que luego de aprobarse por la ANPP será sometido, a consulta popular, uno de los pasos más trascendentales antes del referendo.
El anteproyecto de Constitución de la República de Cuba propone la aprobación de 224 artículos, 87 más que los contenidos en la actual Carta Magna, refrendada en 1976.
Homero Acosta, secretario del Consejo de Estado y miembro de la comisión que trabajó en la elaboración del texto, informó que el incremento se debe fundamentalmente a las nuevas estructuras del Estado, y señaló que de igual manera, 113 artículos se modifican y 13 se eliminan.
El alcance de la reforma constitucional que se desarrolla en el país es total, amparado en la facultad constituyente de la ANPP, y en correspondencia con las transformaciones socioeconómicas que ha vivido el país en los últimos años.

Libertad de expresión y prensa

Los diputados de la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba (ANPP) analizaron hoy en esta capital el apartado del proyecto de nueva Constitución del país relativo a las libertades de expresión y prensa.

Durante la segunda jornada de debates sobre el texto, los parlamentarios comentaron que el mismo reconoce a los ciudadanos los derechos a la libertad de palabra y prensa, e hicieron recomendaciones para ajustes en su redacción y reflejo en la futura carta magna, de acuerdo con el reporte de la agencia Prensa Latina.

Los diputados estuvieron de acuerdo en separar los dos postulados en artículos diferentes, pues reconocieron que los medios de comunicación no son los únicos espacios para la expresión ciudadana.

Según la parlamentaria Daicar Saladrigas, en el proyecto sometido a análisis ambos derechos aparecen precedidos de párrafos relacionados con los medios de comunicación, lo cual no se ajusta por completo a la Política de Comunicación del Estado y el Gobierno aprobada recientemente y que define la información, la comunicación y el conocimiento como derechos ciudadanos y bienes públicos.

De acuerdo con la diputada, siguiendo la letra y el espíritu de dicha política, no debe interpretarse que los medios son los únicos espacios de comunicación en la sociedad, sino unos de muchos.

Igualmente sugirió la pertinencia de referirse a la libertad de palabra en términos más acordes a los actuales tratados internacionales. En ese sentido propuso definirlo como libertad de expresión.

Tal proposición fue respaldada por varios legisladores, quienes, además, consideraron el análisis del tema en cuestión como un paso valiente en la defensa de la Revolución cubana, pues el asunto en ocasiones ha estado en el centro de los ataques de sus detractores.

El proyecto de nueva Constitución que debaten los diputados incluye un preámbulo y 224 artículos, cuya revisión comenzó la víspera en el Palacio de Convenciones de La Habana al instalarse la primera sesión ordinaria de la novena legislatura de la ANPP.

 

Derecho a la igualdad ocupa debates

Los diputados de la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba (ANPP) debatieron este domingo cómo hacer de la nueva Constitución en proyecto para el país un documento que contribuya aún más a erradicar toda forma de discriminación.
Entre las propuestas hechas al proyecto de Constitución destacan las referencias explícitas a la no discriminación por razones de género y sexo, y a la responsabilidad del Estado en la facilitación de las condiciones para la igualdad.

Al respecto, varios parlamentarios comentaron que el Estado no tiene la capacidad para garantizar el respeto a la igualdad en todos los planos de la existencia y el entramado social, pues muchos de los prejuicios existentes están arraigados en la conciencia de las personas, donde es imposible imponer una regla.

En cambio, dijeron, sí puede establecer normas para eliminar la discriminación a nivel institucional, además de potenciar aspectos como la educación en función de la inclusión.

Además, se refirieron a la pertinencia de elevar a rango constitucional asuntos como el deber del Estado de continuar trabajando por la plena incorporación de la mujer y el derecho de cada ciudadano a la defensa.

Los diputados recordaron que el proyecto de Constitución evita entrar en detalles acerca de cómo se garantizarán los derechos de igualdad, sino que los plantea en términos generales, pues las vías para lograrlo serán contempladas en las leyes.

El documento que debaten los diputados incluye un preámbulo y 224 artículos, cuya revisión comenzó la víspera en el Palacio de Convenciones de La Habana al instalarse la primera sesión ordinaria de la novena legislatura de la ANPP.

Este sábado los parlamentarios opinaron sobre el preámbulo y los primeros artículos de la iniciativa elaborada por una comisión de la Asamblea Nacional, encabezada por el primer secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, Raúl Castro.

De aprobarse este domingo o el lunes, en dependencia del ritmo de las discusiones, el documento será sometido a una consulta popular antes de presentarse a referendo la versión definitiva para su respaldo o no por la población.

El texto ratifica el carácter socialista de Cuba y recoge cambios en la estructura del Estado, entre ellos la creación de los cargos de presidente y vicepresidente de la República, y de primer ministro, en reemplazo del actual presidente de los Consejos de Estado y de Ministros.

Asimismo, amplia los derechos de las personas y reconoce varias formas de propiedad -entre ellas, la socialista de todo el pueblo, la mixta y la privada- y cambios en la institución del matrimonio, al cual define como la unión entre dos personas, mientras que la carta magna vigente lo refleja como la unión concertada voluntariamente entre un hombre y una mujer.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.