No existe prueba para encarcelar a Lula

Lula, Brasil, justicia
Cavalcanti considera que por la vía judicial será muy difícil conseguir una liberación inmediata de Lula.

La presión internacional y la movilización interna resultan los factores que pudieran restablecer la justicia en Brasil, aseguró Hugo Cavalcanti

El proceso que llevó a la cárcel al expresidente Lula está permeado de vicios de trámites reconocidos por buena parte de la comunidad jurídica de Brasil, dijo este jueves a la ACN Hugo Cavalcanti, presidente de la Asociación Latinoamericana de Jueces del Trabajo.
El destacado jurista de visita en Cuba para participar por sexta ocasión en el XII Encuentro Internacional de Abogados Laboristas y del Movimiento Sindical que se desarrolla en esta capital, declaró que en este caso fueron violadas cuestiones procesales importantes.
También, abundó, se vulneraron asuntos de fondo pues en la actualidad no existe una sola prueba que vincule a Lula con la anunciada corrupción.
En nuestro país (Brasil) el código penal recoge que la configuración del crimen de corrupción pasiva exige la existencia de un acto específico que beneficie al corruptor activo, eso tampoco existe en este caso, subrayó el destacado jurista.
La Constitución brasileña refrenda la imposibilidad de que nadie puede ser considerado culpable antes de agotar todos los recursos procesales previstos, Lula todavía dispone de varios de esos recursos para recurrir pero aun así está preso, acotó.
El Supremo Tribunal Federal tuvo la oportunidad de superar el asunto pero por una votación dividida de seis- cinco en su contra mantuvo este absurdo jurídico, aseveró.
Cavalcanti considera que por la vía judicial será muy difícil conseguir una liberación inmediata, pues uno de los principales objetivos del golpe de estado parlamentario de 2016 fue impedir precisamente que Lula o cualquier otro candidato de izquierda comprometido con la mayoría del pueblo y sus derechos sociales gané las próximas elecciones en el mes de octubre.
Por tanto, consideró, será
Hoy, puntualizó se necesitan pronunciamientos de la ONU, de la Corte y Comisión Interamericana de Derechos Humanos y de la solidaridad de todos los juristas comprometidos con la justicia.
Sin embargo, adujo, aun cuando Lula sea liberado la justicia electoral puede impedir su postulación, el camino por tanto es muy difícil.
Al interior de Brasil los movimientos sociales se movilizan, en Curitiba, sitio donde está preso, el próximo primero de mayo se marchará para exigir su liberación.
Pero no nos llamemos a engaño, expresó, la determinación del aparato de justicia brasileño de mantenerlo preso es muy fuerte, Lula en definitiva está privado de libertad porque todas las encuestas lo dan como amplio favorito para ganar las elecciones.
También, abundó, porque con eso aspiran a impedir que su llegada al poder desmonte las políticas neoliberales impulsadas por los gobiernos que después de perder cuatro elecciones seguidas decidieron alcanzar el poder por vías ilegítimas.
Cavalcanti opinó que en la misma situación de Lula podría estar hoy cualquier otro candidato de izquierda que alcance altos índices de preferencia popular.
El golpe de estado parlamentario entronizó la venta de activos nacionales, modificaciones constitucionales para impedir la inversión social por 20 años y reformas laborales que han provocado el desempleo de 14 millones de brasileños, eso es lo que el gobierno de Michel Temer pretende mantener, concluyó.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.