Periódico de Sancti Spíritus

Flora y fauna

Tocororo ave trepadora, endémica de Cuba, en género y especie.Esta zona constituye un bien preciado donde se reproducen y viven especies en peligro de extinción de la flora y fauna expresión del endemismo nacional, regional y local.

A lo largo de la cayería se presentan ocho formaciones vegetales, con el predominio del bosque de mangle (por el barlovento) y el bosque semideciduo micrófilo (en las partes más elevadas sobre lapiez).

La flora se compone de 233 especies clasificadas hasta la fecha, pertenecientes a 177 géneros correspondientes a 75 familias botánicas representado ello el 41,4% de las familias de la flora cubana, presentándose la mayor afinidad con el Caribe en general (48.5 %) y dentro de este con las Antillas Mayores y el Caribe del norte, particularmente con la flora de Bahamas, pues su posición geográfica justifica en parte este hecho.

La fauna acoge  ejemplares como el manatí: el mayor de los mamíferos del archipiélago cubano y actualmente en vías de extinción; a los familiares delfines de plataforma; pargos, cuberas, chernas, biajacas y roncos, entre otros peces, así como el caimán americano.

Cayo Palma. CaguanesTambién destaca el sapo cubano: endémico de Cuba; la iguana: el mayor de los lagartos cubanos; el lagarto de la costa de Yaguajay: pequeña caracola endémica; el majá de Santamaría que es la mayor de las serpientes cubanas; la grulla cubana: que es la única grulla de las Américas que vive fija fuera de la tierra firme; el Tocororo: nuestra ave nacional; el más pequeño de los quirópteros cubanos: el murciélago mariposa; y el mayor: el murciélago pescador, contando con  la mayor colonia de esta especie en cuevas del archipiélago cubano; además de la única esponja cavernícola de agua dulce conocida en el orbe.

Manglares

La bahía limita al sur con el litoral norte de la provincia de Sancti Spíritus, formado por una franja de manglar que oscila entre los 200 metros y los 3,5 Km. Con un estrato arbóreo entre 5 y 15 metros. Las principales importancias de estos ecosistemas radican en la protección del litoral y el refugio que brindan a una indeterminada variedad de especies de la fauna terrestre y marina. Entre esos refugios está la Laguna de Carbó.