Sancti Spíritus estrena línea para el beneficio del frijol

Entra en funcionamiento una parte de la planta que se construye en Yaguajay, primera de su tipo en Cuba y que más adelante incorporará el proceso de secado de granos

sancti spiritus, frijoles, empresa agroindustrial de granos, yaguajay, valle del caonao
La línea está diseñada para envasar en diferentes formatos. (Foto: José Luis Camellón/ Escambray)

Con la arrancada de la línea de beneficio en la industria que se edifica desde el pasado año en Iguará, municipio de Yaguajay, y que incorporará más adelante la parte de secado, Sancti Spíritus entra en una nueva era en la producción de granos —incluye el maíz— toda vez que a la planta llegará alrededor de la mitad de la cosecha de frijol de la provincia con el consiguiente impacto en el tratamiento y la calidad final del producto previsto para la canasta básica, el consumo social, el turismo y la venta liberada.

La planta de secado y beneficio de granos Iguará, primera de su tipo que se instala en Cuba, tiene capacidad para secar 40 toneladas —860 quintales— en 24 horas, es una inversión diseñada para cerrar el ciclo de producción del cultivo y recibir directamente las entregas de 121 bases productivas enclavadas en las zonas norte de los municipios de Cabaiguán, Taguasco y todas las de Yaguajay, uno de los territorios que más frijol produce en la isla.

Pablo Enrique Cabrera Borrego, director de la planta perteneciente a la Empresa Agroindustrial de Granos (EAIG) Valle de Caonao, informó a Escambray que a casi un año de iniciados los trabajos constructivos comenzó a funcionar —en un segmento de la antigua nave de Acopio— la línea de beneficio de frijol, dotada de un moderno equipamiento que permite limpiar, pulir y darle brillo al grano, un proceso que revoluciona la calidad.

“La tecnología que se instaló admite obtener un grano con un nivel de impureza ínfimo, queda  limpio, se le quitan las manchas, se saca el partido, se pueden hacer diferentes clasificaciones y, además existe una banda de escogido para eliminar la mezcla de granos, desde la cual se emvasará en bolsas de un kilogramo”, explicó Cabrera Borrego.

Valorada en cerca de cuatro millones de pesos, la inversión se enmarca actualmente en la mitad de su cronograma ejecutivo, concentrándose los trabajos en el área de secado, aún en fase de construcción civil dada la complejidad de las cimentaciones y los atrasos provocados por el huracán Irma, a la vez que comenzó el montaje industrial a cargo de fuerzas de Camaguey, bajo la aspiración de terminar en mayo la obra civil, precisó la fuente.

Adquirida a través del proyecto Agrocadenas con financiamiento de la Comunidad Económica Europea y la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (Cosude), la planta de secado dispondrá de moderna tecnología, báscula digital, tolva de recibo a granel o en saco, secadero vertical, máquinas de prelimpieza y silos para recepcionar a la vez frijol y maíz, detalló el directivo.

“Los grandes impactos de la inversión estarán en la compra directa al productor del grano húmedo —acabado de cosechar—, eliminando el secado artesanal que tradicionalmente se ha hecho, con el consiguiente ahorro de trabajo y gastos por parte de los cosecheros; además de los atributos que le aportará el procesamiento al frijol porque lo entregará con una calidad que no se había visto en el país”, explicó Cabrera Borrego.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.