Especial dedicado a la presencia de Fidel en Sancti Spíritus

De Fidel a los pobladores de Jatibonico

Mensaje de Fidel Castro a los pobladores de Jatibonico y de otras comunidades aguas abajo de la presa Lebrije

Presa Lebrije, embalse espirituano

Todo nuestro pueblo ha conocido a través de la radio, la televisión y la prensa del deslizamiento que se produjo en la pared de la presa Lebrije y por tanto del peligro para la población residente aguas abajo de la presa.

Tan pronto conocimos la situación no vacilamos en indicar que se procediera a la evacuación inmediata por muy remota que fuera la posibilidad de un accidente, y desde entonces hemos seguido la situación de ustedes y los trabajos que se realizan en la presa casi hora por hora.

Aprovecho esta mañana que deja atrás riesgos y preocupaciones para hacerles llegar mi reconocimiento y felicitación a todos los que de una manera u otra participaron y vivieron estos acontecimientos.

A los 35 mil espirituanos que se evacuaron disciplinadamente en apenas unas horas en la madrugada del sábado 15, con la confianza de que la Revolución haría lo imposible por eliminar el peligro, garantizándoles las condiciones de vida mientras estuvieran evacuados y por restablecerles la normalidad en el más breve plazo de tiempo; a los cuadros que desplegaron toda su capacidad organizativa en esta compleja movilización, por la magnitud y las horas en que tuvo lugar; a los que acogieron y atendieron; a los dirigentes, especialistas, técnicos y obreros de Recurso Hidráulicos y la Construí de la propia provincia, la nación y territorios vecinos que buscaron soluciones y ejecutaron las obras necesarias; a los combatientes de las FAR y el MININT, y vecinos, que cuidaron sus propiedades y pertenencias durante los días que sus viviendas estuvieron deshabitadas; a los medios de prensa que los mantuvieron informados y orientados.

Lo ocurrido, como consecuencia del excepcional período de lluvias del último mes que provocó los deslizamientos en la cortina, no se repetirá porque ya ha comenzado la ejecución de un segundo aliviadero en la presa Lebrije que en breve se concluirá y evitará, junto con otras acciones, que se repita el peligro.

¡Vivan la Revolución y el Socialismo!
¡Vivan los hombres y mujeres de nuestro pueblo, que como ustedes, los hacen posible!

Fraternalmente,