Sancti Spíritus termina la zafra y queda cerca del plan

Sancti Spíritus, junto a Matanzas y Villa Clara, aparece entre los territorios con mayor nivel de ejecución del compromiso azucarero

sancti spiritus, zafra azucarera, central uruguay, central melanio hernandez
La falta de caña en los centrales estuvo presente durante toda la campaña. (Foto: Edelio Torres)

Hay verdades que, hasta decirlas, duelen como los hechos en sí. Una de ellas acaba de repetirse: Sancti Spíritus incumple por tercer año consecutivo la zafra azucarera. No es cuestión de que ningún territorio del país pueda salvar la honrilla y muchos acumulen años y años sin saborear el triunfo. El meollo del asunto es que en lo que va de siglo esta ha sido la provincia más estable en la operación agroindustrial, que logró incluso durante nueve campañas consecutivas fabricar el plan de producción de azúcar.

La inconformidad que deja la contienda no proviene del mero hecho de incumplir uno de los principales planes de la economía, sino que apenas faltaron al central Uruguay unas 4 400 toneladas de crudo, cifra que en condiciones normales era un asunto a resolver en cinco o seis jornadas de molida.

Es cierto que las precipitaciones interrumpieron y al final pararon otra vez la cosecha, pero si un proceso está en su calendario natural es la lluvia, de manera que los 43 días de alargamiento de las operaciones estuvieron fuera de cualquier planificación inicial. Duele que después de hacer la zafra más larga en muchos años   —160 días de molida— y de tanto esfuerzo por parte de miles de hombres y mujeres, la contienda quede a nivel de provincia        —el central Melanio Hernández completó días atrás su meta— en el entorno del 95 por ciento del plan.

Aun así, Sancti Spíritus, junto a Matanzas y Villa Clara, aparece entre los territorios con mayor nivel de ejecución del compromiso azucarero. A favor de la contienda se debe decir también que al momento de detener las operaciones este 20 de mayo, la provincia lideraba a nivel de país la evaluación integral de la campaña y en varios indicadores principales ocupaba la delantera: rendimiento industrial, aprovechamiento del rendimiento potencial de la caña, cumplimiento del plan de azúcar y autoabastecimiento energético.

No se trata ahora de hacer la autopsia a una campaña que desde que se fue a extrainning a mediados de abril vivió más tropiezos que aciertos, porque a las debilidades que arrastró desde los inicios en cuanto a recursos y molidas por debajo de lo previsto se sumaron la caída de los estimados cañeros y la ocurrencia de precipitaciones, panorama que dio al traste con que el tiempo perdido por causa de la cosecha y el transporte subiera a un 18 por ciento, cuando lo normal es que no supere el 7.

Desde el criterio de la Dirección de la Empresa Azucarera Sancti Spíritus, la zafra espirituana enfrentó problemas objetivos bien adversos, como realizarse con menos del 60 por ciento del parque de transporte planificado, tuvo otras limitaciones de recursos y la baja molida golpeó a lo largo de la campaña.

De cara a la siguiente contienda, desde ya se asume el imperativo de actuar sobre las causas subjetivas, como son la morosidad a la hora de arrancar los cortes de caña, el no aprovechamiento óptimo de la jornada y del momento ideal de la zafra.

Prácticamente la mitad de la cosecha en Sancti Spíritus descansa en las combinadas KTP, un parque poco fiable por su bajo coeficiente de disponibilidad técnica; entonces, la única forma de contrarrestar tal debilidad es alargar el horario de corte.

Pero esta estrategia no es para aplicarla cuando la zafra empieza a complicarse, sino que debe ser la mejor alternativa desde la misma arrancada, sobre todo si recordamos que el clima de diciembre a febrero fue el mejor aliado de la cosecha. Cabe pensar entonces que esas 4 400 toneladas de azúcar de deuda estuvieron al alcance de la fabricación.

Sin embargo, por los indicadores Sancti Spíritus hizo una de las zafras más decorosas del país, gracias a apelar a cuanta alternativa estuvo al alcance para mandar caña a los basculadores y suplir el déficit de camiones.

La operación de los centrales no vivió exenta de tropiezos, pero el gran problema de la cosecha estuvo en poner materia prima en los basculadores. La gravedad aumentó a raíz de la caída del estimado cañero —sobre todo en los retoños—, cumplido solo en 11 de las 35 unidades productoras, aspecto que debe atenderse con detenimiento, porque si un desafío pesa sobre el territorio es crecer en caña.

Sancti Spíritus figura entre las provincias que más azúcar producen contra el área planificada de corte, resultado válido; sin embargo, el mejor camino para estabilizar el crecimiento cañero es incrementar la composición de cepas de ciclo largo; casualmente, las unidades que cumplieron el estimado cañero se distinguen en esa estrategia.

23 comentarios

  1. Briceida ARCAZ

    Hay que reconer el trabajo arduo de los trabajadores azucareros de la provincia y de todo el país y todo el esfuerzo que realizan para cumplir con los planes, ahora a seguir trabajando para tener mejores zafras.

  2. Es una lástima que esta provincia no cumpliera el plan, ya van tres años seguidos, de todas formas, no podemos olvidar que anteriormente era una de las mejores provincias del pais. Esperemos que para la próxima zafra el esfuerzo sea mayor.

  3. Aunque Sancti Spíritus no cumplió hay que reconocer el voluntad de sus trabajadores por alcanzar su objetivo demostrando esfuerzo y dedicación quedando entre los territorios con mayor nivel de ejecución del compromiso azucarero.

  4. Todos sabemos que en los últimos años la zafra se ha visto afectada por los eventos climatológicos, pero pese a esto los trabajadores azucareros se han esforzado en cumplir los compromisos contraídos. Sabemos que tenemos dificultades pero tenemos que anteponernos a ellas para salir victoriosos

  5. La tarea de momento es mejorar los rendimientos productivos,en la agricultura y en algunas industrias que han tenido tropiezos en esta contienda y reconer el trabajo arduo de los trabajadores azucareros de todo el país por el esfuerzo que hacen para cumplir con los planes a pesar de tantos contratiempos.

  6. Espirituanos a ponerse las pilas para quitarse el cartelito de la jicotea de encima en la próxima zafra

  7. Sin dudas hay q esforzarse más para lograr mejor eficiencia, los azucareros deben poner todo su empeño para q la próxima zafra logre los objetivos propuestos.

  8. Lamentable que no se cumpliera la cifra prevista en el plan, han sido numerosas las causas y múltiples los esfuerzos de los azucareros de todo el país. Sirvan estas experiencias para preparar la próxima zafra.

  9. Espirituanos, es cierto, no pudieron cumplir el plan pero es necesario reconocer el esfuerzo de hombres y mujeres que seguramente hicieron hasta lo imposible por lograrlo, ahora a tomar todas las medidas necesarias para que en la proxima contienda puedan lograrlo

  10. Los espirituanos siempre han demostrado mucha fuerza y astusia en cada zafra felicidades por estar tan comprometidos por nuestro grupo y por nuestro gobierno cubano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *