Verifican avance de alfabetización en El Salvador

El gobierno del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional avanza en su propósito de erradicar el analfabetismo en El Salvador antes de 2019, con la creación masiva de círculos de estudio

El Salvador, analfabetismo, Cuba, educación
El Salvador sigue erradicando el analfabetismo con ayuda de Cuba.

El viceministro salvadoreño de Educación, Francisco Castaneda, destacó el compromiso de los voluntarios que se sumaron a la cruzada llevada adelante por el Programa Nacional de Alfabetización, con asesoría de Cuba.

Al verificar el lanzamiento de mil nuevos círculos en el departamento de San Miguel, Castaneda aseguró que esta tarea del presidente Salvador Sánchez Cerén sería imposible sin el aporte de los jóvenes facilitadores.

Mediante este voluntariado, el Ministerio de Educación busca reducir en un cuatro por ciento el índice de analfabetismo en San Miguel, para declararlo libre de dicho flagelo en el primer semestre de este año.

La meta es enseñar a leer, escribir y realizar operaciones matemáticas básicas a unos siete mil 200 iletrados en los próximos cinco meses, para certificarlos con estudios en primer y segundo grado de educación primaria.

Una veintena de promotores del programa integran los círculos que dirigirán a unos mil 400 alfabetizadores, la mayoría voluntarios provenientes de instituciones educativas.

Según datos oficiales, San Miguel redujo ya en un 16 por ciento su tasa de analfabetismo entre personas mayores de 15 años de edad, pues ya fueron alfabetizadas asi 46 mil personas.

A nivel nacional serán movilizados 100 mil voluntarios que alfabetizarán a 360 mil jóvenes y adultos que aún no saben leer y escribir, empresa dura pero posible con el concurso de la ciudadanía.

Desde la llegada del FMLN al gobierno han sido alfabetizados más de 330 mil salvadoreños, y el índice de analfabetismo disminuyó del 18 por ciento en 2009 al 10 por ciento en la actualidad, con tendencia a la baja.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.