ESCAMBRAY

El bautismo de un periódico

Antes de que pudiera salir a la calle con aquel cuerpo de papel grandísimo y su alma de tinta, habría de sortear no pocas escaramuzas: la escasez de periodistas, de formatistas, linotipistas…; el anonimato de aquellos partos en seco durante más de un año; las desavenencias para endilgarle un nombre …»