En Chorrera se empinan los platanales – Escambray

En Chorrera se empinan los platanales

En la principal granja agrícola de La Sierpe se hace realidad la recuperación de tierras ocupadas hasta hace poco por la maleza

sancti spiritus, produccion de alimentos, economia espirituana, empresa sur del jibaro
En el resurgir agrícola se distinguen el vigor de las producciones y los cultivos. (Foto: José Luis Camellón/ Escambray)

Habría que acudir a un mapa en miniatura para saber a ciencia cierta dónde se ubica la Granja de Cultivos Varios Chorrera, devenida de la noche a la mañana principal plaza agrícola del municipio de La Sierpe, no solo por las bondades que concedió la naturaleza a esos suelos, sino más bien por el empeño de los trabajadores de la Empresa Sur del Jíbaro, que priorizan el lugar como si fuera una terraza de arroz.

Pudiera decirse que está al costado derecho del Canal Magistral que trasvasa las aguas de la presa Zaza, cerca del asentamiento de San Carlos y del secadero Tamarindo; pero no es esa ubicación separada de la vista pública la que ofrece singularidad al sitio.

Hasta hace poco en esos suelos reinaba la improductividad; en cambio, hoy la diversidad y población de los cultivos es la prueba visual de las reservas agrícolas del territorio, si consideramos que allí está en pie, en terrenos estatales, la plantación compacta de plátano más grande de la provincia (68 hectáreas) y en próximos meses podrá decirse lo mismo de la yuca cuando completen las 70 hectáreas.

No se trata del descubrimiento de un pedazo de Sancti Spíritus en el siglo XXI, porque en las décadas anteriores Chorrera vivió diferentes etapas de producción agrícola y cañera; mas, a todas luces, falló la sostenibilidad de un paraje donde parte del suelo dispone del riego de agua por gravedad.

sancti spiritus, produccion de alimentos, economia espirituana, empresa sur del jibaro
Magdalena Arias Verdecia acumula 17 años de trabajo en el campo. (Foto: José Luis Camellón/ Escambray)

RESCATE A PULMÓN

“Aquí el rescate de las tierras llegó a pulmón, a fuerza de desbroce de la maleza y mucho trabajo. Esto estaba perdido, los pocos obreros que había cobraban cada dos meses, pero hemos tenido todas las condiciones y el apoyo incondicional de la arrocera”, señala Enrique García González, jefe de la Granja Chorrera, perteneciente a la Unidad Empresarial de Base Natividad, de la Empresa Agroindustrial de Granos Sur del Jíbaro, al referirse al despunte del polo, que ya comenzó a entregar alimentos.

Como parte del esquema que se introduce en la Agricultura para el autoabastecimiento territorial, a la granja le corresponde garantizar a través de Acopio la demanda alimentaria del pueblo de La Sierpe y las comunidades de Natividad y San Carlos, además de asumir envíos a otros municipios, destinos y al Turismo.

“El huracán Irma golpeó mucho la plantación, pero era un platanal nuevo y estaba acabado de fertilizar cuando llegó el ciclón, por eso no se perdió tiempo y en 15 días ya esto estaba cambiado, fue el primer plátano que se recuperó en todo Sancti Spíritus”, detalla Juan Carlos Muro Estrada, técnico integral.

BOSQUE DE PLÁTANO FRUTA

El área que atiende Magdalena Arias Verdecia junto a otra obrera es lo más parecido a un bosque de plátano fruta; tal es la fortaleza del cultivo a raíz de contar con garantía de agua. A ella de Chorrera no hay quién le haga un cuento porque suma 17 años en esas tierras.

“Al platanal le hago todo lo que necesite, somos la dueñas del campo, pero en la cosecha nos apoyan los hombres; ahora estoy ganando 900 y hasta 1 000 pesos, depende de las actividades y la producción, pero yo trabajé aquí en otros tiempos por 155 pesos en la quincena y hubo momentos en que nos parábamos porque no había dinero para pagar.

“El mejor tiempo de Chorrera es este, no solo porque se gana más, es que nos atienden con guantes, machete, lima, botas, ropa de trabajo, no hay que estar comprando nada de eso por la calle y los almuerzos son buenísimos en el comedor; mire, esto quedó destruido en septiembre por el huracán, pero en dos semanas trabajando hasta de noche se cambió todo y ya usted ve la primera producción que sale de aquí”, detalla Arias Verdecia.

Oslinde Pentón Viera lleva un año en la granja y pondera la unidad y el sentido de pertenencia del colectivo. “No hay individualidades, lo que importa es el resultado de la granja y somos bien atendidos”.

Juan Carlos Muro Estrada, también ha pasado buena parte de su recorrido laboral en ese sitio y habla con propiedad de las potencialidades productivas de los terrenos.

sancti spiritus, produccion de alimentos, economia espirituana, empresa sur del jibaro
La empresa moviliza fuerzas todos los fines de semana y eso ha posibilitado sacar la granja adelante. (Foto: José Luis Camellón/ Escambray)

“La clave aquí radica en mantener la diversidad de cultivos, hay carencia de obreros, es una zona apartada, pero eso se suple con el trabajo unido del colectivo, independientemente de que tienen su área específica. También ha sido determinante el apoyo de la empresa que moviliza fuerzas todos los fines de semana y se reúnen 200 y 300 personas, eso ha posibilitado sacar la granja adelante, nunca había estado como ahora”, expresa.

La potencialidad productiva de la zona descansa también en la garantía de maquinaria y la granja parece destinada a desbordar la demanda alimentaria de La Sierpe, por lo que Chorrera pudiera convertirse en pocos meses en un polo con elevada participación en el suministro de comida a la provincia espirituana.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.