Trump niega necesidad de apresurar pacto con China

Según Trump, ya comenzó el proceso para colocar tarifas del 25 por ciento sobre los restantes productos que EE.UU. importa desde la nación oriental, con un valor de 325 mil millones de dólares

china, estados unidos, donald trump, economia
El presidente estadounidense defendió sus polémicas tarifas sobre productos de China.

El presidente estadounidense, Donald Trump, defendió este 10 de mayo sus polémicas tarifas sobre productos de China y negó que exista necesidad de apresurarse en alcanzar un acuerdo comercial con el gigante asiático.

El mismo día en que su administración elevó del 10 al 25 por ciento los aranceles de mercancías importadas desde esa nación con un valor de 200 mil millones de dólares, el jefe de Estado celebró las grandes sumas de dinero que según él esa medida trae a las arcas norteamericanas, una afirmación disputada por expertos.

Tales pronunciamientos se dan mientras representantes de los dos países celebran negociaciones en Washington DC en busca de un pacto que ponga fin a la llamada guerra comercial entre las dos mayores economías del mundo.

Las conversaciones con China continúan de una manera muy agradable: no hay ninguna necesidad de apresurarse, ya que China está pagando aranceles de un 25 por ciento a Estados Unidos sobre 250 mil millones de dólares en bienes y productos. Estos pagos masivos van directamente al Tesoro de Estados Unidos, escribió Trump en Twitter.

Según el mandatario republicano, ya comenzó el proceso para, además de los nuevos gravámenes de hoy, colocar tarifas del 25 por ciento sobre los restantes productos que el territorio norteamericano importa desde la nación oriental, con un valor de 325 mil millones de dólares.

Estados Unidos solo vende a China aproximadamente 100 mil millones de dólares en bienes y productos, un desequilibrio muy grande, expresó el jefe de la Casa Blanca, quien desde el inicio de su administración ha manifestado descontento ante el déficit comercial con otras naciones, fundamentalmente con el territorio asiático.

A decir de Trump, con los más de 100 mil millones de dólares que Washington recibe por concepto de los gravámenes, comprarán las producciones de los agricultores de este país, que han sido un sector fuertemente golpeados por su política tarifaria.

El gobernante dijo que esas compras serán ‘en cantidades más grandes que las de China’, con el objetivo de enviar tales productos ‘a países pobres y hambrientos’ en forma de lo que él llamó ‘asistencia humanitaria’.

Tras los tuits del mandatario, el portal digital Politico consideró falsa su declaración de que ‘pagos masivos’ se depositarán ‘directamente en el Tesoro de Estados Unidos’.

En realidad, los aranceles son impuestos pagados por los importadores, como las empresas estadounidenses que traen productos de China. Esos costos generalmente se transfieren a los consumidores en forma de precios más altos, lo que puede reducir la demanda de importaciones chinas, señaló el medio.

Similar criterio emitió la televisora CBS News, según la cual, los aranceles son pagados por importadores como Ford o Walmart, que asumen el costo o lo pasan a los consumidores. ‘En otras palabras, a menudo son los consumidores norteamericanos los que pagan la factura de las tarifas’.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *