Periódico de Sancti Spíritus

Serie del Caribe: Alazanes no pueden completar cabalgata

cuba, serie del caribe, beisbol, alazanes de granma

Roel Santos, de Alazanes de Granma, fue seleccionado para el Equipo Ideal de la Serie del Caribe. (Foto: ACN)

Conspiraron diversas fallas durante la ruta del conjunto cubano en la Serie del Caribe

 

Serie del Caribe: Frederich Cepeda, con el bate caliente en partidos decisivos

Serie del Caribe: Granma se queda sin final

 

Otra vez la cabalgata de los Alazanes de Cuba quedó a medio trote en la Serie del Caribe. Se lo impidió el empuje de unas Águilas Cibaeñas de República Dominicana que tanto le calcaron su estilo que hasta parecieron escogerlos como rival para el partido de muerte súbita.

No nos fue tan mal, pero tampoco tan bien, como esperaba la afición cuando Granma llegó y plantó con una clasificación temprana en los dos primeros partidos. Pero otra vez en el juego del cruce sale algún que otro descosido para no acceder a una final que parecía posible por más que digamos, y no es mentira, que en este torneo supercorto y parejo cualquiera puede ganar.

Esta vez la derrota por cuenta, creo yo, de los orificios de un pitcheo de reemplazo inefectivo e ineficaz y también por el empuje de unos dominicanos que bailaron merengue con el disfrute del encuentro que se propusieron controlar con pizarra en contra de 0-3.

Eso hicieron los caribeños, así como volar sobre las bases, una fórmula que, desde el corrido o desde el robo, les rindió excelentes dividendos. No importa cuán corpulento se sea; en las Águilas todo el mundo corre duro y bien. Así robaron tres bases decisivas y avanzaron un cojín más para luego anotar las carreras que hacían falta a la hora en que el pitcheo cubano se desmerengó.

Y es que el rival de lo Alazanes nos midió con lupa en la fase de clasificación, no solo porque nos ganó, sino porque nos prefirió en el cruce, a juzgar por el pobre desempeño ante los alicaídos mexicanos.

Y es que el rival de lo Alazanes nos midió con lupa en la fase de clasificación, no solo porque nos ganó, sino porque nos prefirió en el cruce, a juzgar por el pobre desempeño ante los alicaídos mexicanos.

República Dominicana tiene de dónde escoger al punto de ganar un subcampeonato al que accedieron ante la fuerza de los boricuas Criollos de Caguas, que se llevaron el título por segunda ocasión sucesiva en esta lid de clubes.

Lo del equipo Cuba fue una réplica de lo que nos ha pasado en tantos otros eventos internacionales, cuando se pierde a la hora decisiva y se empaña lo que hasta ese punto había sido una actuación decorosa.

Después de extraer a Lázaro Blanco, quien lució inmenso en cinco innings con una apertura épica de escón de ponches con las bases llenas, no creo que Carlos Martí haya elegido mal cuando trajo a sus dos relevos naturales: Miguel Lahera y Raidel Martínez, por encima de Alain Sánchez, que no fue efectivo a la hora en que se trajo, por más que hubiese lanzado bien en preliminares.

A falta del hombre que dejó en Cuba: José Ángel García —que hubiese sido una ruptura en los tiempos de pitcheo y un cambio de velocidades con relación a Blanco—, esas eran sus opciones, mucho más si consideramos que sobre todo Martínez se había probado ya lo suficiente en este propio torneo, cuando ayudó a preservar las dos primeras victorias luego de traerlo casi con el agua al cuello.

Aunque, en cualquier caso, el desliz de Carlos Martí no fue, para mí, un asunto de extracciones a destiempo, sino de respuesta inefectiva, ahí cuando no aparecen los strikes y se regalan boletos de más en una alineación donde hay hombres con suficiente maña y oficio para cazar lanzamientos.

Aunque, en cualquier caso, el desliz de Carlos Martí no fue, para mí, un asunto de extracciones a destiempo, sino de respuesta inefectiva, ahí cuando no aparecen los strikes y se regalan boletos de más en una alineación donde hay hombres con suficiente maña y oficio para cazar lanzamientos.

Y en eso último, los dominicanos aventajaron a los nuestros, amarrados después de un primer tercio donde lo gastaron todo frente a Yunieski Maya, la variante abridora de los contrarios y que, en ese momento, no fue más que una remake de los tiempos en que Granma se media con Pinar del Río aquí en Cuba.

Pero 3-0 no es una ventaja significativa, mucho más en un evento como este, donde prima la paridad de los equipos y se emparentan las formas de asumir el béisbol con garra, pasión y sentido del juego. Más de un partido demostró esa certeza, sobre todo cuando Puerto Rico ganó el pase a la final al voltear el marcador en el partido semifinal frente a Venezuela, un elenco del que se esperaba más, incluso, que de Cuba.

Con un tercio de partido por delante y tres carreras en contra, silenció la batería cubana. Solo Frederich Cepeda, como casi siempre, con su acostumbrada paciencia y oportunidad, pudo completar, con un jonrón, el mejor desempeño individual de los cubanos en ese juego, luego de largar triple remolcador ante Maya para redondear 3-3.

A la hora en que el mánager dominicano movió su bullpen cada vez que le pareció que los cubanos se le podían acostumbrar a sus lanzadores encontró las claves para el éxito. Con un tercio de partido por delante y tres carreras en contra, silenció la batería cubana. Solo Frederich Cepeda, como casi siempre, con su acostumbrada paciencia y oportunidad, pudo completar, con un jonrón, el mejor desempeño individual de los cubanos en ese juego, luego de largar triple remolcador ante Maya para redondear 3-3.

Puede increpársele a Martí el no buscar un reemplazo en el banco por Frank Camilo Morejón, en el quinto capítulo. El director pensó —y lo reafirmó en sus declaraciones posteriores— que fue el máscara capitalino uno de los pocos que lograron despachar cuadrangular en juegos anteriores. Puede ser una decisión discutible, pero no fue solo Morejón quien no pudo rebasar la presión del partido. Alfredo Despaigne, a quien se le agradece ese amor ilimitado por su camiseta, tampoco pudo y bateó dos veces para doble matanza, pese a su indiscutible calidad y su liderazgo de jonrones en una pelota mucho más fuerte que la nuestra y que la Serie del  Caribe

Lecciones, como siempre, quedan muchas: desde aprender a que ningún desespero por ganar justifica un corring tan arriesgado como el de Roel Santos en el noveno capítulo con tres carreras en contra sin out, o ejercitarse en cuidar corredores para que no nos roben nueve  bases en 11 intentos y hasta perfeccionar a quién llevar por su sentido de utilidad o el estímulo, pues entre tantos invitados que llenan delegaciones se debía priorizar a los atletas que consiguen el campeonato por jugar una temporada completa para asistir a lo que es, sencillamente, un torneo de clubes campeones.

El conjunto de Granma ganó, perdió y retornó de México con una medalla de bronce, la segunda que se obtiene en estas lides tras el regreso de Cuba.


Comentarios

5 Respuestas to “Serie del Caribe: Alazanes no pueden completar cabalgata”
  1. Ricardo Bernal dice:

    Me gusta leer esta pagina deportiva (por cierto desde el dia 11 no hay novedad) . He observado que de la principal base de nuestro deporte nacional (beisbol ) no se informa nada .Transcurre la serie provincial , que por cierto con tan pocos encuentros no hay una verdadera evaluacion de talentos y consagrados para la conformacion de nuestro equipo a la serie nacional .Donde estan las estadisticas ?. Saludos Ric.

  2. Yuterri Perdomo dice:

    Es timepo de que Cuba contrate los servicios de un tecnico de Luxemburgo o de Dinamarca para ver si el equipo obtiene mejores resultados

  3. Chalo dice:

    !!Bronce!! Si cogimos 3ro entre 5 equipos, es verdad cogimos una merecida medalla de bronce, con que poco nos conformamos, verdad??

    Se jugó a más nivel que en eventos anteriores, vi mejor al pitcheo, también al bateo y el fildeo de forma general se ve alguna recuperación o sea como que comenzamos a subir discretamente.

    Nos falta ímpetu, deseo, alegria, confianza. Nos sobra preocupación, desánimo y desconfianza además de que hay muchas lagunas en la dirección, se está jugando contra profesionales y tienes que cuidar todos los aspectos del juego si te confías y le das chance te revierten el marcador. No más análisis. Ya casi todo está dicho.

    • Esteban dice:

      No sé dónde se han inventado esa medalla de bronce ni ese tercer lugar. Allí hubo dos finalistas, Criollos de Cagua y Águilas Cibaeñas. Los otros dos, Cuba y Venezuela, eliminados. Los venezolanos tienen el mismo derecho a creerse que fueron el tercer lugar. Entonces de dónde sacan que Granma es tercero?

  4. Felix González dice:

    nada se perdieron muchas oportunidades de hacer carreras y esas hacen falta siempre, Despaigne se le agradece pero en esa forma y sin poder correr es mejor que apoye desde el banco y cuando haga falta hay que poner un emergente los juegos y las situaciones ninguna es igual.-


Escribe tu opinión:
Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.