Suceso inusual en las vegas espirituanas

Mientras los cortes de la hoja rondan el 40 por ciento de la cosecha, en la siembra de tabaco el calendario se prolongó hasta marzo

sancti spiritus, tabaco, cosecha tabacalera
Cortado el tabaco principal, sobre el rebrote de la capadura descansa buena parte de la cosecha. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

Puede no ser inédito, pero lo ocurrido esta vez en la campaña tabacalera roza lo inusual: la siembra de posturas se extendió hasta la primera decena de marzo como consecuencia del obstáculo que impuso la lluvia a la hora de alistar los suelos y, gracias a ese alargamiento del calendario Sancti Spíritus logró rebasar las 3 200 hectáreas planificadas — cifra superior a la del año precedente—, para cerrar el ciclo con 3 334.

Lo cierto es que la plantación arrancó, como es tradicional, en la primera decena de octubre y los vegueros abrazaron la aspiración de concluirla entre noviembre y diciembre; sin embargo, el clima mojó la tierra más de lo normal en la llamada época idónea, y tanto la humedad frenó la siembra que los 48 000 canteros de posturas previstos se quedaron cortos, por lo que fue necesario montar otros 13 000 a fin de reemplazar las plantas que se pasaban de su estado óptimo.

Alfredo Gómez Pérez, director agrícola en la Empresa de Acopio y Beneficio de Tabaco del territorio, informó que el grueso de la plantación se asentó en suelos de Cabaiguán y Taguasco —casi

2 400 hectáreas—, a la vez que la variedad obtenida en este territorio, la Sancti Spíritus 2006, cubrió el 42 por ciento del área y resulta una de las fortalezas de la contienda, dada sus reconocidas cualidades de resistencia a plagas y enfermedades, alto rendimiento agrícola, rápido crecimiento y mejor rebrote.

Agregó el directivo que hasta mediados de marzo la recolección rondaba el 40 por ciento de lo pronosticado y, a pesar de ser una campaña de muchos contratiempos, “el estado de la plantación es favorable, fue controlado un brote de moho azul en el cultivo tapado y, luego de cortada la hoja principal, se aprecia buen rebrote en los campos de capadura. Debido al corrimiento de la siembra, el pico de la cosecha se desplazó para este mes y abril”, explicó.

Adelantó la fuente que la provincia planificó aportar a la economía 3 580 toneladas de tabaco, pero la intención apunta a superar las

3 750 entregadas el pasado año, empeño que dependerá mucho del rendimiento que obtengan los cosecheros en las vegas, sobre todo a partir de lo que pueda extraérsele a la capadura.

Paralelamente a la campaña 2017-2018, se prioriza también la construcción de casas de curación, con 209 terminadas en lo que va de año y otras 451 en ejecución, cronograma que debe dar respuesta a los daños dejados por el huracán Irma en esa infraestructura y para lo cual al territorio han llegado, precisó el directivo, más de 84 000 planchas de techo.

A la positiva noticia de 55 productores —la mayoría jóvenes— incorporados al cultivo en la actual contienda, se une la ampliación de las capacidades de beneficio en el tabaco tapado destinado a la obtención de capas para la exportación, estrategia que ha llevado a la provincia a disponer de tres casas de fermentación, espacios que ayudan a homologar los colores en el paño de la hoja, controlan la humedad y la temperatura, condiciones que repercuten repercuten en la calidad.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.