Rechaza Cuba decisión de EE.UU. dirigida a recrudecer el bloqueo

Cuba, Bloqueo, Minrex, Bruno Rodríguez
En Twitter, el jefe de la diplomacia cubana calificó la decisión de chantaje político.

El canciller cubano, Bruno Rodríguez, rechazó de manera categórica el anuncio de Estados Unidos de suspender por sólo 45 días la aplicación del título III de la Ley Helms-Burton, que marca la extraterritorialidad del bloqueo a Cuba.

En la red social Twitter, el jefe de la diplomacia cubana calificó la decisión de chantaje político y hostilidad irresponsables con el objetivo de fortalecer el cerco que por casi 60 años le ha costado a la isla perjuicios cuantificables por más de 134 mil 499 millones 800 mil dólares, aproximadamente.

El ministro cubano de Relaciones Exteriores también la consideró un brutal ataque al derecho internacional y a terceros Estados.

‘Rechazo firme y categóricamente el anuncio del Departamento de Estado EEUU de suspender por sólo 45 días aplicación Título III Ley Helms-Burton. Chantaje político y hostilidad irresponsables para endurecer bloqueo a #Cuba. Brutal ataque Derecho Internacional y a terceros Estados’, tuiteó en su cuenta @BrunoRguezP.

En otro mensaje, Rodríguez explicó que desde 1996, cuando Washington aprobó la ley Helms-Burton, todos los presidentes del país norteño suspendieron la aplicación del título III por las negativas consecuencias no solo a Cuba sino al propio Estados Unidos y a otras naciones.

‘Desde 1996, todos los Pdtes de EEUU suspendieron aplicación del Título III Helms-Burton, incluido el actual, debido flagrante extraterritorialidad y daños provocaría a intereses corporativos EEUU. Sometería arbitrariamente a empresas de terceros países a Cortes EEUU’, publicó el canciller cubano.

El Departamento de Estado anunció este miércoles que prolongó por solo 45 días, desde el 1 de febrero, la suspensión de la aplicación del Título III de la ley Helms-Burton, cuando las prórrogas de la entrada en vigor siempre se realizaban cada seis meses.

El título III de la Ley Helms Burton posibilita a los estadounidenses llevar a los tribunales a todo el que ‘trafique’ con ‘propiedades norteamericanas’ en Cuba, lo que, de acuerdo con expertos, va dirigido a influir en las intenciones de empresas de terceros países de invertir en la isla en propiedades que fueron nacionalizadas tras el triunfo de la Revolución cubana el primero de enero de 1959.

Según el Departamento de Estado, el plazo le ‘permitirá llevar a cabo una revisión cuidadosa del derecho a actuar en virtud del Título III a la luz de los intereses nacionales de Estados Unidos’ y de lo que Washington califica como ‘transición a la democracia’, en una postura injerencista hacia la isla.

Deja un comentario

Escambray se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.