Núcleos sin combustible

Casi 6 680 familias en Sancti Spíritus están privadas del combustible de reserva para sus cocinas, por ser núcleos creados a partir de febrero del 2014

sancti spiritus, grupo empresarial de comercio, gas liberado, oficoda,  combustible, cocina de induccion
Esa familia tampoco tiene derecho a la compra por vía estatal de los módulos eléctricos de cocción. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

Los reclamos no cesan, por más que hayan pasado ya más de cuatro años. Quienes reciben las quejas de esos consumidores los llaman núcleos sin nada, ya que junto a la inscripción Combustible en la segunda hoja del documento, estampadas por la Oficina de Registro de Consumidores (Oficoda) desde el 14 de febrero de 2014 aparecen las letras NSN, que significan esos tres vocablos.

Ello quiere decir que esa familia no tiene derecho a la compra por vía estatal de los módulos eléctricos de cocción que en el año 2005 comenzaron a llegar a nuestros domicilios, primero a través de las bodegas y luego mediante el Programa de Trabajadores Sociales. Y que tampoco recibirán el combustible establecido para cuando falte “la luz” o azote algún fenómeno meteorológico, que en el caso del gas licuado por cuota expendido antes de esa novedad pasó a ser un balón (o dos balitas) de reserva; y en los restantes, determinada cantidad de alcohol y keroseno.

En Sancti Spíritus suman 125 620 los núcleos familiares que adquieren esos dos últimos renglones como combustible de reserva, en casi 500 puntos habilitados por la red minorista de Comercio en todos los municipios. Quienes no acuden ya a la clásica variante del precalentamiento con alcohol para el funcionamiento con keroseno de sus cocinas podrían considerarlo arcaico, pero bien sabemos que en Cuba estamos obligados a las más disímiles variantes, incluidos la leña y el carbón,  ante eventos meteorológicos que impactan cada vez con mayor fuerza.

De acuerdo con las estadísticas ofrecidos por Domingo Chaviano Darias, especialista principal del Grupo Empresarial de Comercio, solo algo más del 10 por ciento de los 183 158 núcleos existentes en la provincia posee asignaciones de gas por los contratos tradicionales, en tanto quienes lo adquieren de forma liberada son exclusivamente los residentes en el perímetro urbano del municipio cabecera.

Fuera de esa cifra y de los que recibieron ollas y hornillas tiempo atrás se queda un número considerable de familias que “sacaron” sus respectivas libretas desde hace algo más de cuatro años hasta hoy. Son, concretamente, 6 679 los núcleos “de nueva creación”, cuyo combustible aparece consignado en dicho documento con las mencionadas iniciales NSN. Para esas personas, privadas del derecho a uno de los renglones que deberían igualar a todos, resulta incomprensible la invariabilidad del número que refleja a los ciudadanos con reserva de combustible para circunstancias especiales.

“¿Con qué cocinamos nuestros alimentos ante la falta de fluido eléctrico?”, preguntaba un lector desde Tuinucú, en tanto otro remitente consignaba desde Fomento: “Lo que no entiendo es, si ese combustible viene para casos de ciclones, ¿qué importa que las tarjetas hayan sido creadas a partir del 2014?”.

“No lo tenemos por escrito en documento alguno, pero la indicación es no entregar ni combustible de reserva ni módulo de cocción eléctrica a esos núcleos, ya que el Grupo Energético Nacional no ha dado respuesta para ese combustible”, sostiene Daniel Peralta, especialista principal de la Dirección Provincial de Registro de Consumidores.

Según dicho funcionario y sus homólogos, y según los especialistas de las direcciones de Comercio en los municipios y la provincia, la lluvia de quejas no ha cesado desde que se hizo efectiva la disposición. Obviamente, el asunto pasa por las limitaciones relativas a la generación de corriente, disponibilidad y ahorro de recursos energéticos, pero eso no anula la existencia en la provincia de un número creciente de familias —tómese en cuenta que cada vez se constituyen más— que no reciben recurso alguno para la cocción de sus alimentos.

5 comentarios

  1. Por casualidad y azares de esta vida, estaba en mi mente este artículo, hoy por obra y gracia de “El Recreo” llego al mismo. Yo tengo una duda dentro de tantas que nunca nadie me ha podido aclarar…….Por que nós empeñamos en ponernos obstáculos y dificultarnos la existencia un poco más cada día, por ejemplo para acceder a determinados bienes de consumo yo debo tener una familia y luego buscar donde le preparo la comida. El Estado debe dejar de ser el centro de cada movimiento que de un cubano aunque sea insignificante, depender del Estado para tener un fogón de inducción resulta risible, esto como otras tantas cosas necesitan ser revisadas y buscar la viabilidad de soluciones, el Estado no me garantiza las condiciones para poder crear un hogar pero tampoco me permite ni me da, la posibilidad de poder tenerlo por mi cuenta con sus restricciones y prohibiciones, y que conste no hablo de política, sino de situaciones reales del cubano, que necesitan una respuesta urgente, canas nos salen cada vez que esperamos por alguna solución.

  2. Manuel Eduardo Polanco Pérez

    ¿Y para cuando se va a cumplimentar la venta de los fogones de indución a todos los núcleos? este es el cuento de nunca acavar

  3. Y entonces, Cuál sería la solución? Otra más para el saco, caramba que si ahora a los cubanos les da por procrear, por formar una nueva familia y un hogar, estarían totalmente desamparados, nada casos y cosas de Cuba, esto es el cuento de nunca acabar, hasta cuando debemos depender de lo que nos den o asignen, ya hace rato se debió revisar esta política pero creando las condiciones para que las personas con su trabajo puedan satisfacer sus demandas y acceder a un mercado interno donde puedan encontrar lo que necesiten, nos estamos engañando sin necesidad, existen prioridades y asuntos más importantes que el acceso a Internet o a una zona Wi-Fi, todo es importante, pero lo es más aún la situación económica de los cubanos y las carencias crecientes, nuestro país pudiera mejorar mucho si eliminamos las barreras y prohibiciones que lo impiden y estoy seguro que mejoraría la calidad de vida de los cubanos, los estados de opiniones y nos sentiríamos más contentos en casa, los cambios a mi entender no han traído muchas mejorías y si a ello se le suman todos los problemas objetivos que se dan a menudo, estamos en una situación bien difícil, aunque no se quiera reconocer. Esperemos que las soluciones sean reales y factibles, y se piense también en el mañana. He dicho.

    • El sentido de tu comentario, hay que enmarcarlo entre aquellos que expresan “un razonable deseo”, o “una imperiosa necesidad”, que superan realmente la realidad existente: ¡NO HAY PARA SATISFACER LA DEMANDA (NECESIDADES) CADA VEZ MÁS CRECIENTES DE LA POBLACIÓN!. Solo tienes que pensar un poquito. El Internet, con el wifi incluído, no tiene nada que ver con la carestía de otros renglones fundamentales… al contrario, las facilidades brindadas para el uso de Internet, wifi, nauta, etc… son una fuente de ingresos de divisas para el país, con un costo relativamente bajo….. La solución a los problemas que les aquejan, unicamente serán resueltas, cuando el país recupere su economía, cosa que no se vislumbra, a corto plazo y en las condiciones actuales…. ¿Has revisado los informes de la ONE y comprobado la enorme diferencia acumulada por años, entre las exportaciones y las importaciones?…. el país importa 4 ó 5 veces lo que exporta, mientras el sistema productivo está totalmente colapsado… observa el uso de las tierras cultivables, ¿qué produce la agricultura o la ganadería? ¿Crees que con una zafra prevista para este año de solo 1.1 millón de toneladas, se puede sostener el país? Se podrá criticar todo lo que se quiera…. se podrá incluso exigir soluciones…. pero creo que lo principal es pedir explicaciones sobre lo mayor, y no sobre las consecuencias de ello…. ¿Porqué la economía se encuentra en ese estado?…. Y te aclaro, que no digan que es por el bloqueo norteamericano (embargo, que es como se llama)

      • Juan Manuel, de acuerdo con ud. en casi todo, basta interpretar una palabra y cambia su sentido…. No estoy del todo actualizado pues difícilmente tengo acceso a información precisa que me sería de útil ayuda para analizar con objetividad mi criterio y no que se convierta en una opinión vaga y sin sustento, la razón por la que no se publican, es otra historia. A lo que iba, todo bien solo que el Internet y el Wi-Fi no se oferta al cubano a precios muy modicos. Por el resto concuerdo con ud.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.