China y EE.UU. más cerca de pacto que selle guerra tarifaria

Las discusiones abarcan asuntos como la propiedad intelectual, transferencia obligada de tecnología, tarifas, agricultura, servicios e importaciones.
Las discusiones abarcan asuntos como la propiedad intelectual, transferencia obligada de tecnología, tarifas, agricultura, servicios e importaciones.

China y Estados Unidos reanudaron este martes sus consultas comerciales, con el precedente de que en la anterior lograron consenso sobre algunos temas conflictivos y ahora están más cerca del esperado pacto que selle la guerra tarifaria.

Como en todas las ocasiones previas, dirigen las pláticas el viceprimer ministro chino Liu He por la parte anfitriona, mientras que por la norteamericana están el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, y el representante adjunto de Comercio Jeffrey Gerrish.

Las discusiones abarcarán asuntos como la propiedad intelectual, transferencia obligada de tecnología, tarifas, agricultura, servicios, importaciones y mecanismos con provisiones para cumplir los acuerdos. Esta nueva ronda de negociaciones debe extenderse hasta el miércoles, si las delegaciones no necesitan prorrogarla por más días y, según lo trascendido, le seguirá otro encuentro la semana próxima en Washington con el mismo formato de puertas cerradas y sin pronunciamientos formales.

Previo al encuentro de este martes, Mnuchin aseguró que aunque quedan pendientes cuestiones significativas y mucho trabajo por delante, están en un punto donde o bien dan el toque final al convenio o podrían terminar sin ninguno.

Por otro lado, fuentes anónimas de la Casa Blanca declararon que existe la posibilidad de que el presidente estadounidense, Donald Trump, abandone la mesa de diálogos si no se logra un pacto a su gusto.

De hecho, advirtió que es ‘un hombre de tarifas’ desde diciembre pasado justo al inicio de la tregua al diferendo comercial con China.

China, en tanto, continúa cauta en el tratamiento del tema y desde que estalló la discordia con razón evitó siempre alimentar expectativas porque el proceso trascurre en medio de avances y retrocesos propiciados por el mismo Trump.

Además, insiste en cada momento en la cooperación como la mejor vía ante cualquier tipo de fricciones y aboga por un convenio racional, mutualmente beneficioso, equitativo, respetuoso de los intereses y preocupaciones de cada parte.

El pasado día 5, el presidente chino, Xi Jinping, acentuó la necesidad de mantener esos principios en las negociaciones con Estados Unidos para pronto consensuar el acuerdo que sepulte la guerra comercial.

En un mensaje dirigido a su homólogo norteamericano, lo exhortó a trabajar juntos porque prevalezcan tales valores mientras las partes intentan solucionar las preocupaciones de ambos lados en materia económica.

El agrio conflicto cumplió en marzo pasado un año y lo desataron investigaciones de la Casa Blanca sobre los supuestos esfuerzos chinos que distorsionan el mercado nacional para forzar, presionar y robar tecnología y propiedad intelectual estadounidense.

Después de vivir momentos de peligrosa tensión, las aguas se apaciguaron un poco entre Beijing y Washington, y encontraron un punto medio en cuestiones importantes como la protección de los derechos de propiedad intelectual, la transferencia tecnológica, agricultura, servicios y tasas de cambios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *