Programa de Construcción de Viviendas avanza con saldos favorables en Sancti Spíritus

En el sobrecumplimiento de lo previsto hasta el cierre de septiembre inciden las ejecuciones por esfuerzo propio. Los límites a las acciones obedecen a recursos materiales insuficientes

sancti spiritus, construccion de viviendas, viviendas
Estas viviendas, ubicadas en la espirituana barriada de Colón, se incluyen dentro de las concluidas dentro del plan estatal del 2019. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

De positiva puede calificarse la marcha del Programa de Construcción de Viviendas en la provincia de Sancti Spíritus, a juzgar por los indicadores registrados desde el comienzo del presente año y hasta el cierre de septiembre, cuando se dieron por concluidas 1 264 moradas, y el plan para el período completo era de 1 238.

Néstor Borroto González, director provincial de la Vivienda, explicó a Escambray que entre las dos modalidades existentes, una, el plan de construcción estatal y la otra, por esfuerzo propio, la segunda lleva preponderancia y ha favorecido el número general. “En dicha modalidad se habían concebido 824 domicilios y en los primeros nueve meses se dieron por terminados, puramente, 719 —se incluyen viviendas legalizadas en la última etapa, a tono con lo instituido al respecto—; a estas se suman, además, otras 255 ejecutadas con la utilización del programa de subsidios”, detalló.

Según los datos aportados por Borroto, tocante al plan estatal se ha terminado el 70 por ciento de las 414 casas previstas, en acciones acometidas, fundamentalmente, por constructores de la Empresa de Construcción y Montaje del Ministerio de la Construcción y por entidades de la Agricultura.

“Los principales beneficiarios han sido familias afectadas por los eventos climatológicos Irma y Alberto, con mayor peso en el municipio de Yaguajay, cuyo plan es el más alto debido a las graves afectaciones que sufrió durante esos dos fenómenos naturales”, especificó la fuente.

Dentro del programa de subsidios, alegó, tienen predominio las moradas denominadas células básicas, una construcción de 25 metros cuadrados compuesta por un baño sanitario, habitación de uso múltiple y cocina con meseta, para núcleos reducidos. Las mismas se ubican mayormente, dijo, en el lugar donde existía antes la vivienda en estado precario.

Precisó que es esta la actividad constructiva con mayores atrasos, debido a las limitaciones derivadas de la baja disponibilidad de recursos materiales. “Todo se sustenta en el presupuesto de una alta producción de materiales de la construcción, pero lo que se produce no abastece la demanda, porque hay muchas personas con intereses de mejorar el estado técnico de sus viviendas”, comentó.

Justamente por eso, recordó finalmente, se han estado buscando fórmulas para acercar la producción de materiales de la construcción a los consejos populares, y se ha recurrido a la utilización de materiales alternativos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *